Alternate Text

De Plantel Azteca para el mundo: en busca de la justicia

De Plantel Azteca para el mundo: en busca de la justicia

Innovación y Prosperidad

Publico en este espacio mi artículo de opinión que se difundió en el periódico El Universal.

Una vez más, quiero compartir con mis amables lectores el orgullo y la satisfacción que me producen los logros alcanzados por Plantel Azteca a lo largo de sus 24 años de existencia.

En 1997 emprendimos un proyecto, único en el mundo, para brindar educación de excelencia a jóvenes de secundaria y preparatoria de escasos recursos. En aquel año iniciamos con poco más de 800 alumnos y hoy, más de 13 mil estudiantes se han graduado con los más elevados estándares académicos.

Los índices de deserción a nivel bachillerato son una verdadera plaga en México, sin embargo, en Plantel Azteca son ínfimos y un alto porcentaje de nuestros egresados alcanza becas de entre el 80 y el 100% en las mejores universidades privadas del país —aquí nos damos cuenta de que cuando el modelo educativo es adecuado, los jóvenes no abandonan sus estudios.

Pero creo que más allá de las estadísticas que documentan el éxito de nuestra iniciativa, la mejor manera de poner en perspectiva los alcances de Plantel Azteca es conocer las historias de sus egresados más destacados, como las que ya he compartido de Rafael Rivera, Ariadna Reyes y Jocsan Laguna.

La mejor manera de poner en perspectiva los alcances de Plantel Azteca es conocer las historias de sus egresados más destacados.

Hoy comparto la historia de Manuel Guerrero López, quien desde muy chico comenzó a trazar su ruta de vida, definiendo objetivos claros y sabiendo ajustar las velas cuando los vientos se lo exigieron. Sus logros son un ejemplo de que con voluntad y tenacidad, cualquier sueño se puede alcanzar. Como les digo a los jóvenes que me acompañan en mis conferencias: si crees que puedes, ¡puedes!

Manuel creció en una pequeña granja ubicada en Ecatepec, uno de los municipios más pobres del Estado de México.

Junto a sus tres hermanos, Manuel ayudaba a sus padres en el negocio familiar, dedicado a la reproducción de animales. A pesar de ser una actividad ardua, esto no le impidió destacar en sus estudios con las más altas calificaciones.

Al cumplir once años, Manuel obtuvo la beca de Plantel Azteca, en donde descubrió su pasión por las ciencias. Destacó en matemáticas y física, pero sobre todo en química. Además, reforzó un valor que le resultaría fundamental en su vida futura: la honestidad.

Tras seis años de esfuerzo constante, egresó de Plantel Azteca para estudiar Ingeniería Química en la Universidad Tecnológica de México, de donde se graduó con un promedio de 9.5.

Un suceso desafortunado cambió el rumbo de su vida: fue víctima de un secuestro. Tras ello, se preparó con cursos de balística, química forense, criminalística e investigación. Con este grado de especialización, empezó a trabajar como perito en balística en la Procuraduría General de Justicia del Estado de México.

Alentado por sus resultados, ingresó a la hoy Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México, donde ejerce como perito en incendios y explosiones.

Tras participar en una gran cantidad de investigaciones decidió estudiar una segunda carrera: Derecho. También realizó una maestría en la misma disciplina y actualmente cursa la Licenciatura en Seguridad Pública en la Universidad Abierta y a Distancia de México.

En su calidad de perito que determina las causas de incendios y explosiones, ingresa a zonas calcinadas, documenta fotográficamente, determina cómo se propagó el fuego y traza su trayectoria. Un dictamen pericial como los que este experto emite, es pieza clave para establecer responsabilidades en casos complicados que muchas veces implican homicidios, en los que la corrupción es una amenaza constante.

Sin embargo, Manuel se define como una persona incorruptible, alineado totalmente a los valores que le fueron inculcados en Plantel Azteca.

Soy un convencido de que el estudio y el trabajo constante fomentan la libertad del ser humano. El caso de este ex alumno de Plantel Azteca nos permite reflexionar sobre lo lejos que puede llegar un joven con el apoyo necesario, después de fijarse metas ambiciosas y realistas.

Manuel sabe lo que quiere y estoy seguro de que lo conseguirá, porque su causa, la justicia, es uno de los pendientes más urgentes en nuestro país. Manuel quiso y pudo… muchos más lo seguirán.

¿Te gustó este blog? ¡Califícalo!

Total de Votos: 94

Ranking: 4.69

Únete a la conversación


Jose Adolfo antunez salinas, Honduras 20 julio, 2021

Excelente.

Nancy, Nezahualcoyotl 08 julio, 2021

Felicidades

Gil Morales, Chihuahua 03 julio, 2021

Celebro que este Gran Proyecto Plantel Azteca nacido en 1997 siga vivo hoy en día. Una de las aplicaciones de recursos humanos y económicos más nobles que puede haber sin duda es la que se destina a la Educación de un país. Se menciona en una de las partes del ensayo el Valor denominado Honestidad, que para mí, es el origen de donde se deriva el resto. En una palabra, es el quid. También el caso de éxito de Manuel es por demás estimulante para todos, pues a pesar de las vicisitudes que ha encontrado en su vida, resulta gratificante que se ha “crecido al castigo” y nada lo ha detenido, de tal suerte que siendo muy joven ya cuenta con dos carreras y maestrías, y va por más. Ojalá que su ejemplo encuentre el eco y la promoción necesaria en nuestro país, que tanta falta nos hace. Saludos.

Victor H. Gonzalez C., Ciudad de Mexico 30 junio, 2021

Las adversidades son pruebas para hacernos mejorar o estancarnos, depende de nosotros hasta donde quieres llegar y qué tanto estas dispuesto a esforzarte para lograrlo.

SERGIO RAMIREZ ALAMILLA, sergioramirezalamills@gmail.com 28 junio, 2021

Es una anécdota muy interesante y un gran ejemplo que la buena educación abre las oportunidades o tienen más opciones en la vida. De no haber recibido la beca ese joven podría ser uno más de los delincuentes o fallecidos que en la actualidad abundan.

JOSE ANTONIO GARCIA ARROYO, Queretaro,Queretaro 28 junio, 2021

Si educamos inculcando Ética y Valores, sin duda formamos a grandes seres humanos. No es fácil llegar, sin embargo nadie puede hacer que dudes de ti mismo. Jamás debemos dejar de exigirnos, conocer bien el territorio, a lo que nos vamos a enfrentar, teniendo objetivos claros.

Rodrigo Ventura Capilla y Gutiérrez, Ciudad de México 28 junio, 2021

Cada publicación en este Blog es una gran inspiración para mí. ¡Muchas gracias!

Arturo Gonzalez Baltazar, Poza Rica, Veracruz 28 junio, 2021

Que padrísimo que hay gente que desee destacar tanto y que buenas acciones realiza la Fundación Azteca

entradas relacionadas

Encuentra tu elemento En memoria de Sir Ken Robinson
Seis reflexiones ante el inicio de la reapertura
Mises en México (1): el comercio es la paz