Alternate Text

De nada sirve confiscar la riqueza

De nada sirve confiscar la riqueza

Tu pensión no es gratis

Ahí les van los datos duros, ¡para no andar con fantasías!

Según la lista del año 2020 de la muy “respetable" revista Forbes, existen en México 33 familias cuya “escandalosa riqueza” suma 131 mil millones de dólares.

Nota aclaratoria 1:

Las listas de ricos a nivel global hechas por Forbes, Bloomberg y otros medios, realmente están muy mal elaboradas por dos motivos:

1. Faltan muchos que son riquísimos, como por ejemplo las familias reales del Medio Oriente y políticos corruptos de todo el mundo. Tampoco aparecen quienes tienen empresas enormes, pero que no cotizan en bolsa.

2. El monto de riqueza imputado a cada familia, supone que se pueden vender todas las acciones al precio de mercado del día y que no se tiene que pagar impuesto alguno. Ambos supuestos son totalmente falsos. Bonita fantasía.

Es una pena que estos medios hagan tan mal su trabajo y lo promuevan para crear falsas expectativas y resentimiento.

Para poner la cifra en contexto, el gasto del gobierno federal presupuestado para el 2021 es de 6 billones, 295 mil 736 millones 200 mil pesos, lo que equivale a 314 mil 158 millones de dólares, tomando en cuenta un tipo de cambio de MXN$20.04 por dólar estadounidense (Banxico, 2/12/20).

$6,295,736,200,000 / 20.04  =  $314,158,493,013.97

Por lo tanto, si se logra confiscar (ver nota 2) toda la riqueza de las personas en la lista, alcanzaría para cinco meses de gasto del gobierno federal.

De nada sirve confiscar la riqueza. El único camino hacia la Prosperidad Incluyente es crear más riqueza.

Se requiere un clima de libertad, de confianza y de legalidad que favorezca la innovación, la competencia, la inversión y la creación de empresas y empleos que benefician a millones de familias.

Nota aclaratoria 2:

Resulta muy “iluso”, por expresarlo amablemente, pensar que el gobierno realmente podría ingresar a sus arcas el producto de la confiscación. Hay que considerar que esa famosa “riqueza” está formada por acciones de empresas cotizadas en bolsa, que emplean a millones de personas y sirven a muchos millones de clientes.

¿Cómo puede el gobierno materializar el valor de las acciones? ¿Vendiéndolas a quién? ¿Habrá algún extranjero tonto, que venga con capital fresco a tomar el lugar de los recién despojados? ¡Por supuesto que no!

Y si el gobierno decide no vender las acciones, sino quedarse a operar las empresas con la idea de generar utilidades y pagar dividendos, ¿cuál será la probabilidad de que tenga éxito?

La probabilidad de que exista un gobierno empresario exitoso es cercana a cero. Sólo consideren la experiencia reciente en Venezuela.

¿Te gustó este blog? ¡Califícalo!

Total de Votos: 166

Ranking: 4.16

Únete a la conversación


Nat serrano, New york 15 abril, 2021

Palabras mas directas y claras no se puede. El gobierno/estado es una compañía operada pobremente (siempre operando en déficit), con mal servicio (ejemplo: sacar una licencia, seguridad pública, escuelas públicas etc.) y que opera como monopolio (te guste o no obtengo revenue de ti). Ojalá algún día todos entiendan tus palabras (¡que son súper directas!) y entiendan que la economía es un sum-up game, y no es de restar/quitar. Todo en la vida compounds

Guillermo, CDMX 28 diciembre, 2020

Excelente, ¡no lo conocía!

