Foto RBS

Ricardo Benjamín Salinas Pliego es un empresario mexicano, Fundador y Presidente de Grupo Salinas. Es un hombre cuyas convicciones y pensamiento se reflejan claramente en su obra así como en sus actividades empresariales. Es un hombre de familia, forjado en el valor del trabajo, la tenacidad, el esfuerzo y la pasión para alcanzar los sueños. Se considera un optimista nato.

Contador Público por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, cuenta con una Maestría en negocios por la Universidad de Tulane; sin embargo, no cree que los títulos académicos otorguen conocimiento por encima de la experiencia. Desde muy joven desarrolló su instinto empresarial en diversos negocios. Imposible es una palabra que no está en su diccionario.

Lector apasionado de la historia, sus personajes, el arte, la ciencia, la tecnología así como los negocios y finanzas, gusta de compartir sus intereses y no duda en manifestar su opinión sobre diversos temas de interés, como lo hace regularmente en su blog. Sus ideas las ha expuesto el Foro Económico Mundial de Davos, en The Young President’s Organization, The Economist Mexico Business Roundtable, el Instituto de las Américas, la Cámara de Comercio de los Estados Unidos, UCLA, TED, CAP, The Aspen Institute, The New York Forum, Universidad de Michigan, Universidad de Georgetown y la Escuela de Negocios de Harvard, donde usualmente trata asuntos relacionados con liderazgo, globalización, gobierno corporativo y las oportunidades en la base de la pirámide.

www.ricardosalinas.com
BotonMenú
@ricardosalinas
Ver todas las entradas
Categories

 

Von Mises in Mexico (1): Trade is Peace

Von Mises in Mexico (1): Trade is Peace

"Evil men will always exist; however, it is important to create an economic order in which their power to do harm is reduced to a minimum." – Ludwig von Mises

In 1942, Ludwig von Mises published a visionary article in the Mexican journal Cuadernos Americanos, whose lessons, unfortunately, are ignored by most of today’s governing politicians.

At the height of World War II, the world witnessed the most formidable power of destruction that human beings are capable of. In his essay, Mises expressed his wish that "one day, this terrible war will end and people will once again be able to dedicate themselves to the tasks of peace. Then, the production of arms and other criminal instruments will be replaced by goods for the consumption of men, women, and children.”

In his writing, Mises explained that the main reason for this terrible conflict was the economic nationalism practiced with great enthusiasm by the governments of various nations during the 1930s, as a false solution to the Great Depression that was triggered by the 1929 stock market crash.

In that decade, many governments felt that the interests of their respective nations would be served by pursuing all or some of the following policies: (1) prohibiting imports of foreign products; (2) restricting immigration; or, (3) expropriating, in whole or in part, the capital of foreigners living within that country. Unfortunately, Mexico was no exception.

In the end, these policies turned out to be a great fraud. Mises reminded us that restrictions on international trade eventually lead to a weakening in labor productivity and, therefore, in the population’s living conditions. Furthermore, it must be emphatically stressed that all trade is conducted between individuals— people who freely choose what suits them— and any interference by governments is an attack on individual freedom.

Restrictions on international trade eventually lead to a weakening in labor productivity and, therefore, in the population’s living conditions.

The irrational economic antagonism of protectionism gradually pushed the world into World War II because trade restrictions eliminated the incentive for cooperation that nations and individuals who trade with each other naturally adhere to. Moreover, when this fallacious thinking spreads throughout the world, industrialized countries are unable to export their value-added products, which in turn prevents them from accessing the foreign exchange needed to acquire the raw materials they need. This pushes nations toward the militarily invasion of countries that have basic resources and, lacking an industrial base, will be unable to defend themselves.

In a world where protectionism prevails, any small but resource-rich nation is exposed to a serious danger of invasion and industrialized countries will seek to "arm themselves to the teeth" to ensure "their natural right" to obtain basic production inputs.

In contrast, in a world where free trade prevails, raw materials can be freely obtained on international markets, eliminating the need to use military force to acquire them. Therefore, as citizens we have a moral duty to denounce protectionism and economic nationalism in all its forms.

In a world where free trade prevails, raw materials can be freely obtained on international markets, eliminating the need to use military force to acquire them.

A few months ago, at the Alamos Alliance forum, Deirdre McCloskey commented that people think the economy is a zero-sum game, if you get better, I get worse. Populism incorporates this way of thinking. Populists, who do not understand how the economy works, take measures that always show results that are the opposite of what they pretend to offer.

McCloskey argues that “liberalism is the opposite of populism. It led to innovation and a dramatic expansion of the economy and a reduction in poverty... Instead of policy based on envy, which is the basic instrument of populism, we have begun to admire progress. This is the result of free societies.”

After the end of World War II, the European nations understood this lesson, and in 1957 signed the Treaty of Rome, which was the precursor of what is today the European Union, and led to a surge in support for free trade.

Experts now believe that the conflicts between India and Pakistan, or between China and Japan, or China and Taiwan, will be resolved to the extent that these nations ensure their well-being through free trade. In Europe, it is quite clear that maintaining peace in Northern Ireland requires a free flow of goods and people across its border with the Republic of Ireland.

However, with the 21st century well underway, we see that the lessons of World War II were forgotten by many populist politicians on both the left and right wings of the political spectrum. Instead, they push for some combination of the three policies that led the world to war. They forget that trade is peace.

