Ricardo Salinas Pliego

Ricardo Salinas Pliego es un empresario mexicano, Fundador y Presidente de Grupo Salinas. Es un hombre cuyas convicciones y pensamiento se reflejan claramente en su obra así como en sus actividades empresariales. Es un hombre de familia, forjado en el valor del trabajo, la tenacidad, el esfuerzo y la pasión para alcanzar los sueños. Se considera un optimista nato.
"Tenemos la obligación de imaginar un mejor futuro y después buscar la forma de llegar a él."
  • Oficinas Corporativas Grupo Elektra.
    Oficinas Corporativas Grupo Elektra.
  • Instalaciones de TV Azteca.
    Instalaciones de TV Azteca.
  • Sucursal de Iusacell.
    Sucursal de Iusacell.
  • Sucursal de Banco Azteca.
    Sucursal de Banco Azteca.
  • Sucursal de Salinas y Rocha.
    Sucursal de Salinas y Rocha.
¿Quién es Ricardo Salinas?

Biografía

Versión corta

La historia de Grupo Salinas sin duda se ha visto influida por la tenacidad, esfuerzo y pasión que, de generación en generación, ha heredado.

Ricardo Benjamín Salinas Pliego (RBS) es también heredero de esta tradición, que aprendió muy pronto en su vida: “Me lanzaron a tierna edad, tenía como unos 8 ó 9 años. Un día estábamos en mi casa, en la tarde y llegó un enjambre de abejas y se posó en el árbol. Entonces, mi tío Guillermo tomó una caja de cartón, pescó las abejas y luego compró una caja de panal. Al rato teníamos un panal y daba miel, después ya eran varios. Dijo bueno, ¿qué hacemos con tanta miel? Pues hay que venderla’. Allí anduve por la colonia con mi carrito, vendiendo miel. Mi papá me hizo unas tarjetas: ‘Vendo miel pura’ y puso allí mi foto. Me daba mucha pena al principio, pero creo que fue una experiencia muy formativa porque finalmente tienes que salir, pero es un esfuerzo importante. Es una experiencia que tengo muy grabada, después las demás aventuras son más de lo mismo: te tienes que lanzar con una idea y persistir, algunas funcionan y otras no. Unas se quedan sobre el camino, y otras tienen éxito…”

Ricardo Benjamín Salinas Pliego es Contador Público por el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM). Finalizó su maestría en Negocios por la Universidad de Tulane, y en 1981 se incorporó a Elektra como Gerente de Importaciones. Aprendió todos los aspectos del negocio cuando la empresa se encontraba en una grave situación financiera derivada de la sucesión devaluatoria de los años ochenta. Antes de tomar las riendas de la empresa familiar en 1987, Ricardo Salinas probó su suerte en otros negocios: abrió un restaurante en la ciudad de Monterrey, instaló antenas parabólicas por su cuenta propia, e incluso vendió sistemas de comunicación multilínea a través de una empresa propia.

Sucesión y Reestructura de Elektra

En 1987, a la edad de 57 años, don Hugo Salinas Price anunció su retiro y designó a su hijo Ricardo como Director General de Grupo Elektra. El estilo del padre y el del hijo contrastaban. Mientras que Don Hugo fue siempre diplomático, Ricardo tuvo un tono directo que algunos consideraron un tanto rudo. Ante la incertidumbre provocada por la transición de padre a hijo, muchos fueron los que dejaron la empresa, y otros decidieron quedarse para iniciar la aventura de su vida.

En medio de una grave crisis económica y ante la posibilidad de quiebra del negocio, Ricardo B. Salinas reestructuró a fondo las operaciones de Elektra bajo tres líneas: ventas estrictamente en efectivo, mantener bajos márgenes y reducción de la oferta de productos. La decisión más difícil fue cancelar el programa de crédito al consumo, el alma misma del negocio, que había prosperado al hacer accesibles productos que de otra forma resultaban inalcanzables para los segmentos de bajos ingresos de la población.

Una línea de más de 2,000 productos se redujo a tan sólo 300 unidades de inventario. Elektra regresó a sus productos básicos: muebles, línea blanca y electrónica y se enfocó en abastecer estos 300 tipos de bienes a tiempo, mediante la adopción de un modelo de alta rotación a bajo precio basado en los cobros en efectivo. Este modelo de negocios cambió radicalmente a la empresa que, de forma lenta pero sostenida, retornó a la rentabilidad.

Una vez que la empresa fue rentable, Ricardo B. Salinas buscó la expansión y para lograrlo, diseñó un nuevo formato de tienda: más pequeña que la tradicional, que habría de operar en espacios rentados; es decir, bajo un cauteloso formato con el objetivo de optimizar la viabilidad de la empresa.

Otro de los retos de la empresa fue el mejoramiento de los sistemas de información. Ricardo Salinas sugirió programar una computadora Apple II-e para llevar a cabo esa tarea pero pronto descubrió que el equipo no estaba diseñado para ella, por lo que hizo traducir todos los programas al sistema operativo de PC de IBM.