ENRIQUE RIVERA, CAPTURISTA 25 diciembre, 2020

Es correcto que se necesitan crear nuevos medios de trabajo que generen productividad, fuentes de trabajo y que, a su vez, contribuyan al sostenimiento económico para el gobierno federal y del país. El gobierno federal no puede confiscar los capitales nacionales salvo en caso de emergencia nacional y/o que también provengan de riqueza ilícita (no se puso la fundamentación). El gobierno no puede ser empresario, ya que se estarían cambiando las funciones y el objetivo del mismo. Puede promover apoyos económicos para la creación de nuevas fuentes de trabajo. Debe mencionarse que el gobierno ha sido el causante de la deflación económica del país ya que en vez de promover nuevas fuentes de trabajo ha sido el absorbente de las mismas (medios de transporte, comercio ambulante), que en vez de realizar acciones de control para un mejor funcionamiento de los mismos y que a su vez contribuyan con el gasto público, los ha deshabilitado creando el dichoso Metrobús, en donde solo Dios sabe el número de personas que se quedaron sin trabajo. También tratan de eliminar el comercio ambulante, el cual, de una manera bien controlada podría contribuir para el gasto público. Quieren eliminar el soborno, lo cual jamás podrán hacer ya que el mismo gobierno es el que lo realiza a través de sus empleados. Mejor deberían de dedicarse a llevar un mejor control de la situación mercantil ambulante

Agustín Serrano, México 23 diciembre, 2020

Expreso mi reconocimiento por su vocación de servicio, a través de la única fórmula de distribución justa de la riqueza: la libre empresa. Coincido con su pensamiento de respeto a los derechos de las personas, la libertad, el trabajo, la educación, la felicidad, que con coraje vemos que con el pretexto de un cataclismo ficticio, los gobernantes, mediante el uso de la fuerza y la intimidación, violentan los derechos referidos. Me sumo a usted, levantando la voz y la crítica a quienes se sienten redentores y atropellan los derechos más básicos, como el derecho a respirar, a sonreír, a ser saludable, a saludar al prójimo, a tocar a tus seres queridos, de manera espontánea todos somos focos de infección, vaya disparate.

Agustín Serrano, México 23 diciembre, 2020

Estoy convencido de que la sociedad se construye con justicia, mediante el trabajo, la honradez y el emprendimiento de las personas, claro está en un contexto de libertad empresarial. Así se constituye el empresario como el agente distribuidor de riqueza con base en el mérito, el talento y esfuerzo de quien participa en la cadena productiva. Son gravísimas las distorsiones y daños a la economía que han provocado los políticos, condenando al desempleo, la desesperanza y el miedo a la sociedad. La clase política es improductiva y ahora sabotea la actividad económica natural de la sociedad. Agradezco su actitud valiente ante la corriente destructiva de la clase política, de la prensa amarillista y sensacionalista. Desde mi trinchera trabajo con optimismo y entusiasmo para contribuir a una mejor sociedad. Estoy en combate continuo contra los predicadores del Armagedón y del apocalipsis de quinta.

Jesus , Monterrey 22 diciembre, 2020

Hasta que un empresario exitoso y que es considerado en este tipo de listas, pone en tela de juicio la forma en que las elaboran y la manera tendenciosa en que se presentan. Este tipo de listas sólo llevan a la mayoría de la gente a opinar mal de los empresarios que generan empleos y riqueza. El gobierno debe estar donde el empresario no pueda estar por razones económicas.

Sergio Burunat, CDMX 21 diciembre, 2020

Excelente análisis que debe ser considerado por muchas personas que no pueden tener acceso a información real de lo que es una comparación realista y objetiva de lo que significan los factores económicos. Es hora, supongo, que la prosperidad vuelva a ser el motivo y el objetivo de cada persona que esté en sus capacidades de producir. Que la cultura del subsidio fue muy costosa, pero más aun está siendo la cultura de la creación de encono y resentimiento sin bases ni verdades. No hay nada más cruel que engañar basado en aprovechar la inconsciencia, la ignorancia y la ausencia absoluta de conocimiento de lógica matemática. Lo único que históricamente produce beneficios es el trabajo. No las dádivas de políticos sin escrúpulos que prometen una vida mejor a cambio de votos y adeptos. Felicidades Ricardo. "In a world of permanent deceiving, telling the truth is already a revolution"...

Salvado Álvarez , Querétaro 21 diciembre, 2020

Leí su entrada de blog. Concuerdo con usted en todo, sería una locura que el gobierno confiscara la riqueza de dichos empresarios. Pero me queda la duda de cuál es el fin del blog, o sea, ¿acaso el gobierno ha dado pie a que se tomarían esas acciones o por qué lo dice? Saludos.

