Alternate Text

Encuentra tu elemento, En memoria de Sir Ken Robinson

Encuentra tu elemento
En memoria de Sir Ken Robinson

Encuentra tu elemento - En Memoria de Sir Ken Robinson

Comparto en este espacio mi artículo de opinión publicado en los diarios El Financiero y El Horizonte.

Hace unos días, recibí con tristeza la noticia del fallecimiento de Sir Ken Robinson, Profesor Emérito de la Universidad de Warwick, visionario, innovador y experto en temas educativos a quien tuve el privilegio de conocer de manera personal.

Me parece que las ideas de Robinson deben ser consideradas por todos los que tienen algún interés en la educación. El aprendizaje es fundamental porque nos permite estar en continua renovación y crecimiento. Aprender cosas nuevas nos aleja de nuestra zona de confort y del estancamiento.

Robinson plantea que la creatividad es tan importante para la educación, como el no ser analfabetas y, al mismo tiempo demuestra que el sistema educativo tradicional te enseña que cometer errores es inaceptable. Este miedo al fracaso da como resultado una educación que lleva a las personas a inhibir sus capacidades verdaderamente creativas.

Robinson revela cómo el sistema educativo tradicional se centra en una idea obsoleta de la habilidad académica, haciendo que domine totalmente nuestra definición de inteligencia –curiosamente no todos piensan seguir una carrera de profesor universitario y, sin embargo, la escuela nos prepara básicamente para ello.

Peor aún, el sistema de aprendizaje tradicional está basado en la memorización evitando enseñar a los niños a pensar y a explorar su aptitud creativa –sin mencionar otros muchos vicios propios de la cultura burocrática-. Coincido con Robinson cuando plantea que esto ocasiona que mucha gente talentosa se convenza de que no lo es por no ser académicamente apta. Nuestra concepción de la inteligencia no debe basarse en las notas escolares.

La inteligencia es diversa y dinámica: debemos promover una nueva concepción de la convivencia humana, una en la que se reconstruya la idea de la riqueza de nuestras capacidades. Para lograr esto, se deben repensar los fundamentos sobre los cuales se está educando a nuestros niños. Precisamente esto es lo que buscamos con Plantel Azteca: enseñar que las cosas se pueden hacer de manera distinta con mejores resultados.

Por otro lado, entre sus más grandes aportaciones, Robinson destacó la relevancia de que cada quien encuentre su “elemento”, que es donde convergen las cosas que te apasiona hacer, con aquello para lo cual tienes una aptitud natural y que haces de manera espontánea.

En tiempos inciertos como los que vivimos actualmente, el mensaje de Robinson es particularmente relevante porque nos habla de la capacidad infinita del ser humano para remontar cualquier dificultad.
Vivimos en un mundo de listas y etiquetas. Clasificamos cotidianamente conceptos como el éxito, la riqueza, el talento y la inteligencia. Sin embargo, si queremos valorar lo que realmente importa, debemos reflexionar sobre dónde estamos y hacia dónde queremos llegar.

Cuando te ubicas en tu elemento, nunca estás aburrido ni trabajando: estás disfrutando, porque es lo que más te gusta hacer y lo haces bien.


Una de las cuestiones más importantes en la vida es descubrir cuál es nuestro elemento personal.

Inspirado en estas ideas, me he dirigido a estudiantes en diversas universidades y les he sugerido ir más allá de las calificaciones.

No me malinterpreten. Por supuesto que es importante aplicarnos en la escuela. Sin embargo, las calificaciones no reflejan todos los aspectos que debemos desarrollar en un ser humano.

Desgraciadamente, en una búsqueda infructuosa por el “éxito” tratamos a las artes, la música, la danza, la pintura y la escultura como materias de tercera, por debajo de cosas “importantes”, como son la ciencia, la tecnología y las matemáticas.

Muchas veces decidimos hacer una carrera enfocada a las cosas “importantes”, porque pensamos que nos llevará por un camino de menor riesgo y de mayor prosperidad económica. Pero si estás fuera de tu elemento, tarde o temprano fracasarás, o en el mejor de los casos tendrás un desempeño mediocre.

