Foto RBS

Ricardo Benjamín Salinas Pliego es un empresario mexicano, Fundador y Presidente de Grupo Salinas. Es un hombre cuyas convicciones y pensamiento se reflejan claramente en su obra así como en sus actividades empresariales. Es un hombre de familia, forjado en el valor del trabajo, la tenacidad, el esfuerzo y la pasión para alcanzar los sueños. Se considera un optimista nato.

Contador Público por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, cuenta con una Maestría en negocios por la Universidad de Tulane; sin embargo, no cree que los títulos académicos otorguen conocimiento por encima de la experiencia. Desde muy joven desarrolló su instinto empresarial en diversos negocios. Imposible es una palabra que no está en su diccionario.

Lector apasionado de la historia, sus personajes, el arte, la ciencia, la tecnología así como los negocios y finanzas, gusta de compartir sus intereses y no duda en manifestar su opinión sobre diversos temas de interés, como lo hace regularmente en su blog. Sus ideas las ha expuesto el Foro Económico Mundial de Davos, en The Young President’s Organization, The Economist Mexico Business Roundtable, el Instituto de las Américas, la Cámara de Comercio de los Estados Unidos, UCLA, TED, CAP, The Aspen Institute, The New York Forum, Universidad de Michigan, Universidad de Georgetown y la Escuela de Negocios de Harvard, donde usualmente trata asuntos relacionados con liderazgo, globalización, gobierno corporativo y las oportunidades en la base de la pirámide.

www.ricardosalinas.com
BotonMenú
Ver todas las entradas
Categorías

 

Nuestro Templo Mayor

Ricardo-Salinas-Blog-Nuestro-Templo-Mayor

En Grupo Salinas estamos muy preocupados y ocupados en mejorar la educación en México. Estamos conscientes de los graves problemas que enfrenta la educación básica en nuestro país y todos debemos poner nuestro granito de arena para mejorar su calidad. La clase política nos dice que cada vez se gasta más, pero lo que quisiéramos ver todos son más y mejores resultados.

Ayer, gobierno e iniciativa privada logramos juntos un resultado concreto. Presentamos ocho pantallas interactivas que Grupo Modelo y nuestro grupo de empresas donaron al Museo del Templo Mayor.

Estas pantallas conjugan historia, ciencia y tecnología para aumentar la difusión y acceso a nuestro patrimonio y cultura. Creo firmemente que ver y visitar sitios relevantes del pasado, e interactuar con nuestra historia –no memorizarla, sino vivirla- es parte del camino hacia la educación del futuro, que logre un aprendizaje verdadero. El conocimiento no tiene que ser aburrido, al contrario.

Mi propia experiencia fue definitivamente enriquecedora. El Museo del Templo Mayor es un lugar muy especial que reafirma nuestro orgullo de ser mexicanos. Debo confesar que hacía tiempo no lo visitaba y disfruté hacerlo con mi hijo Ricardo, quien por cierto estaba fascinado. Es realmente un lugar impactante que vale la pena conocer.

Eran las siete de la tarde, acababa de llover y el cielo comenzaba a despejarse. Entré por el Zócalo, el Palacio Nacional estaba iluminado, la Catedral limpia –sólo uno de sus campanarios mantenía andamios- y la plancha del primer cuadro estaba libre de manifestantes, basura y ambulantes. Al fondo, el sonido de unos danzantes para completar la escena. Absolutamente majestuoso.

La entrada al museo enmarcada por la zona arqueológica: losas con historia oliendo a piedra mojada, y finalmente, ya dentro del recinto, la siguiente inscripción de Cantares Mexicanos en el muro:

    Orgullosa de si misma
    Se levanta la Ciudad de México-Tenochtitlán
    Aquí nadie teme a la muerte en la guerra
    Ésta es nuestra gloria.
    Éste es tu mandato.

    ¡Oh, dador de la vida!
    Tenedlo presente, oh príncipes,
    No lo ovideis.

    ¿Quién podrá sitiar a Tenochtitlán?
    ¿Quién podrá conmover los cimientos del cielo?
    Con nuestras flechas, con nuestros escudos,
    Está existiendo la ciudad.
    ¡México – Tenochtitlán subsiste!

Al reflexionar sobre la inscripción, me queda muy clara nuestra absoluta responsabilidad para mantener siempre vigente su significado. Nuestro país y nuestra ciudad, a pesar de sus innumerables problemas, son una belleza, un magnífico legado de historia y una propuesta de futuro que con el trabajo de todos se construye cada día.

En esta época, nuestra guerra es sacar a México adelante; trabajar con nuestras manos (flechas) y mente (escudos) dando todo el esfuerzo, éste es nuestro mandato como mexicanos.

Entradas Relacionadas
CERRAR

Enviar