Foto RBS

Ricardo Benjamín Salinas Pliego es un empresario mexicano, Fundador y Presidente de Grupo Salinas. Es un hombre cuyas convicciones y pensamiento se reflejan claramente en su obra así como en sus actividades empresariales. Es un hombre de familia, forjado en el valor del trabajo, la tenacidad, el esfuerzo y la pasión para alcanzar los sueños. Se considera un optimista nato.

Contador Público por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, cuenta con una Maestría en negocios por la Universidad de Tulane; sin embargo, no cree que los títulos académicos otorguen conocimiento por encima de la experiencia. Desde muy joven desarrolló su instinto empresarial en diversos negocios. Imposible es una palabra que no está en su diccionario.

Lector apasionado de la historia, sus personajes, el arte, la ciencia, la tecnología así como los negocios y finanzas, gusta de compartir sus intereses y no duda en manifestar su opinión sobre diversos temas de interés, como lo hace regularmente en su blog. Sus ideas las ha expuesto el Foro Económico Mundial de Davos, en The Young President’s Organization, The Economist Mexico Business Roundtable, el Instituto de las Américas, la Cámara de Comercio de los Estados Unidos, UCLA, TED, CAP, The Aspen Institute, The New York Forum, Universidad de Michigan, Universidad de Georgetown y la Escuela de Negocios de Harvard, donde usualmente trata asuntos relacionados con liderazgo, globalización, gobierno corporativo y las oportunidades en la base de la pirámide.

www.ricardosalinas.com
BotonMenú
Ver todas las entradas
Categorías

 

La respuesta liberal

La-respuesta-liberal

“La libertad no hace felices a los hombres, los hace simplemente hombres.”

Manuel Azaña

Comparto en este espacio mi artículo de opinión publicado en los diarios El Financiero y El Horizonte.

Arte & Cultura Grupo Salinas, en colaboración con El Equilibrista, recientemente publicó el libro “La respuesta liberal”, una colección de ensayos de grandes pensadores como Daniel Cosío Villegas, Octavio Paz, John K. Galbraith, Isaiah Berlin, Gabriel Zaid o Daniel Bell.

Como bien expresa Sergio Vela, Arte & Cultura Grupo Salinas parte de la famosa premisa de la Secesión Vienesa: “A cada tiempo, su arte y a cada arte, su libertad”. En la nota del editor se destaca que “esta reunión de ensayos nace de una situación emergente: el rápido ascenso de los autoritarismos en distintas regiones del mundo”, incluyendo, desde mi punto de vista, a democracias muy consolidadas como la de nuestros vecinos del norte. Se trata de una propuesta ante una coyuntura global incierta y cargada de interrogantes que siempre encontrarán una guía en la respuesta liberal.

Así como esta antología, el pensamiento liberal es muy diverso, pero en su pluralidad nos plantea una respuesta clara a cuestiones muy complejas: en la duda, la libertad.

Hace unos años tuve el honor de escuchar al doctor Ulrich Wacker, director en Jerusalén de la fundación liberal Friedrich Naumann, quien detalló con gran meticulosidad las siete tesis concretas de la libertad. Por su enorme relevancia para nuestra realidad actual, me gustaría compartir algunas de estas ideas de manera resumida.

La primera es: la libertad es el derecho fundamental del hombre y tiene sus límites en la libertad del prójimo.

La libertad es del derecho fundamental del hombre.

La segunda nos dice que la libertad respeta siempre las pertenencias del hombre. Una persona debe ser libre para decidir sobre aquello que adquirió con su propio esfuerzo.

La tercera habla de que la libertad requiere de derecho. El derecho es la condición para que ningún hombre abuse de su libertad con el fin de dañar la libertad de otros.

En la cuarta, destaca que la libertad promueve la formación de los hombres. Los individuos únicamente pueden desarrollarse en libertad. Sólo de esta manera, pueden acercarse al ideal del ciudadano independiente y consciente de sí mismo.

La libertad hace posible una mejor sociedad, nos dice en la quinta tesis. Representa un mandamiento moral que plantea el respeto al prójimo como persona única. Al mismo tiempo construye las bases para una sociedad próspera y pacífica.

En la sexta, apunta que la libertad es la base del bienestar de una sociedad. Sólo donde las personas actúan entre sí libremente y sin abusar de su posición, llegarán al equilibrio de sus intereses.

Concluye con la idea de que la libertad une al mundo, permite la convivencia y la cooperación fructífera entre personas muy diferentes. El ideal mayor de la libertad es convertirnos a todos en ciudadanos del mundo.

El ideal mayor de la libertad es convertirnos a todos en ciudadanos del mundo.

Agregaría que la libertad nos hace humanos. Tenemos el don de cambiar y decidir nuestras acciones. Esa es nuestra naturaleza y por ello las violaciones a las libertades individuales nos duelen: quienes las cometen destruyen nuestra esencia.

Es muy fácil saber cuando un gobierno viola descaradamente nuestra libertad y nos esclaviza. Pero es mucho más complejo percibir el robo gradual de la libertad. Por eso, quizá, hay gobiernos alrededor del mundo que han optado por erosionarla poco a poco. Esos gobiernos tienen la esperanza de que, como una rana en una olla de agua sobre el fuego que calienta gradualmente, nos quedemos dormidos y no hagamos nada por defender nuestra libertad, hasta que sea demasiado tarde.

En las páginas de “La respuesta liberal” encontrarás valiosas reflexiones sobre la libertad. Es muy importante apoyar la discusión abierta y franca sobre este valor del ser humano. Las libertades son nuestra esencia: la historia nos dice que debemos entenderlas y construirlas.

Entradas Relacionadas:
Comentarios [0]
Comentar

Comentarios (0)

Mostrar/Ocultar reglas para comentar

¿Estás de acuerdo con las reglas de publicación?

Nombre
 
Dirección de Correo Electrónico
 
Ubicación
 
Su comentario
 
CERRAR

Enviar