No hay mejor receta para el éxito, sea lo que esto sea, que hacer lo que te gusta. De hecho, me parece que el éxito en sí mismo es hacer lo que te gusta.
Si reflexionas, experimentas y encuentras aquello que te haga feliz, crearás un cambio trascendente para ti, para tu familia y por añadidura para nuestro país. En estos tiempos inciertos, nos hace falta Ken Robinson.

¿Te gustó este blog? ¡Califícalo!

Total de Votos: 200

Ranking: 4.58

Únete a la conversación


SANDRA P GONZALEZ V, CDMX 12 enero, 2021

¡Se agradece profundamente que nos comparta comentarios, reflexiones y análisis tan reales, objetivos e interesantes, de temas para el bienestar integral individual y común de las familias mexicanas!

José Carlos Mireles Santos, MÉXICO, CDMX 18 septiembre, 2020

Estoy en total acuerdo con el Profesor Robinson. Curiosamente, esta ideología de encontrar tu elemento es tan evidente, ya que si te hace sentir bien lo repetirás y si no te hace bien o satisface jamás lo harás de nuevo. Yo podría concluir que es hasta instintivo. En donde considero que viene el problema central es que personalmente no le doy corajes a mi vida y no me animo a hacer eso que me apasiona en verdad. Cuál considero que es es mi impedimento, no lo sé, ya que a mi parecer tengo todo muy bien analizado. El artículo me encantó. Yo sé cuál es mi elemento. Recomiendo que el siguiente artículo trate de cómo dar ese impulso o brinco a cambiar tu vida, cómo brincar esa línea que parece tan inofensiva pero a la vez es como la muralla china. Sé que la principal motivación es estar vivo y la familia que te rodea también. Tengo claro que todo está en la mente. PD. Se anhela una plática con usted señor Salinas Pliego. Mis mejores deseos. Jose Carlos.

María Josefina Méndez Ávila, Contac Center (Conmutador de Tv. Azteca y de Elektra) 16 septiembre, 2020

Estoy de acuerdo con lo expuesto. La educación en México está mal enfocada, pocos son los maestros con vocación que tratan de que sus alumnos razonen, no sólo memoricen. Lamentablemente hay muchos ¿maestros? que lo son por haber comprado o heredado la plaza. La mayoría de la CNTE, son de lugares en donde hay más retraso en educación. Muchos ni siquiera estudiaron la carrera, apenas secundaria y hubo uno que sólo contaba con primaria (me consta porque anteriormente apoyé en encuestas y lo dijo el INEGI). Estos mal llamados maestros, contribuyen al atraso académico de niños y jóvenes (los dejan sin clases por andar haciendo borlotes). También coincido con lo de la vocación. En casa nos enseñaron que cuando encuentras tu vocación (lo que te gusta hacer) lo haces de la mejor manera. No sientes estar trabajando porque disfrutas lo que haces y das lo mejor de ti mismo. En nuestro país muchos jóvenes serían muy buenos en un oficio, pero entran a la Universidad y casi nunca ejercen su profesión porque estudiaron una carrera que no les gustaba, pero creían que iban a ganar mucho dinero. Ojalá se implantara en todo México el sistema de Plantel Azteca, del cual han surgido buenos estudiantes en camino de ser mejores profesionistas. En mi caso, no cuento con un título, pero amo mi trabajo y siempre trato de hacerlo lo mejor posible. Ojalá, todos tuviéramos esa suerte. Deseo que Dios le siga dando sabiduría señor Salinas para crear nuevos negocios y, por ende, nuevas fuentes de trabajo.

ROMEO ESCOBAR PEÑA, CHIAPAS PICHUCALCO 13 septiembre, 2020

Un tema muy importante, ya que también como padres tratamos de inculcar a nuestros hijos lo que podría ser mejor para ellos, no lo que los haga sentir felices de poder realizarlo. Excelente tema.

EDGAR MARTINEZ HERNANDEZ, Orizaba Veracruz 10 septiembre, 2020

El hacer lo que le gusta a uno, más allá del entorno que nos rodea, más allá de lo que nos marca un sistema, más allá de lo que marca nuestra sociedad o entorno familiar. Siempre hay que buscar lo que nos haga felices, porque eso nos dará salud, riqueza, estabilidad y sobre todo, una paz interior y éxito personal. Saludos.

