Alternate Text

Prohibido Prohibir

Tu pensión no es gratis

Una empresa contrata a otra para prestar un servicio. Es lo más común del mundo: remodelar una oficina, limpiar pisos y ventanas, preparar y servir la comida a los empleados, instalar un sistema de comunicación interno, entregar paquetes y documentos, decorar un espacio, limpiar fachadas de cristal, vigilar los accesos, etcétera.

Todos estos servicios y muchos otros, se hacen mejor y cuestan menos cuando se llevan a cabo por personal especializado —atención: no son empresas las que ejecutan un trabajo especializado sino personas capacitadas para realizarlo.

A esto le llamamos “sub-contratación”, “terciarización” o simplemente, “prestación de servicios”. También le llamamos “outsourcing”, aunque esta palabra ha sido satanizada por algunos políticos de este país.

El que una empresa preste servicios a otra no tiene absolutamente nada de malo, por más básicos o complejos que éstos sean. Al contrario, se trata de una práctica muy sana que deberíamos de extender a más empresas y servicios para que nuestra economía sea cada vez más competitiva. Después de todo, en un mundo globalizado, la competitividad es fundamental para generar Prosperidad Incluyente.

Si yo tengo un banco, debo concentrarme en lo que me genera más valor, que es otorgar crédito y cobrarlo porque ésa es nuestra responsabilidad frente a quienes nos confían sus ahorros. Para ser un buen banquero, es mejor no perder el tiempo pensando en todas las actividades que enumeré al principio. Debo concentrarme en la responsabilidad principal del banco. Lo mismo aplica para todos los negocios.

La contratación de empresas con personal especializado se hace para ofrecer servicios de mejor calidad, a precios más bajos y en condiciones más atractivas. En un entorno de competencia, esto termina beneficiando a nuestros clientes y empleados. No olvidemos que la innovación, la mejora continua y la evolución de los negocios se hacen para que el consumidor pueda decidir libremente qué le conviene más y nos otorgue el beneficio de su preferencia.

La contratación de empresas con personal especializado se hace para ofrecer servicios de mejor calidad, a precios más bajos y en condiciones más atractivas.

Tristemente algunos políticos no entienden esta dinámica. Sucede que, en los últimos años, el SAT y una parte del sindicalismo, representado por el senador Gómez Urrutia, se han ocupado en satanizar a las empresas de outsourcing, señalando que “incumplen con sus obligaciones laborales y que evaden impuestos”. Descalifican una actividad deseable, como si todas las empresas que prestan servicios a otras operaran de manera corrupta.

La situación es muy distinta:

  1. En el pasado, el SAT fue incapaz de impedir los abusos por parte de algunas empresas “proveedoras de servicios”. Para cubrir esta falta, ahora se pretende señalar y castigar a los usuarios legítimos de estos servicios e imponer una enorme carga regulatoria a las empresas que han hecho las cosas bien. La omisión del SAT en el pasado fue causada por corrupción, que nada tiene que ver con insuficiencia de leyes. Bajo este marco legal, las facultades de auditoría de este organismo le permitieron detectar y someter a las empresas culpables de malversar los impuestos retenidos y que no pagan ISR. En cambio, lo que hoy se propone es dejar a los evasores impunes y perseguir a las empresas que utilizaron estos servicios y que pagaron por ellos —de ninguna forma corresponde a estas empresas hacer el trabajo de fiscalización.
  2. Desafortunadamente, el senador Gómez Urrutia tiene agravios históricos que nublan su visión. La prestación de servicios entre empresas no tiene por qué afectar los derechos de los trabajadores. Usuarios y prestadores de servicios están obligados por ley a cumplir con sus respectivos trabajadores. No hay distintas leyes aplicables a quien recibe y a quien presta un servicio. Si el senador quiere tener un sindicato más grande, debe buscar más afiliados, pero de ninguna manera puede obligar que toda actividad económica se haga exclusivamente por trabajadores de una sola empresa afiliada a su sindicato.

La nueva propuesta de ley para regular el outsourcing es sumamente perjudicial. Sobre-regula, crece el costo de la burocracia y el entorpecimiento de la misma a las actividades productivas, que ahora serán criminalizadas. Todo esto atenta contra el libre comercio y la voluntad de las partes y lo peor del caso, no garantiza que los actuales evasores y abusivos sean detenidos y castigados.

