Foto RBS

Ricardo Benjamín Salinas Pliego es un empresario mexicano, Fundador y Presidente de Grupo Salinas. Es un hombre cuyas convicciones y pensamiento se reflejan claramente en su obra así como en sus actividades empresariales. Es un hombre de familia, forjado en el valor del trabajo, la tenacidad, el esfuerzo y la pasión para alcanzar los sueños. Se considera un optimista nato.

Contador Público por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, cuenta con una Maestría en negocios por la Universidad de Tulane; sin embargo, no cree que los títulos académicos otorguen conocimiento por encima de la experiencia. Desde muy joven desarrolló su instinto empresarial en diversos negocios. Imposible es una palabra que no está en su diccionario.

Lector apasionado de la historia, sus personajes, el arte, la ciencia, la tecnología así como los negocios y finanzas, gusta de compartir sus intereses y no duda en manifestar su opinión sobre diversos temas de interés, como lo hace regularmente en su blog. Sus ideas las ha expuesto el Foro Económico Mundial de Davos, en The Young President’s Organization, The Economist Mexico Business Roundtable, el Instituto de las Américas, la Cámara de Comercio de los Estados Unidos, UCLA, TED, CAP, The Aspen Institute, The New York Forum, Universidad de Michigan, Universidad de Georgetown y la Escuela de Negocios de Harvard, donde usualmente trata asuntos relacionados con liderazgo, globalización, gobierno corporativo y las oportunidades en la base de la pirámide.

www.ricardosalinas.com
BotonMenú
Ver todas las entradas
Categorías

 

Historia económica: la libertad es el fundamento de la prosperidad

Historia-económica-la-libertad-es-el-fundamento-de-la-prosperidad

Comparto en este espacio mi artículo de opinión publicado en el diario El Financiero.

Una lectura interesante es “A concise economic history of the world”, que nos permite conocer los entornos propicios para generar riqueza y asombrarnos con la determinación del ser humano por vencer cualquier adversidad y crear mejores condiciones de vida.

En el marco de mi interés por generar Prosperidad Incluyente bajo cualquier entorno, la principal contribución de este libro, escrito por Larry Neal y Rondo Cameron, es el estudio de las causas detrás de los momentos de mayor prosperidad en la historia. En pocas palabras, los fundamentos de la creación de riqueza se relacionan directamente con las libertades económicas y la solidez de las instituciones que la propician. Veamos.

Mercantilismo vs. libertad

Comenzaré con el siglo XVI, cuando surgieron dos modelos de desarrollo contrastantes, el mercantilismo en España y una economía abierta y competitiva que adoptaron los Países Bajos.

El mercantilismo promovió una interminable regulación gubernamental en la actividad económica, imposición de aranceles para proteger a los productores de la competencia extranjera y la prohibición de exportar metales preciosos. Este modelo tuvo consecuencias desastrosas de largo alcance en el bienestar de los españoles –por lo que ese país llegó al Siglo XX en la más profunda pobreza que sólo se resolvió al adoptar un modelo de economía abierta.

El mercantilismo tuvo consecuencias desastrosas de largo alcance en el bienestar de España.

En primer lugar, la fuerte cantidad de oro proveniente de sus colonias se tradujo en mayor dinero en circulación, lo que generó inflación. Para controlar este efecto nocivo para el bienestar de la población, la autoridad fijó precios máximos a los granos, lo que a su vez provocó escasez del producto e infinidad de tierras ociosas por la baja rentabilidad para cultivarlas.  Por si fuera poco, en lugar de crear una unión aduanera en su imperio para facilitar el comercio, Carlos V impuso aranceles generalizados, incluso entre Castilla y Aragón, lo que entorpeció el libre flujo de mercancías y afectó el nivel de vida de todos sus habitantes.

Adicionalmente, para financiar los excesivos gastos de la corte y guerras interminables, tanto Carlos V como Felipe II mantuvieron impuestos elevados. No obstante, dado que la recaudación y el oro de las colonias frecuentemente eran insuficientes para financiar sus excesos, la corona española incurría en deuda, que se volvió inmanejable. En 1552, Carlos V suspendió el pago de intereses.  

