Buscar
Prosperidad incluyente

Hoy las empresas se han convertido en verdaderas instituciones y agentes de cambio social, ya que además de generar empleos y riqueza, son un importante medio para transformar a las comunidades donde operan.


Ricardo Salinas considera que, por la enorme influencia que las empresas tienen en la sociedad, se deben reconocer como actores fundamentales para la creación de prosperidad incluyente.


Esta prosperidad la define como la generación de valor y bienestar para millones de familias con base en una visión de negocio incluyente.



Tiene tres vertientes:

Valor económico

Representa innovar en los mercados y ofrecer productos y servicios para elevar la calidad de vida de la población, en especial de los sectores menos favorecidos.

Valor social

Significa crear y potenciar las capacidades de las personas para mejorar sus condiciones. Implica también establecer entornos propicios para generar prosperidad y riqueza. Las empresas hoy en día son mucho más que generadoras de valor económico, son también verdaderas transformadoras del tejido social.

Valor ambiental

Lo constituyen todas las acciones encaminadas a atenuar los impactos negativos de las operaciones de las compañías en el medio ambiente