Alternate Text

El criollo en su reflejo

El criollo en su reflejo

Alcancia

Al tiempo, pues, que veloz saeta
remontado blasón de Sagitario
a expensas de luz del gran planeta
es del Olimpo luminoso erario.
Fragmento de “Primavera indiana”
Carlos Sigüenza y Góngora (1645 – 1700)

 



Uno de mis mayores intereses, una pasión en realidad, es la historia de México. Cada vez que aprendo algo sobre ella, observo que no es lineal, ni simple, ni maniquea, como algunos políticos nos quieren hacer creer.

Hace poco más de un año, en el marco de los festejos por el Bicentenario de la Independencia de México, Fomento Cultural Grupo Salinas, The Hispanic Society of America (HSA) y el Museo Franz Mayer decidieron reunir sus colecciones con el propósito de ofrecer una perspectiva original y fresca de la historia de nuestro país.

El producto de esta colaboración fue una exposición a la que denominamos, “El criollo en su reflejo”. Esta exitosa iniciativa además tuvo el mérito de estrechar los lazos culturales entre México y Estados Unidos.

De hecho hace un mes, tuvimos la fortuna de llevar este proyecto a Estados Unidos, a través de un libro presentado en la sede en Nueva York de la HSA.

¿Pero quién es el criollo?

El criollo emigró al nuevo continente: ya no es español, pero tampoco es mexicano. Sus recuerdos son españoles, pero sus sueños pertenecen a este continente.

Tal vez, aunque su relación no sea reconocida por la Iglesia, se unirá con una indígena, y sus hijos serán mestizos, la cara del México contemporáneo. La existencia del criollo es en sí misma el resultado de un proceso migratorio, de un fenómeno social que redefine su cultura, crea una nueva manera de vivir y mantiene un nuevo sentido de pertenencia: es la semilla de una nueva nación.

Lo que intentamos reflejar en la exposición, y en el libro que presentamos en la Hispanic Society of America es la realidad cotidiana del criollo: sus costumbres, actividad económica, sus objetos, sus obsesiones.

El criollo no se siente cómodo de estar sujeto a la Corona Española, su identidad será la identidad de una nueva nación.

Su pensamiento es más bien conservador pero se aproxima a lo liberal en lo político, gracias al ideario de la Ilustración. Sus gustos y sus costumbres, que no son más las de un español –y su religión—constituirán la base de las aspiraciones de México. De hecho, muchos de estos elementos se mantienen, 500 años después.

Los invito a realizar una visita virtual a la exposición del criollo en su reflejo, espero que la disfruten.

Considero que si entendemos al criollo, entenderemos parte de quiénes somos. Si logramos entender nuestra identidad, podremos aspirar a construir una mejor nación, para todos los mexicanos de hoy y de mañana.

 

Sitios Relacionados

¿Te gustó este blog? ¡Califícalo!

Total de Votos: 7

Ranking: 4.14

Únete a la conversación


Salvador R.G., DF 20 diciembre, 2011

Señor Salinas: muchas gracias por compartir estas lecciones de historia, hay algún sitio donde se pueda adquirir el libro?

entradas relacionadas

Encuentra tu elemento En memoria de Sir Ken Robinson
Seis reflexiones ante el inicio de la reapertura
Mises en México (1): el comercio es la paz