En contraste, los Países Bajos, con escasez de recursos naturales y con una economía dependiente del comercio internacional, se dedicaron a importar materias primas, sin aranceles, y a transformarlas en productos terminados para ser exportados. Este fue el caso de la compra de lana de Inglaterra y la venta al exterior de sofisticadas prendas de tela. Con ello se desarrollaron diversas industrias que compitieron exitosamente a nivel global.

El sector primario se especializó en productos de mayor valor agregado y alta calidad, como quesos, mantequillas y arenques procesados y fue el más productivo del continente. Los Países Bajos también se beneficiaron de la migración, ya que se admitió a trabajadores calificados, entre ellos judíos de España y Portugal y protestantes de Francia, que agregaron valor y encontraron plena tolerancia religiosa. En ese entorno de libertades, esta región del mundo logró una prosperidad envidiable y niveles de bienestar superiores al resto de Europa.

En ese entorno de libertades, los Países Bajos lograron una prosperidad envidiable y niveles de bienestar superiores al resto de Europa.

La Revolución Industrial

Encontramos otro episodio de gran dinamismo a partir del siglo XVII en Gran Bretaña, cuando el parlamento limitó la influencia de la monarquía en la economía y tomó el control de las finanzas públicas, con un sistema fiscal acotado y con menor burocracia. En este contexto, los emprendedores británicos tuvieron mayor libertad de acción, lo que propició la Revolución Industrial.

La productividad rural creció con mejores fertilizantes y la introducción de nuevas técnicas de cultivo, lo que fortaleció los ingresos de los campesinos y permitió generar más alimentos con menos personal ocupado. Ello propició la migración a las ciudades, en donde la gente pudo dedicarse a las manufacturas. Esta industria a su vez encontró mercados para colocar sus productos entre agricultores más prósperos.

La necesidad de transportar mercancías de mayor tamaño, de manera económica y confiable, fue un incentivo para impulsar la eficiencia de la máquina de vapor de James Watt. En 1830 se abrió la primera ruta ferroviaria entre Liverpool y Manchester. Al extenderse geográficamente, el ferrocarril promovió industrias como la del acero, madera o materiales de construcción, que a su vez propiciaron nuevas actividades, en un círculo virtuoso de prosperidad.

Se ha discutido mucho acerca de los efectos sociales adversos de esta época, en particular sobre el trabajo de mujeres y niños en la industria, sin embargo, los autores aclaran que se trataba de una práctica añeja en el medio agrícola, que la industria simplemente adoptó ─y que eventualmente se eliminó─. También han sido motivo de discusión las condiciones insalubres y de hacinamiento en las nuevas ciudades, en donde tuvo mucho que ver la falta de planeación de las zonas urbanas ante su rápido crecimiento ─entonces no existía el concepto moderno de planeación urbana.

Lo cierto es que la mayor productividad del trabajo, a partir de los avances tecnológicos, propició un incremento gradual en los salarios y una mejora en el bienestar de amplios segmentos de la clase trabajadora en Gran Bretaña durante todo un siglo, entre 1750 y 1850.

La mayor productividad del trabajo, a partir de los avances tecnológicos, propició una mejora en el bienestar de amplios segmentos de la clase trabajadora.

El entorno legal que construyó la modernidad

El progreso requirió un marco institucional propicio para la creación de riqueza y un elemento fundamental fue la Common Law británica, que protegió la propiedad privada frente a los intereses de la Corona.

Por su parte, la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, derivada de la Revolución Francesa, proclamó como derechos naturales del hombre la libertad, la propiedad, la seguridad y la resistencia a la opresión.

Finalmente, los Códigos Napoleónicos de principios del siglo XIX defendieron la igualdad ante la ley, el estado laico, autorizaron el cobro de intereses en los créditos y dieron lugar a la sociedad anónima.