ESCUTIA RUIZ CLAUDIA , corporativo eje central 06 septiembre, 2020

Hablar de la educación en México sin duda es una batalla campal, entre los muchos argumentos, opiniones y conocimientos que se contraponen entre sí referentes a nuestro modelo educativo. No obstante, concuerdo con que éste ha influido en el concepto que tenemos de lo que es la inteligencia, lo cual debe cambiar si queremos que nuestro país y su gente sean mejores de lo que son. Por ello aplaudo la visión puesta en marcha en los planteles Azteca. Se empieza por poco, pero puede que en un futuro a corto plazo, sea la misma visión que también se adopte en toda institución educativa a nivel nacional.

Juan Ramón Mayoral García, Guadalajara MX 05 septiembre, 2020

Sin duda, en particular este tema me es apasionante y estoy totalmente de acuerdo con el articulo aquí tratado. El desarrollar la pasión por un elemento (encontrarlo, primeramente), en mi opinión y experiencia nos genera una gran diferencia. La primera es una gran satisfacción y sensación de éxito (lo monetario se convierte en algo secundario). Por supuesto hablo en primera persona, no lo generalizo. Pero igual en mi opinión, FALTA un proceso adicional para explotar y no dejar ir ese elemento. Comparto una experiencia de vida: tuve la fortuna de tener una madre que fue maestra y directora de primaria toda su vida. Quiero compartirles algo que quizás al Plantel Azteca y otros lectores pudiese ser de su interés. Hace muchos años, le hice una pregunta a mi madre: ¿por qué al profesor con más conocimientos de tu plantel, no le asignas grupo? A lo que mi madre me contestó: "El profesor tiene muchos conocimientos, pero NO SABE ENSEÑAR". Para finalizar mi comentario, en mi opinión, si logramos conjugar el ENCUENTRA TU ELEMENTO de Sir Ken Robinson con la PEDAGOGÍA (que mucho le hace falta a la educación en México), muy probablemente pudiese cambiar nuestra vida, nuestra historia. Imaginen una cadena educativa que oriente a encontrar nuestro elemento y una escuela ideal, misma que sólo necesita maestros que sepan enseñar. Muchas gracias por permitirme expresar mi opinión y felicidades por el BLOG. Saludos cordiales.

Miriam Rivera Donis, CD Tepotzotlán 03 septiembre, 2020

Estoy muy orgullosa de trabajar para un líder como el señor Salinas. Sin duda, la visión que tiene, inteligencia, apertura al cambio, a los retos y la búsqueda de la mejora continua, lo convierten en un ejemplo a seguir. Gracias por compartir su blog en el portal señor Salinas. Saludos.

Ana Del Carmen Estudillo José, Córdoba, Veracruz 31 agosto, 2020

No me creo, soy una Profesora de vocación. Hoy aprendo a enfrentar el reto de enseñar a distancia, visito a los alumnos en sus casas para darles actividades, mantener el contacto humano, grabo mis clases de explicación, utilizando materiales del contexto de los alumnos. Salir de esa zona de confort atrae la mirada de las personas, todo por hacer con amor mi trabajo. Gracias señor Salinas porque muchos no vemos el mundo del futuro y para eso no se necesita ser rico, ese mundo que por ir avanzando quien no se quiere adaptar se queja, se siente aplastado y lo único que hace es criticar. No, no soy de esos. Si soy la única que hace la diferencia no me importa, esa será entonces mi mayor peculiaridad. Que tenga buena noche.

Ana Del Carmen Estudillo José, Córdoba, Veracruz 31 agosto, 2020

Me encanta lo bien que resumió la visión de Sir Ken Robinson. No está equivocado al expresar que la inteligencia es diversa y dinámica. Soy docente con 21 años de servicio y definitivamente mi elemento son varios, el amor por lo que hago, la pasión por entregar a los alumnos lo mejor de mí. Hoy, ante los tiempos que estamos viviendo, es precisamente el momento idóneo en el que en nuestra labor demostramos qué tanto somos resilientes, preparados, creativos, pero sobre todo, el ser profesor por vocación. Muchos se jubilan porque el enfrentar la realidad rebasa sus capacidades, no quieren retos, solo seguir en su zona de confort. Los alumnos son tan inteligentes que ven la vida desde otro mundo, somos nosotros quienes muchas veces con nuestros anclajes de la infancia no curados, trasmitimos experiencias cuadradas, sin darles oportunidad incluso de aprender de su equivocación, porque no les enseñamos a valorarlo como aprendizaje si no como un error imperdonable, irreparable.