Bajo este sistema, la empresa fue capaz de obtener, por primera vez en su historia, información diaria sobre las ventas, los inventarios y la situación financiera, lo que le posibilitó emprender una expansión inteligente. Al llegar la década de los noventa, Elektra había retomado su programa de crédito al mismo tiempo que alcanzado la rentabilidad y el crecimiento necesario para estar en condiciones de adquirir Salinas y Rocha, el origen de Grupo Salinas y uno de los competidores más formidables de la empresa entre los años sesenta y ochenta.

Se rompe el monopolio de la Televisión

En 1993 un grupo de inversionistas encabezados por Ricardo B. Salinas adquirió el paquete de medios del Gobierno Federal por un valor total de US$643 millones, casi US$250 millones más que el siguiente licitador. Al adquirir TV Azteca, Salinas Pliego no contaba con ninguna experiencia en televisión, circunstancia que se agravaba por el hecho de que la empresa tenía una pobre cobertura en el territorio nacional, que representaba una cartera de menos de veinte clientes, una escasa producción y un equipo obsoleto. Sin embargo, con estos recursos la empresa debía competir con Televisa, en aquel entonces, monopolio de la televisión mexicana.

A lo largo de siete años, Ricardo B. Salinas se concentró totalmente en la administración de TV Azteca, mientras que un equipo encabezado por Pedro Padilla y Luis J. Echarte tomó las riendas de Grupo Elektra. Gracias a la ruptura de varios paradigmas de la industria, en pocos años TV Azteca logró capturar el 40% de la audiencia y el 30% del mercado televisivo en México, fracturando exitosamente el vasto dominio del cual Televisa gozó durante años.

Bajo su liderazgo, TV Azteca lanzó algunos de los programas más exitosos de la oferta televisiva en México como "Ventaneando" y el noticiero "Hechos Noche". También produjo algunas de las telenovelas de mayor audiencia en el país como: "Nada Personal", "Al Norte del Corazón", "La Chacala" y "Mirada de Mujer". Actualmente, TV Azteca exporta su programación a más de 90 países. Para el año 2000, TV Azteca ya había consolidado su posición, convirtiéndose en el segundo productor de contenido en español más grande del mundo. Por su parte, Grupo Elektra se consolidó como la empresa de comercio especializado y crédito al consumo más importante de América Latina.

En julio de 2001, Salinas Pliego lanzó la señal piloto de Azteca America en la ciudad de Los Ángeles, y siete meses después, arrancó oficialmente la cadena en Reno, Houston, San Francisco y Sacramento, cubriendo con ello el 26% del mercado hispano. Hoy, Azteca America tiene presencia en más de 60 mercados de los Estados Unidos, donde habita el 90% de la población hispana de ese país, contando con más de 200 clientes a nivel nacional y ha sido reconocida por Nielsen como una cadena de cobertura nacional.

Telecomunicaciones Accesibles

Desde 1981, Ricardo Salinas Pliego puso en marcha un pequeño negocio de antenas parabólicas, siendo su primera experiencia en el entorno de las comunicaciones. Su segunda incursión, mientras fungía como Gerente Comercial de Elektra, fue la distribución de conmutadores y sistemas de comunicación multilínea para empresas, convirtiéndose en el inicio de Telecomunicaciones Elektra: Telektra.

Para 1987, Ricardo Salinas participó en una subasta de espectro para dar servicios de telefonía celular. No ganó pero a cambió recibió una concesión para dar servicios de comunicación troncal inalámbrica, conformando Radiocel. Radiocel fue vendida posteriormente y sirvió de base para lo que se constituiría como Nextel, pero al obtener frecuencias para dar servicios de ‘paging’ (mensajes electrónicos) surgió Biper, que después llegaría a convertirse en Movil@ccess.

La visión de Ricardo Salinas fue otorgar servicios básicos de comunicación con la mejor calidad a precios accesibles y así es como en 1998, adquirió a través de subasta pública, una cantidad importante de licencias del espectro radioeléctrico para otorgar servicios PCS y WLL, que fueron la plataforma para la conformación de dos empresas más: Unefon y Telecosmo.

Telecosmo fue el primer proveedor de acceso a Internet de banda ancha en México (la empresa fue posteriormente vendida) y Unefon revolucionó el mercado doméstico de telecomunicaciones al ofrecer una tarifa de $1 peso el minuto, 80% inferior a la tarifa de prepago prevaleciente durante muchos años. Unefon batió un récord internacional al convertirse en la primera empresa de telecomunicaciones en alcanzar el equilibrio en flujo de efectivo operativo en tan sólo tres años de operación.

En 2003, Ricardo Salinas, a través de Movil@ccess, adquirió el 75% del capital accionario de Grupo Iusacell de manos de Verizon y Vodafone, dos de las empresas de telefonía celular más importantes del mundo. Esta operación fue calificada como la "Compra del Año" por la revista de negocios Expansión. En tres años, gracias a las estrategias de Ricardo Salinas, Grupo Iusacell pudo emerger de un proceso de quiebra. En 2007, Unefon se fusionó a Grupo Iusacell, con lo que la empresa se convirtió en el único proveedor de servicios de telecomunicación inalámbrica de tercera generación (3G) en México.

