Alternate Text

Estados Unidos no necesita un muro más alto

Estados Unidos no necesita un muro más alto

Estados_Unidos_no_necesita_un_muro_mas_alto

Comparto con gusto en este espacio mi artículo de opinión que fue publicado en El Financiero y El Horizonte.

A pesar de numerosos y complejos problemas en la relación bilateral, México es un socio estratégico muy importante para los Estados Unidos, país que a su vez es clave para la economía mexicana. Esto fácilmente se olvida cuando los representantes de los sectores más retrógrados de ambos países se expresan en los medios. Ofrezco algunos datos duros que muestran nuestra realidad.

Nuestro país se ha transformado en una pujante economía abierta de US$1.3 billones (millones de millones) anuales y recientemente sobrepasó a España como la doceava más grande del mundo —se estima que en pocos años superará a la del Reino Unido en términos de paridad de poder de compra.

Si bien es cierto que nuestro país aún enfrenta retos muy importantes, como el de la seguridad de las personas, desde la promulgación del TLC hace veinte años, el comercio entre México y EE.UU. se ha quintuplicado hasta superar los US$500 mil millones al año.

Bilateralmente, la inversión extranjera directa supera los US$100 mil millones, casi un quinto de esta cifra corresponde a proyectos de compañías mexicanas en EE.UU. Me refiero a verdaderas corporaciones globales como Grupo Bimbo, Cemex, América Móvil, Grupo Maseca y Grupo Salinas, entre otros cientos de empresas que también tienen mucho que ofrecer a millones de consumidores en Estados Unidos.

Más de seis millones de empleos en EE.UU. dependen directamente de nuestra relación bilateral —muchos millones más en México—. Desde actividades como el comercio y los servicios, hasta la logística y las finanzas, hoy existen muy pocas industrias que no hayan sido beneficiadas por nuestra alianza. Lo mismo aplica para ciudades y regiones enteras.

Decenas de ciudades, en ambos lados de la frontera, se incorporan gradualmente a esta colaboración estratégica, creando miles de nuevos empleos cada año. Sólo una miopía extrema y obsoleta puede evitar que un verdadero empresario considere la infinidad de posibilidades que facilita nuestra relación bilateral.

Naturalmente, la economía mexicana ha sido profundamente transformada por esta relación, de la misma forma en que está cambiando la economía estadounidense.

Consideremos por ejemplo que hace dos décadas, el 80% de las exportaciones mexicanas se relacionaban con la industria petrolera. Hoy 90% de nuestras exportaciones se clasifican como no petroleras: la mayor parte son manufacturas de calidad mundial. De hecho, la balanza petrolera muestra un déficit para México de US$3.4 mil millones en la primera mitad de este año.

De acuerdo con el Centro Woodrow Wilson, México es el destino principal de las exportaciones de cinco estados de nuestro socio comercial: California, Nuevo México, Texas, New Hampshire y Arizona, de la misma forma en que es el segundo destino para las exportaciones de diecisiete estados más.

Hoy, México se ha convertido en el séptimo productor automotriz del mundo y nuestra industria es una pieza integral de su contraparte en América del Norte: una a una, muchas otras actividades económicas se fortalecen por la enorme complementariedad de nuestras economías.

Aunque parezca increíble, las exportaciones manufactureras mexicanas han superado a las de todos los demás países latinoamericanos de manera combinada. México ha firmado doce tratados de comercio con 42 economías, más que cualquier otro país en el mundo.

Este hecho representa una gran oportunidad para que miles de compañías en Estados Unidos expandan su presencia global, como lo hacen ya cientos de ellas. Para comprender realmente el potencial de esta alianza, es necesario enfatizar que nuestra relación bilateral no es un juego de suma cero: es una situación de ganar-ganar que merece ser llevada a su máximo potencial.

Hoy, para Estados Unidos, México representa mucho más que drogas, crimen y migración irregular. Así es que debemos decirlo con toda claridad: un muro más alto no beneficia a nadie —más que a un puñado de contratistas—. Lo que un verdadero estadista debe considerar con seriedad es cómo vamos a llevar esta relación económica a su máximo potencial, para beneficio de más de cuatrocientos millones de personas.

¿Te gustó este blog? ¡Califícalo!

Total de Votos: 100

Ranking: 4.43

Únete a la conversación


Humberto Nájera, Veracruz 6 Norte Crédito y Cobranza 15 noviembre, 2016

Bueno los problemas del Entorno, ya se están viendo, sin embargo, lo que nos debe de ocupar es cómo vamos a sortearlos. Tenemos que crear o elaborar una serie de Escenarios con diversos grados de difilcutad. Esto se aplica a cualquier nivel, Empresa o de forma Personal, y dichos ajustes deben aplicarse conforme el grado o escenario de dificultad del Entorno se presente. De esa forma estaremos prevenidos, con las herramientas necesarias o adecuadas para que a la Empresa y de forma Personal, nos afecte en el menor grado posible.

