Alternate Text

Nuestro Templo Mayor

Nuestro Templo Mayor

Ricardo-Salinas-Blog-Nuestro-Templo-Mayor

En Grupo Salinas estamos muy preocupados y ocupados en mejorar la educación en México. Estamos conscientes de los graves problemas que enfrenta la educación básica en nuestro país y todos debemos poner nuestro granito de arena para mejorar su calidad. La clase política nos dice que cada vez se gasta más, pero lo que quisiéramos ver todos son más y mejores resultados.

Ayer, gobierno e iniciativa privada logramos juntos un resultado concreto. Presentamos ocho pantallas interactivas que Grupo Modelo y nuestro grupo de empresas donaron al Museo del Templo Mayor.

Estas pantallas conjugan historia, ciencia y tecnología para aumentar la difusión y acceso a nuestro patrimonio y cultura. Creo firmemente que ver y visitar sitios relevantes del pasado, e interactuar con nuestra historia –no memorizarla, sino vivirla- es parte del camino hacia la educación del futuro, que logre un aprendizaje verdadero. El conocimiento no tiene que ser aburrido, al contrario.

Mi propia experiencia fue definitivamente enriquecedora. El Museo del Templo Mayor es un lugar muy especial que reafirma nuestro orgullo de ser mexicanos. Debo confesar que hacía tiempo no lo visitaba y disfruté hacerlo con mi hijo Ricardo, quien por cierto estaba fascinado. Es realmente un lugar impactante que vale la pena conocer.

Eran las siete de la tarde, acababa de llover y el cielo comenzaba a despejarse. Entré por el Zócalo, el Palacio Nacional estaba iluminado, la Catedral limpia –sólo uno de sus campanarios mantenía andamios- y la plancha del primer cuadro estaba libre de manifestantes, basura y ambulantes. Al fondo, el sonido de unos danzantes para completar la escena. Absolutamente majestuoso.

La entrada al museo enmarcada por la zona arqueológica: losas con historia oliendo a piedra mojada, y finalmente, ya dentro del recinto, la siguiente inscripción de Cantares Mexicanos en el muro:

    Orgullosa de si misma
    Se levanta la Ciudad de México-Tenochtitlán
    Aquí nadie teme a la muerte en la guerra
    Ésta es nuestra gloria.
    Éste es tu mandato.

    ¡Oh, dador de la vida!
    Tenedlo presente, oh príncipes,
    No lo ovideis.

    ¿Quién podrá sitiar a Tenochtitlán?
    ¿Quién podrá conmover los cimientos del cielo?
    Con nuestras flechas, con nuestros escudos,
    Está existiendo la ciudad.
    ¡México – Tenochtitlán subsiste!

Al reflexionar sobre la inscripción, me queda muy clara nuestra absoluta responsabilidad para mantener siempre vigente su significado. Nuestro país y nuestra ciudad, a pesar de sus innumerables problemas, son una belleza, un magnífico legado de historia y una propuesta de futuro que con el trabajo de todos se construye cada día.

En esta época, nuestra guerra es sacar a México adelante; trabajar con nuestras manos (flechas) y mente (escudos) dando todo el esfuerzo, éste es nuestro mandato como mexicanos.

¿Te gustó este blog? ¡Califícalo!

Total de Votos: 10

Ranking: 4.5

Únete a la conversación


victor noe molina miranda, san salvador EL SALVADOR 20 agosto, 2016

Me parece la capital más hermosa que he podido apreciar y sin duda la riqueza cultural es impresionante. Espero que un día tengan un gobernante con raíces autóctonas.

Erendira, México 08 agosto, 2013

Es precioso y maravilloso este pensamiento, ojalá lo pusieran en libros de estudiantes de primarias, secundarias y prepas para que los estudiantes pudieran aprender de estos maravillosos versos, considero que sería un aporte increíble a la cultura de los jóvenes y mexicanos en general conocieran versos tan hermosos como esté.

FJOcampo, Cutzamala de Pinzon 16 diciembre, 2009

Los grandes legados de nuestros ancestros en lugar de encadenarnos al pasado nos deben impulsar con fuerza, y la raza nueva resurgira con orgullo y pujanza par afrontar esta epoca de grandes cambios y retos.

Tezcatlipoca, México DF 20 abril, 2009

Recientemente visité el Museo del Templo Mayor, sabiendo que Grupo Salinas a través de Fomento Cultural GS, decidí ver el funcionamiento de los módulos interactivos y ver que solamente 2 de ellos están en funcionamiento y por lo visto tienen un material interesante y educativo para los niños pero es triste ver el estado en el que se encuentran. Finalmente se donaron al INAH, cuya responsabilidad es mantenerlos en buenas condiciones, pero ¿Fomento Cultural da algún seguimiento?. Lo pienso, ya que el nombre de GS está en ellos y es parte de la imagen que damos.

Arthur, transferencias 08 febrero, 2009

En verdad es fácil hablar de esta situación que nos esta sometiendo, pero no es fácil tomar acción. Historia, ciencia y tecnología para aumentar la difusión es buen proyecto, pero no si nosotros como sociedad lo dejamos de lado, jamás fusionara. De cada uno depende que nuestros niños y jóvenes conozcan y amen la Historia de México para que en un futuro próximo ellos implementan proyectos aun mas ambiciosos con los que México crezca en cultura, tecnología, conocimiento y sobre todo respeto por nuestras culturas.

c0zm0, 04 julio, 2008

Nuestra educación es la mejor arma que podemos tener en este mundo. Nuestras Raices son las que tambien nos pueden mostrar un gran camino hacia el triunfo, asi como nuestros ancestros fueron Grandes Agricultores, Grandes Cientificos y Grandes Arquitectos, nosotros tambien podemos lograr todo lo que identifica a México como un Gran País, un país lleno de talento e inteligencia (siempre en conjunto con muy buenos Valores) Saludos Cordiales

Luis Montoya, 04 julio, 2008

Que tal Sr. Salinas, totalmente de acuerdo con usted, debemos aprender a valorar este pais y a sentir orgullo de ser mexicanos, amar nuestra historia. Coordialmente, Luis E. Montoya Cd. Obregón, Sonora

azael, 01 julio, 2008

ya era hora que hicieran algo para modernizar el asunto. saludos

Hector, 01 julio, 2008

Mientrás más avanza la globalización, un fenómeno imparable, es más importante reafirmar nuestras raíces: debemos tener alas para viajar por el mundo, y raíces para no perder la perspectiva. Saludos,

entradas relacionadas

Encuentra tu elemento En memoria de Sir Ken Robinson
Seis reflexiones ante el inicio de la reapertura
Mises en México (1): el comercio es la paz