En un marco similar de libertades, derivado de su Declaración de Independencia, EE.UU. también experimentó un extraordinario crecimiento económico a partir el siglo XIX.

Un ejemplo más de prosperidad ha sido la Unión Europea, que comenzó a gestarse en 1950 y que con el tiempo permitió que mercados crecientes, derivados del libre comercio, generaran mayor especialización y competencia, lo que impulsó los niveles de vida de los europeos –al menos hasta la crisis de 2010, cuyas secuelas permanecen.

En resumen: la libertad es el fundamento de la prosperidad

Para terminar, no debemos olvidar el notable caso de destrucción de valor en la Unión Soviética.  A partir de su creación en 1922, el mercado fue sustituido por planes centrales en los que la burocracia determinó cómo resolver los complejos problemas que representa determinar la producción, distribución y consumo de manera eficiente. La planeación central se realizó sin importar los costos y beneficios de los proyectos, su rentabilidad, ni las preferencias de los consumidores o los intereses de los trabajadores.

Esto causó una creciente ineficiencia, desperdicio de recursos, destrucción de riqueza y, naturalmente, un progresivo malestar social. En el campo, por ejemplo, las granjas colectivas no ofrecían incentivos suficientes a los agricultores para alcanzar las metas de producción. De hecho, en la década de los 60, la URSS se convirtió en importador de granos.

Cuando Mikhail Gorbachev tomó las riendas del país en 1985, la economía se encontraba en una profunda recesión que alcanzaba a varias ramas industriales y agrícolas, con un grave rezago tecnológico, lo que constituyó uno de los factores que propiciaron el colapso de la URSS en 1991.

A través de la historia, es clara la correlación entre libertad económica, las instituciones que la impulsan y el progreso de los países y el bienestar de su población: la innovación es hija de la libertad , especialmente en los momentos más adversos de la historia.

A través de la historia, es clara la correlación entre libertad económica, las instituciones que la impulsan y el progreso de los países.

La enorme y creciente prosperidad que la humanidad ha vivido en los últimos 300 años es producto de la constante innovación, que a su vez es impulsada por la libre competencia. De manera que: libertad, innovación y competencia es la fórmula de la prosperidad. Hoy más que nunca es fundamental tomar esto en cuenta: la inventiva humana es capaz de resolver cualquier adversidad.

Entradas Relacionadas:
Comentarios [8]
Comentar

Comentarios (8)

Mostrar/Ocultar reglas para comentar

¿Estás de acuerdo con las reglas de publicación?

Nombre
 
Dirección de Correo Electrónico
 
Ubicación
 
Su comentario
 

21.mayo.20
Ana Delia, Tlaxcala:

La prosperidad como la innovación son de suma importancia, ya que sirve para los nuevos cambios a los que nos estamos enfrentando.

21.mayo.20
Eduardo Camacho, Cd, Cuauhtemoc Chih:

Buena aportación, ya que buscamos la prosperidad y adaptación a los nuevos cambios.

30.abril.20
MARIANO DE JESUS REYES GARDUÑO, VERACRUZ MX:

Sin duda alguna una visión muy extensa, que a la vez simplifica y ejemplifica muy bien los métodos clave para mejorar la calidad de vida, ya sea a gran o pequeña escala. Al final, sea un país o una persona, lo que todos buscamos es la libertad y prosperidad, las cuales se pueden alcanzar siempre teniendo en cuenta la innovación, que también se refiere a realizar cambios para adaptarnos al nuevo entorno.