Esperamos que la cordura prevalezca y no sea aprobada esta nueva ley. Ojalá que el SAT pueda pronto presentar ante la opinión pública las pruebas que exhiban a estos grandes evasores, que no “paguen justos por pecadores”.

Sigamos al pie de la letra la máxima del Presidente: “Prohibido prohibir”.

¿Te gustó este blog? ¡Califícalo!

Total de Votos: 382

Ranking: 4.05

Únete a la conversación


Lourdes Guillén Luns, Xolotl Mz 28 Lote 13 Col. Arenal Irá Seccion 18 diciembre, 2020

Me parece muy bueno el tema.

Dagoberto Domínguez Flores, Loma Bonita Oax. 13 diciembre, 2020

Comparto lo mismo, prohibido prohibir...✍️

Concepción Sorcia Quevedo, Queretaro 10 diciembre, 2020

Excelente artículo. Me ha encantado por supuesto el enfoque y muy acertado, por cierto, en un país donde deberá imperar lo que se dice "Prohibido, prohibir", pero es bien cierto que cada quien lo interpreta a su manera. Creo que el trasfondo en general son las condiciones de la clase trabajadora, donde a través de este tipo de figuras jurídicas, dejan de lado la calidad de vida de los trabajadores, en donde existen "puestos especializados" con un salario por debajo de lo que efectivamente tiene como valor, dado el conocimiento y la experiencia del prestador de servicio (no la empresa, sino la persona), como usted lo menciona. Si la realidad fuera que efectivamente se pague por un servicio especializado, lo congruente es que ese trabajador que lo realizó obtenga una buena remuneración y su nivel de vida no se vea mermado, pero ante la falta de esos pagos, la organización se queda con una gran utilidad, que se refleja en dividendos para los accionistas, pero no para el trabajador especializado. Creo ahí está el verdadero trasfondo de todo, aparte de la situación política. La congruencia de lo que se dice y hace, genera un gran gran admiración en las personas.

ELIUD SALVADOR GONZALEZ BRIONES, León Guanajuato 10 diciembre, 2020

De acuerdo con la publicación. Nos estamos viendo deprimidos por parte de un gobierno que en vez de poner ideas nuevas y dejar crecer al país nos afecta con un control que poco a poco se ve reflejado en nuestra economía.

Javier Morales Cabrales, México 09 diciembre, 2020

Completamente de acuerdo. Saludos.

Beatriz de la Paz Carreño Burgos, Torres Esmeralda Torre 2 piso 5 09 diciembre, 2020

Buen día. Es un gusto cultivarnos con lecturas tan productivas. La frase de "la innovación es hija de la libertad", me hizo recordar la frase del escritor Gabriel García Márquez que dice: "La convicción es hija legítima de la necesidad". Gracias por regalarnos estos espacios.

ANA DELIA ROMERO MORALES, Tlaxcala 08 diciembre, 2020

Las outsourcing son en su mayoría empresas fantasma, por lo cual sería factible agregar una nueva ley para estos entes económicos y que así puedan tener los empleadores los mismos derechos de acuerdo a la ley federal del trabajo, ya que eliminarlas crearía mayor desempleo así como mayor gasto y tiempo de capacitación.

Miguel Bello, Edo. de México. 07 diciembre, 2020

Prohibido que los patrones se deslinden de sus responsabilidades pasándolas a terceros y utilicen este medio para explotar a sus trabajadores y no garantizar las prestaciones más básicas. Eso por ello que está tan satanizado este sistema, por la corrupción y el poco interés que le prestan las empresas. Concuerdo en todos los puntos y es una propuesta muy sana, sin embargo, regular el outsourcing es el punto al que se ha llegado, tristemente, debido a la corrupción. México no está preparado para trabajar con este sistema. Saludos.

Juan Jesus Cienega Barron , Leon, Guanajuato 05 diciembre, 2020

"Los Medios Justifican los Fines". Saludos

Benjamin Gongora, Mexicali 05 diciembre, 2020

En mi opinión, el día que se terminen los empresarios abusivos que se amparan de este tipo de esquemas para transferir la carga fiscal de sus empresas a sus empleados, evadir impuestos, sobrexplotar a sus colaboradores, es imposible no sobre-legislar estos temas. Lamentablemente en México tenemos muy arraigada la cultura de la corrupción, no sólo en el gobierno, un patrón que registra a sus empleados directos como outsources es corrupto, un patrón que no cumple con sus obligaciones que por ley están estipuladas es corrupto. Ojalá los mexicanos abramos lo ojos y no aceptemos esos trabajos ni consumamos en esas empresas abusivas.