JUAN LUIS VALDES MARTINEZ, SANTIAGO PAPASQUIARO, DURANGO 30 agosto, 2020

Con respecto al tema de Sir Ken Robinson, "encuentra tu elemento", mi comentario es que en la educación formal encontramos nuestro primer ensayo como ser social, en la que los libros son ventanas al conocimiento, proveen cultura y mayor capacidad de imaginación y amplía nuestro criterio para el desarrollo profesional y personal. Para fomentar la lectura entre la juventud, el magisterio debe amar la lectura para así contagiarla en los educandos, por lo que hay que estimular a muchos maestros a mejorar su situación para que se superen como lectores y así ayuden más y mejor a sus alumnos, cambiando las vidas de los estudiantes, sembrando en su corazón la esperanza. Para saber pensar mejor, hay que saber leer, leer por placer, ya sea mediante libros tradicionales de papel, que son mis preferidos, pues los puedes sentir, oler, subrayar, etc. Asimismo coincido en que el éxito en la vida de un educando depende de que dentro de la formalidad de la educación, estudie y haga lo que sea su vocación, lo que desee hacer y para lo que sirve, según sus instintos y sus aptitudes, todo ello mediante la cultura del estudio, de la mejora continua y del gusto por superarse a través del estudio. Saludos y gracias por la oportunidad de participar.

Luis, Mèxico 28 agosto, 2020

Cuando encuentras tu elemento el trabajo es pura vida. Vale mucho la pena leer a Ken Robinson. Gracias por compartir esta entrada y este honor a Sir Ken.

Ricardo Gustavo Gallart Rodriguez, Banca Digital 28 agosto, 2020

Un excelente artículo, que nos hace pensar si realmente ya encontramos nuestro Elemento, si estamos haciendo lo que nos gusta y tenemos una realización personal. Con los acontecimientos actuales, estamos en un gran momento para enfrentar los retos, ¡¡ánimo!! Gracias por compartir. Saludos y fuerte abrazo.

Gil Morales., Chihuahua, Chih. 27 agosto, 2020

"Si le enseñas algo a un hombre, jamás lo aprenderá". (George Bernard Shaw). Lo que revela que solamente haciendo las cosas aprendemos a hacerlas. En la Filosofía del "Análisis Transaccional" se menciona el temor natural que tiene el ser humano al "Rechazo", pero lo extendemos hasta el "Fracaso". Cuando una persona elige una profesión o actividad, si lo hace por vocación y por instinto, no tanto por lo lucrativo que pudiera resultar, ésta se encuentra en su elemento y creo que va por el camino correcto, donde el límite de su desarrollo integral ella lo define; de otra suerte, nunca llegará a ser considerado como un "Caso de éxito" y vagará entre el fracaso y la medianía. Existe el Mimetismo, una herramienta válida que nos puede servir de inspiración para tomar una decisión sobre el camino a seguir, porque en todas las actividades existen personas que, utilizando los mas diversos métodos o caminos, han conseguido llegar a sus objetivos.

Rafael Mejía Hernández, Acámbaro, Guanajuato 27 agosto, 2020

Una gran pérdida para el mundo en materia pedagógica y educativa. Sir Ken Robinson fue un gran asesor, maestro y experto en educación, su aportación rompió paradigmas educativos, promovió el desarrollo de la creatividad en la educación de los niños y jóvenes. Su teoría de encontrar nuestro elemento es muy cierta, cuando logramos dedicarnos a lo que nos apasiona, nos gusta y nos mueve, el resultado es muy satisfactorio y productivo. Descanse en paz Sir Ken Robinson.

Julio Salatiel Rodriguez euan, Umán Yucatán 27 agosto, 2020

Hombres con visión, con sueños, que se hacen a sí mismos. Triunfar, ser alguien.

entradas relacionadas

Encuentra tu elemento En memoria de Sir Ken Robinson
Seis reflexiones ante el inicio de la reapertura
Mises en México (1): el comercio es la paz