Guadalupe Regalado, CDMX 15 noviembre, 2016

Lo que debemos hacer, es exigirle por todos los medios a la madre de Donald Trump, quien aún está viva, que se responsabilice por lo que hizo. Que componga el daño que le hizo a su hijo y que le haga entender, que nadie en el mundo más que ella solita, tuvo la culpa de haberlo abandonado en una academia militar, cuando más vulnerable era. Esa mujer, Mary Ann Trump, debe admitir su ignorancia y falta de responsabilidad en la crianza y educación de su hijo, a quien le fincó una muy baja autoestima, y que por eso ahora, él "muy rico" no tiene otra cosa, más que dinero. Sólo tiene eso, dinero, con el que pretende destruir los tratados internacionales que otros firmaron, pretende destruir las relaciones sociales, comerciales y políticas, que otros lograron. ¿Por qué no asume que los señores estadounidenses consumen demasiadas drogas porque comparten la baja autoestima que tiene Donald Trump? Es muy fácil culpar al mundo entero de la baja autoestima que fincan los estadounidenses en sus hijos. Pero resulta, que no fue ningún mexicano el que los crió. Así que lo repito, hagamos lo que tengamos qué hacer para llevarle este mensaje a la señora Mary Ann Trump, y que asuma su responsabilidad en la creación de un hombre monstruoso que tiene baja autoestima porque simplemente su madre fue una mujer irresponsable e ignorante, que no atendió a su hijo cuando él más lo necesitó. Y que la conducta de odio que tiene ese individuo hacia los migrantes, es reflejo de lo que él siente todavía

Guadalupe Regalado, CDMX 15 noviembre, 2016

Buen día Ricardo. Me gusta mucho tu punto de vista. Pero esta vez, EEUU lo que necesita es un alto a sus expectativas neonazis. Empezando por Donald Trump, que está lleno de prejuicios hacia mexicanos, chinos, alemanes. Todo el problema inicia en donde todos sabemos: en su casa, en su niñez. Así que es allí hacia donde debemos apuntar. Es la madre de Donald Trump la que tiene que tomar la responsabilidad del monstruo que ella creó, por no darle la atención que requería su hijo cuando era un niño y avergonzarse de su comportamiento rebelde. En vez de atender las necesidades emocionales de su hijo, se deshizo de él enviándolo a una academia militar. Allí está el origen del rencor que experimenta Trump hacia los migrantes y el odio que le tiene a los mexicanos, más allá de si lo engañó alguna de sus mujeres con algún mexicano, es que seguramente ha visto en repetidas ocasiones, cómo los niños mexicanos son amados por sus madres. El mundo no debe permitir otro Adolfo Hitler. Definitivamente no lo vamos a permitir.

jesus de la cruz garcia, tabasco 13 junio, 2016

Excelente artículo en cuanto a beneficio a empresas mexicanas. El problema que no se ve reflejado en miles de pobres que existe en nuestro país, aunado a la falta de seguridad que vivimos diariamente los mexicanos. Felicidades a quienes teniendo recursos se arriesgan a invertir, pero en México los pobres seguirán siendo pobres y los ricos son contados.

Oliver I. Pozas, México, D.F. 11 septiembre, 2015

El populismo, tanto el de izquierda como el de derecha, son peligrosos para el desarrollo de cualquier país. Es importante siempe hacer notar cuan importante es Estados Unidos para México, así como México para Estados Unidos. La relación bilateral es compleja y existen muchos retos para ambos países, sin embargo, existen muchas más ventajas que desventajas de una cooperación bilateral amplia e incluyente.

Roberto, App Móvil [iOS] 11 septiembre, 2015

Para México siempre será un gran reto el entorno con EE. UU., ya que otros países quieren nuestro "queso". Este círculo virtuoso es de oportunidades, no sólo hacer bien y a la primera las cosas, sino tener la visión de los cambios tomando buenas decisiones e ir avanzando en una mejora continua. Es difícil, si fuera fácil cualquiera lo haría, pero para eso estamos los visionarios, para buscar mejores oportunidades, el futuro es hoy. A veces la buena implementación causa cierto desacuerdo, pero se tiene que hacer. Saludos.