La compañía tiene cobertura nacional y a través de sus marcas, Iusacell y Unefon, brinda a millones de usuarios una amplia gama de servicios y aplicaciones multimedia, convirtiendo al teléfono celular en un eficiente medio de transmisión de datos y servicios de valor agregado, además de voz. A través de Totalplay, Grupo Iusacell también ofrece el servicio más innovador en materia de Internet, televisión y telefonía, tanto móvil como fija, utilizando por primera vez en México la fibra óptica directamente hasta el hogar.

Servicios Financieros

Históricamente, uno de los pilares del crecimiento de Grupo Elektra ha sido la oferta de financiamiento a los segmentos de la población que no son normalmente considerados "sujetos de crédito". En octubre de 2002, Grupo Elektra recibió la primera licencia bancaria otorgada en diez años, con la cual se fundó Banco Azteca.

Los analistas financieros internacionales dudaban de la viabilidad de un negocio enfocado en los segmentos socioeconómicos inferiores, por lo que Moody’s disminuyó la calificación crediticia de Grupo Elektra al publicarse la noticia del otorgamiento de la licencia bancaria. En un hecho sin precedentes, Grupo Salinas se convirtió en la primera empresa latinoamericana en refutar puntualmente cada uno de los argumentos de una calificadora internacional, de acuerdo con el estilo del líder de Grupo Salinas y quien a la vuelta de los años, ha probado que los escépticos estaban equivocados en ésta y muchas otras iniciativas más.

En la actualidad Banco Azteca México cuenta con más de 13.7 millones de cuentas de captación, 12.5 millones de acreditados y activos por más de US$5,500 millones. Por otro lado, Banco Azteca ha extendido su alcance a  más de 6,800 puntos de venta distribuidos en tiendas del grupo, tiendas de servicios financieros y canales de terceros en México, Brasil, Guatemala, El Salvador, Honduras, Panamá y Perú.

Además Ricardo Salinas obtuvo dos licencias financieras por parte del gobierno federal: una para la operación de una compañía de seguros y la otra para una Afore. Así surgen Seguros Azteca y Afore Azteca, negocios que operan bajo la premisa de hacer accesibles a toda la población productos financieros de primer orden bajo un esquema de bajas comisiones. Seguros Azteca gestiona los ramos de vida y daños. Afore Azteca, por su parte, administra fondos para el retiro.

Amor por México

Ricardo Salinas considera que el acceso al capital, la educación y la disponibilidad de las tecnologías de información a precios accesibles son la clave de la consolidación de una clase media. En 1997 creó Fundación Azteca, orientada a mejorar a la sociedad, al proveer a las organizaciones sin fines de lucro de las herramientas para mejorar la salud, los servicios educativos, así como la protección del medio ambiente. De este modo Fundación Azteca ha tocado millones de vidas.

Hacia el año 2005, Salinas Pliego supervisó el lanzamiento de Fundación Azteca America, organización hermana de Fundación Azteca, comprometida con el bienestar de la Comunidad Hispana en Estados Unidos por lo que funge como un enlace a nivel nacional entre donadores y fundaciones hispanas.

En 2005, Ricardo Salinas creó el programa emprendedor Azteca y su organización paralela, la Asociación del Empresario Azteca (ASMAZ) que tienen como objetivo aprovechar la experiencia administrativa, capacidad financiera, fuerza de mercado, poder de compra y la extensa red de distribución de las compañías de Grupo Salinas para ofrecer capacitación, consultoría, financiamiento, proveeduría de equipo y otros recursos que contribuyan con la creación y el crecimiento de pequeños negocios y colaboren asimismo con la cimentación de la economía mexicana.

En 2009 Ricardo Salinas lanza el proyecto Esperanza Azteca, un proyecto social operado por Fundación Azteca en colaboración con instituciones públicas y privadas. Su objetivo es contribuir a la formación de mejores seres humanos a través de la música. Más que formar músicos, Esperanza Azteca brinda a niños y adolescentes de escasos recursos la oportunidad de desarrollar los más altos valores humanos: trabajo en equipo, orientación al logro y la excelencia, sensibilidad a la creación y experiencia estética del hombre, esfuerzo y disciplina, diversidad e identidad cultural, a través de la enseñanza y la práctica de la música sinfónica y coral. Hoy, más de 10,000 niños forman parte de este proyecto.

Ricardo Salinas considera que la gente no desea recibir ayuda sino oportunidades. La gente está ávida de tener trabajo y ser productiva para su comunidad y su familia. Es por ello que este líder empresarial mexicano apuesta en proyectos productivos y generadores de oportunidades. Él ha transformado el mundo de los negocios, asumiendo riesgos que otros han considerado excesivos porque está dispuesto a romper paradigmas. Rechaza un NO cuando en el fondo sabe que la respuesta debe ser un SÍ.