22.abril.20
Juan Ramón Mayoral García, Guadalajara MX:

Me parece muy interesante esta aportación sobre la relación existente entre la libertad, innovación y la prosperidad. Pero en mi opinión, le agregaría un factor más: la LOGÍSTICA. Cuando la libertad nos permite innovar, ésta generará prosperidad sí y solo sí mejora la logística. ¿Qué pasaría si México tuviese como objetivo mejorar la logística? Al decir México, me refiero a todo, iniciando con la educación, cómo aprender más con menos. Y no me refiero a austeridad, sino a enfocar la innovación en mejorar esa logística. Si se revisa la historia de las grandes empresas del mundo, la prosperidad les llegó porque mejoraron esa logística. Solo imaginemos y tomemos este blog como ejemplo. ¿Se imaginan a Grupo Salinas en la casa de cada uno de nosotros? ¿O se imaginan al señor que vende paletas que tuviese una logística tal que su producto llegara a cualquier persona? Un último ejemplo de prosperidad: Amazon, sólo hace una muy buena logística. ¿Cómo salir de esta crisis de salud, que va de la mano económica, innovando en la logística? Una cura rápida o muy buenos filtros, para que quien enferme se recupere rápidamente y los no enfermos no se contagien y no afecten la economía. Felicidades por este blog. Saludos.

20.abril.20
Oscar Mendoza, México:

Recordemos que existen varias fórmulas para obtener y generar la prosperidad de alguna empresa, región o país. La publicación de este blog nos remite hasta antes de la Revolución Industrial, donde hace un comparativo del sistema económico y comercial del mercantilismo adoptado en esa época en España y el poco o nulo éxito, ya que existían diversas limitantes por parte del gobierno de esa época, a diferencia de los países bajos que tenían libertad comercial que compraban materia prima y la convertían en productos terminados, como derivados de la leche, como quesos, crema ácida, etc. Y exportaban a otros países logrando una prosperidad importante. La libertad comercial, económica, financiera permite desarrollar la capacidad de generar prosperidad y riqueza en las empresas de un país, así como genera empleos y mejora el sistema económico, comercial y social de la población en alguna región o nación. Estamos viviendo una etapa de globalización en diferentes ámbitos como el económico, comercial, social, tecnológico, industrial, en comunicaciones, en materia política, y para que haya un desarrollo integral en las empresas del mundo y como consecuencia en todos los países se debe de contar con una política económica basada el la libertad comercial para garantizar la prosperidad. Excelente información en el blog, felicidades.

05.abril.20
Luis Antonio Gutiérrez Camarena, Elektra Mega Paseo Alcalde:

Me parece interesante y de gran valor las aportaciones y mejor aún, que tengamos tan fácil acceso al aprendizaje que este tipo de opiniones deja en la gente interesada en aprender, conocer y crecer. Mis pregunta es, ante el lento y heterogéneo desarrollo económico de México, ¿cuál es la postura más correcta, como grupo y como individuo, ante los gobiernos y ante una clase política que se enriquece a costa de frenar el crecimiento económico del país? Gracias. Me gustaría leer sus opiniones sobre la historia económica de México.

27.marzo.20
José Luis Alvarado , Puebla- Méx. :

Integrar elementos como libertad, innovación y competencia dentro de la fórmula para generar prosperidad es interesante e indudablemente genera riqueza en una economía y mejora las condiciones de vida. El modelo económico en la URSS antes de 1991 claramente no integró estos elementos. lo cual valida aún más esta triada como generadora de progreso. Mi pregunta sería: en el caso de la economía mexicana, ¿qué elemento se agregó o ignoró en esta fórmula para llegar al punto donde hoy se encuentra la economía mexicana? Donde el generar riqueza y mejorar las condiciones de vida de las personas, no se ha dado de una manera uniforme.

24.marzo.20
Rodolfo Rojas, Tlaxcala:

Me parece muy acertada su visión: sin libertad no hay innovación, no hay prosperidad, no hay nada. La historia lo demuestra, sin embargo, pareciera que nos gusta tropezar con la misma piedra. Interesante artículo para reflexionar en estos tiempos en los que se ciernen serias amenazas sobre el bienestar del mundo. Debemos tenerlo en cuenta para cuando pase la emergencia sanitaria y sea el momento de impulsar la economía que, por lo que pronostican muchos analistas, se verá seriamente afectada.

CERRAR

Enviar