Ximena Almela, México, D.F 10 septiembre, 2015

Muy interesante y totalmente de acuerdo. Hablar de fronteras pudiera ser un tema muy difícil y doloroso para muchos países en el mundo. Recordemos que México también es un importante país receptor de muchos migrantes de Centroamérica que van hacia E.U.A, lo que nos lleva a reflexionar que debemos también trabajar en nuestras políticas de migración y en conjunto con todos los países involucrados, impulsar que éstas favorezcan la economía y a la sociedad en su conjunto.

Ignacio González, México 10 septiembre, 2015

Me gustó mucho esta entrada del blog, principalemente porque es muy ilustrativa. Sinceramente me cambió el panorama sobre lo que representa el TLC para nuestro país, ya que lo importante de la relación con nuestro vecino del norte es que sepamos aprovechar esta relación no para que nuestros compatriotas vean en la tierra del norte un lugar donde vivir, sino que encuentren en ella nuevos mercados donde participar.

Andrea, Orizaba, Ver 09 septiembre, 2015

Nuestro país tiene mucho que ofrecer, tanto Estados Unidos como México se benefician de tener una relación bilateral fuerte. Los políticos estadounidenses deberían concentrar mayores esfuerzos en una reforma migratoria que beneficie a todos en lugar de construir muros.

Juan Smythe, Houston 09 septiembre, 2015

Muy buen blog sobre cómo ambas economías se benefician y son complementarias de acuerdo a fuentes naturales, capital humano, tecnología y economías. Ojalá esto lo leyera el Sr. Trump y lo asimilara ya que cada vez más nuestra comunidad beneficia a este país, y no lo lastima como sus mensajes de pre campaña. México es un gran país, lástima de la falta de autoridad, ejercicio de la ley, inseguridad, impunidad, malos gobernantes y políticos corruptos.

Naim Alberto Bisher Alvarez, Mexicali B.C. 09 septiembre, 2015

Lamentablemente las personas que manejan a nuestro país tienen muy arraigado el malinchismo. Fuimos una nación conquistada y parece como si hubiese sido grabado en nuestro ADN la aceptación a que otros nos manipulen, a fregarnos primero entre nosotros antes de fregarnos al que nos avienta las sobras. Por otro lado, están los que tienen todo y no hacen nada para mejorar la situacion del país. No hablo de hacer fundaciones, ni de hacer obras de beneficiencia popular. A estas alturas nuestro país necesita otro tipo de mentalidad en la política (política es el acto de servirle al pueblo), pero nadie esta dispuesto hacerlo. Muchos son los intereses... Me faltan palabras y tiempo para expresarlo... Buena cara al mal día. AB

Juan ma, juanma 05 septiembre, 2015

Es la realidad. Desde afuera, México lo ven ya como una potencia económica. Se va a construir un aeropuerto de primer mundo. Me atrevo a decir que ya se le puede comparar con economías como la de Japón, India, UK. Y solamente atrás de Estados Unidos en América . Productor número 1 de plata en América Latina en el 2014, ¿qué más se puede pedir?

Yola A. Rios, Durango,dgo 05 septiembre, 2015

Totalmente de acuerdo, además del aspecto social y turístico, ojalá los consejeros políticos de ambos países estén lo suficientemente preparados e informados para que su actuar para con los políticos y estos a su vez tomen las mejores decisiones que beneficien a ambos países

Ulises Grajales, noticias 04 septiembre, 2015

Excelente artículo, explicó de manera clara y breve, la importancia de la relación comercial entre ambos países. Felicidades.

Rubén Escamilla Montes, Tlaxcala 04 septiembre, 2015

¿Hasta cuándo lo entenderán en Estados Unidos? Lamentablemente su población es muy prejuiciosa y los políticos actúan en función de ese sentimiento, con discursos para agradar a ese sector extremista y conservador. Si entendieran que al aprovechar las oportunidades de inversión en México estarían ayudando a que menos gente quiera migrar a su país, porque se generarían muchas más fuentes de empleo... Pero bueno, interesante su blog.

eduardo luna, guadalajara jalisco mexico 04 septiembre, 2015

Buenas tardes Lic. Ricardo Salinas. Estoy de acuerdo con sus comentarios, lo que necesita México es tener menos dependencia económica de Estados Unidos, dar educación y crear bienes económicos de tal forma que nuestros compatriotas no quieran viajar a EU y tengan una fuente de ingresos rentable en su propio país, de tal forma que hombro con hombro todos los mexicanos logremos ser la máxima potencia económica mundial en menos de 10 años, ya que es algo posible y alcanzable. Sólo requerimos tener gobernantes que no piensen únicamente en su bienestar personal si no en el de todo su pueblo. Saludos cordiales.

entradas relacionadas

Encuentra tu elemento En memoria de Sir Ken Robinson
Seis reflexiones ante el inicio de la reapertura
Mises en México (1): el comercio es la paz