Buscar
Hugo Salinas Price y Familia

Hugo Salinas Price y Familia

Hugo Salinas Price trabajó por primera vez en la fábrica de radios de su padre durante el verano de 1949, cuando tenía apenas 17 años. En ese momento, Hugo Salinas Rocha contemplaba cambiar el nombre del negocio, Radiotécnica. El cambio se hizo oficial en octubre de 1950, con lo que nació Elektra Mexicana.

El joven Hugo comenzó a interesarse en algunos proyectos, en particular, el diseño de un televisor que desarrollaba el ingeniero Guillermo de la Peña. Gracias a su espíritu de inventiva y realización, impulsó la idea para que se concretara. Los televisores funcionaron y fueron un éxito para la empresa.

Entrega de reconocimientos en convención de Elektra

Posteriormente inició la carrera de Administración de Empresas en el Tecnológico de Monterrey. Sin embargo, después de tres semestres decidió que las leyes eran lo suyo y terminó sus estudios en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en la Ciudad de México.

A los 20 años se convirtió en Gerente General de Elektra, lo que representó un gran reto pues la compañía experimentaba complicaciones económicas que supo sortear, en parte por la gran aceptación que tuvieron los televisores. Sin embargo, no fue sencillo, ya que debido a la fuerte competencia que representaban grandes marcas como Philco, Philips, Admiral y otras, debieron buscar otros canales de distribución para vender los aparatos. Así nació el “cambaceo”: contrataron vendedores para ofrecer los productos de casa en casa y en abonos.

En 1956 Elektra estableció su primera tienda, que atendía únicamente a distribuidores y mayoristas. Al poco tiempo se abrió al público en general incorporando la venta de muebles.

Celebrando 50 años de Elektra

En 1961, tras la división en Salinas y Rocha, Hugo Salinas Price asumió el rol principal dentro de Elektra, que para ese año contaba ya con seis tiendas propias. Rápidamente, el negocio se expandió a través de nuevas sucursales y la venta de diferentes mercancías, como los electrodomésticos. Parte de la estrategia fue también incrementar la calidad en la fabricación de los productos.

El sistema comercial sufrió también una transformación, ya que mientras aumentaba el número de sucursales, las ventas al mayoreo decrecían, por lo que finalmente se abandonó esta forma de venta para concentrarse en el menudeo.

El negocio marchaba bien, pero necesitaba mayor liquidez. Entonces, en 1962, Hugo Salinas Price adoptó una importante medida: solicitar un crédito a bancos extranjeros. Este financiamiento permitió aumentar las ventas en 40%. Años después, a través de este mecanismo y de una estricta administración, se impulsó la expansión de la compañía.

Conforme la empresa fue creciendo, otro reto excepcional fue crear un sistema de información confiable que, de manera cotidiana, reportara la rentabilidad de los productos, de las tiendas y las promociones.

Hugo Salinas Price sacó provecho del talento que heredó y su legado superó lo que él mismo imaginó: expansión y consolidación de los negocios. Visionario y decidido, su compromiso con el avance tecnológico impulsó la transformación de Elektra. En sus propias palabras, para los empresarios “México ha sido y sigue siendo un país de carrera de obstáculos, donde sólo los más tenaces, los más necios, los más atrevidos, los de más aguante, pueden salir adelante”.

Regresar   blog arrow