Tere sanchez, Bcs 03 diciembre, 2020

Señor, siempre lo defendí, pero hoy no estoy de acuerdo ya que el “outsourcing” afecta al que menos tiene, al empleado. Las pagadoras registran al empleado con $90.00 pesos como salario diario, es injusto. Y sigo pensando que los patrones desconocen lo que sus pagadoras hacen. Muy cierto lo que dice, que no puede estar en todo, pero ya que toca el tema, investigue muy bien a las pagadoras. Yo sí deseo y espero que esa ley se apruebe.

Alejandra , CDMX 02 diciembre, 2020

Gracias por el blog.

Lizbeth Rodriguez , Ciudad de México 02 diciembre, 2020

Buen día. Desde mi punto de vista, puesto que trabajo en ese esquema, el tema no es el recurso y qué tan especializado estés. Porque esa es la intención, ofrecer un servicio especializado en el área que deseas abordar. El gran problema es para las personas llamadas recursos y que tienen una nómina donde dice que ganan cierta cantidad que, honestamente, no beneficia para siquiera pensar en tener una casa. Continuamente cambian de razón social y pierdes antigüedad. Solamente la nómina pequeña paga impuestos, la otra parte debe ser declarada por ese recurso. Quien más gana en estas empresas obviamente es el dueño. Entiendo que esto es un negocio pero tampoco se trata de tener en el suelo a los demás. Se necesita más empatía y una mejor calidad en cuanto a prestaciones.

Paty Córdova, México 01 diciembre, 2020

Me parece muy buena su explicación, viéndolo del lado del empresario, pero ¿qué hay con las prestaciones que marca la ley para un empleado? En el outsourcing no las hay, al menos en el que a mí me metieron, ya que la empresa donde trabajo impusieron eso sin siquiera darnos explicaciones y algunas prestaciones nos fueron quitadas. Claro que de momento no es justo ya que perdimos hasta el valor en el IMSS en cuanto a cotizaciones y ante el Infonavit, lo cual nos afectó muchísimo. ¿Que diría si se pusiera del lado del empleado y no del empresario? Saludos.

sergio lopez, edo de mex 01 diciembre, 2020

Desde mi perspectiva, el problema no es el patrón ni el outsourcing, el problema es quién maneja el outsourcing y/o los términos del outsourcing. Porque estoy de acuerdo en que es un apoyo a la empresa porque libera mucha carga de trabajo y optimiza el recurso humano, además del económico. Para el mismo trabajador es bueno tener una herramienta que se encargue de buscar un trabajo que cubra tu perfil. La situación complicada viene cuando ese outsourcing se lleva el 50% o más de lo que paga el patrón, entonces se vuelve algo desfavorable para el trabajador. Esto es como un sindicato, la esencia es buena porque cuida al trabajador y al patrón. La práctica es mala porque lo que menos se practica es su esencia.

Martha Segura Huacuja , CDMX 01 diciembre, 2020

Hola señor Salinas, un gusto saludarle. Exactamente, prohibido prohibir. Nosotras nos aventuramos en este ramo tratando de innovar y abrir puertas a mujeres que tengan los mismos derechos laborales que los hombres y que también ellos sean mejores. En México somos trabajadores, sólo falta poner a cada quien en lo mejor que hace. Somos IXSER RH S.C. capacitando e impulsando mejorar la calidad laboral, pero como usted lo dice, pagamos unos por otros. Los sindicatos de cuello blanco, a ellos deberían de regularlos y el SAT tener el ojo en ellos. Nos hemos topado con muchas piedras, pero la innovación es nuestro lema y como usted lo mencionó, esto permite que el empresario se preocupe nada más en hacer crecer su ramo y nosotros de poner en sus manos la mejor mano de obra. Felicitaciones por su blog. La magia es hablar y no callar como usted lo hace, aunque a muchos no les parezca.

entradas relacionadas

Encuentra tu elemento En memoria de Sir Ken Robinson
Seis reflexiones ante el inicio de la reapertura
Mises en México (1): el comercio es la paz