Óscar Perez Millan, Atizapan de Zaragoza Mex 21 diciembre, 2020

Me gustaría ver un empresario manejar a México. Es algo que necesita este país. Que ponga en la cabeza a los mejores, no a los compromisos. Que no tenga compromisos. Que favorezca el emprendedurismo. Que le diga a los pobres que se hagan empresarios y no que los maldiga. Si por lo menos 20% de la población tuviera una empresa para darle empleo a 5 personas, esta historia cambiaría. Totalmente de acuerdo con estos comentarios.

Francisco, México 21 diciembre, 2020

Estoy totalmente de acuerdo con el comentario en el que planteas que se debe dar seguridad a la inversión y que confiscar empresas no le conviene al gobierno.

María Esther García Canales, Edo. de México 21 diciembre, 2020

¿Y cómo creamos más riqueza? Tomando como base a la educación de niños, jóvenes y adultos. En todos los niveles, desde preescolar hasta posgrado. Es increíble cómo un docente puede crear al interior del aula virtual ese clima de libertad y confianza que permite a los pequeños aprender a leer y escribir en medio de una pandemia que ha afectado a todos. Escuchar expresiones como: “A dónde se fue la maestra” y observar cómo los pequeños esperan a que ella vuelva para poder continuar esa clase. Se necesita generar más riqueza para una mayor inversión en educación y se requiere una mayor inversión en educación para generar más riqueza y como consecuencia obtener mejores resultados. Como ejemplos: he tenido la oportunidad de obtener becas para estudiar e ir a congresos que no me han costado un solo peso, pero han generado en mi un gran compromiso para retribuir lo que de buena voluntad se me ha concedido.

María Esther García Canales, Edo. de México 21 diciembre, 2020

Hace algunos años, a todos los docentes nos dotaron de una pequeña laptop marca Lenovo. El costo, la inversión debió haber sido muy grande, sin embargo, esas laptops se convirtieron en nuestra herramienta principal y nos impulsaron a aprender computación y perderle el miedo al Excel, a las comunidades virtuales de aprendizaje, a los proyectos en línea entre escuelas. Años más tarde, se dañó el equipo y entonces me atreví a comprarme una hermosa laptop Acer Touch. La saqué a meses sin intereses y la amé profundamente, porque fue mi gran apoyo para poder estudiar el doctorado en educación, así como mi segunda licenciatura en psicología. Fue un buen apoyo hasta que, en esta pandemia, un día dejo de existir y no ha podido arreglarla ningún técnico. Y volvemos al mismo punto, se requiere invertir y volver a invertir en educación por un beneficio mayor: nuestros niños y niñas mexicanas que he podido descubrir conectándose 30 minutos antes de que inicie la clase o pidiendo prórrogas porque ellos sí quieren estudiar, pero a veces no tienen internet, no cuentan con un equipo para trabajar, pero tienen una gran disposición para aprender y eso... no tiene precio. Saludos.

Josafat De Santillana, Estado de México 21 diciembre, 2020

Que frustrante puede llegar a ser la postura de un gobierno que no agradece ni promueve el crecimiento libre del fruto del trabajo en beneficio de las familias que por generaciones se han arriesgado y han logrado negocios de exito, y que por su puesto en gran parte sostienen a la población, si no en empleo directo, sí en la idea de poder ser más por nuestra moneda y el país mismo. Pero, ¿cómo evitar una aplicación política tan tóxica?

Nicolás Hernández alba , Torreón Coahuila 20 diciembre, 2020

Muy buen artículo, pero muy corto.

Luis , Cdmx 20 diciembre, 2020

Me es ilógico que ciertos gobiernos persigan a sus empresarios siendo estos los que le dan riqueza al país y, a través de los impuestos y de sus empleados, fondos para que el gobierno poder operar. Muy clara explicación en este escrito. Gracias.

Camilo Alberto Candila Cardozo, Campeche 20 diciembre, 2020

Me pareció muy interesante su análisis. Siempre había pensado que los datos que Forbes y Bloomerg considera para hacer un ranking de riqueza estaban sesgados. Vaya que si se requiere una visión de libertad y emprendimiento acelerado para crear más riqueza. El camino del asistencialismo creo que sólo es un parche de un cenote abismal yucateco.

entradas relacionadas

Encuentra tu elemento En memoria de Sir Ken Robinson
Seis reflexiones ante el inicio de la reapertura
Mises en México (1): el comercio es la paz