Related Posts:
Comments (8)
Comentar

Comments (8)

Show / Hide Rules to comment

Do you agree with the publication rules?

Name
 
E-mail address
 
Location
 
Comments
 

24.September.18
Victor Humberto Giles Fierro, Toluca, México:

Casi todo en la vida es comercio, donde la libre competencia, la innovación y la calidad generan la mejora continua en productos y servicios para el consumidor final. Con ello, éste decide a quien comprar. En éste proceso, ¿en qué parte intervienen los gobiernos? Debieran garantizar la competencia en igualdad de condiciones y la certidumbre en su política. Saludos.

18.June.18
Alejandra Ibarguengoitia , Montes Urales 450:

Extraordinario artículo. La libertad como camino de plenitud en lo personal y en lo político me parece herramienta primordial para la paz interior así como mundial. Saber tomar las decisiones voluntarias asumiendo las consecuencias que conlleven, es el mejor método de aprendizaje y responsabilidad.

15.June.18
Roberto, Torre 3 PB Corporativo Elektra:

Me gusto mucho el artículo, gracias por compartirlo. En mi opinión, creo que al final un país debería ser administrado muy similar a una empresa, y sólo con el enfoque de no generar ingresos, sino mejora en la calidad de vida de la población. Entonces habrá productos y servicios que le convenga producir internamente, pero otros que será más conveniente importarlos. Creo que ambas visiones de manera extrema no son positivas, ni un liberalismo extremo o el populismo. De nuevos gracias y ¡excelente día!

13.June.18
juan de dios garza, Dinamarca:

Otro caso es la maquiladora KIA en Nuevo León, donde los únicos beneficiados son las autoridades que concedieron el acuerdo. Nunca se verá algún tipo de beneficio económico ni para las arcas estatales ni para los ciudadanos, KIA es posesionario/colonialista internacional alocado por malos gobernantes. Fuente: https://www.proceso.com.mx/435618/proyecto-kia-nuevo-leon-pantano-irregularidades Muy interesante su artículo, despierta temas importantes que la sociedad civil debe tomar en cuenta pero para nuestra mala fortuna, la sociedad está muy presionada por jornadas laborales largas, salarios mínimos injustificados con relación al coste real de vivir en México y un gobierno corrupto que nos ha fallado desde Veracruz, hasta Nuevo León, pasando por toda la República Mexicana. Tenemos prisa para hacer valer EN SERIO un sistema de beneficio social como el que Europa estableció como prioridad número uno antes de los acuerdos de libre comercio y que son bastante inspiradores: son valores universales que promueven la dignidad humana, la libertad, la igualdad y la solidaridad. Se basan en los principios de la democracia y del Estado de Derecho. Al instituir la ciudadanía de la unión y crear un espacio de libertad, seguridad y justicia, sitúa a la persona en el centro de su actuación. En resumen, personas, hombres y mujeres libres para ejercer un comercio Libre. Y por consecuencia, un comercio derivado de una sociedad en PAZ. www.europarl.europa.eu/charter/pdf/text_es.pdf Atentos saludos

13.June.18
juan de dios garza, Dinamarca:

Estimado señor Ricardo Salinas, muy acertado artículo al cual me gustaría agregar la importancia que Europa da a los derechos de la ciudadanía como base para ejercer el comercio libre. Es decir, primeramente la soberanía de los pueblos y su integridad social: garantías individuales desde alimento, salud, vestido, techo, educación, hasta las espirituales, preferencia sexual así como de asociación civil y seguridad. En México tenemos mucho en contra de la libertad de las familias, seno de donde provienen nuestros ingenieros, comerciantes, emprendedores, inventores, servidores sociales y públicos. Partiendo con la seguridad y la corrupción de la mano de la apertura comercial inminente y necesaria. Necesitamos encontrar un balance entre la apertura comercial y la paz interna. Necesitamos organismos que trabajen de manera independiente y sin influencia política o de algunos empresarios para garantizar que los ciudadanos sean respetados como células vitales de una comunidad nacional. Incluyendo las comunidades indígenas así como las nuevas comunidades de migrantes. Debemos dejar conductas esclavistas y hacendarias provenientes de la época colonial que aún prevalecen. Mucho se ha logrado, pero mucho más se ha perdido. Cito el ejemplo de Minera San Xavier y la falta de seguimiento en el plan de desarrollo social, protección cívica así como ecológica que ha sido casi nula para las comunidades afectadas en San Luis Potosí. Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2014/04/15/sociedad/033n1soc

09.June.18
Ing Guzmán , Guadalajara Jalisco México :

Saludos. Honestamente no soy tan avezado en estos temas, por eso lo sigo con el firme propósito de aprender y entender cuál puede ser mi aportación a este mi país. Que no sea solo en la opinión, sino también en los hechos.

09.June.18
Roberto, Mexico:

En definitiva, el intercambio comercial hace a los países alcanzar la convivencia interna y externa, que estén cubiertas las necesidades de las regiones y que la gente esté pensando y ocupada en buscar nuevos productos, servicios para abastecer, haciendo crecer el nivel de vida de su país. Sin embargo, hay líderes que están promoviendo el proteccionismo, queriendo sacar ventaja en sus negociaciones. Esto no debe de progresar, tenemos que estar muy atentos para que no prospere. Tenemos que lograr que todo fluya. México es una región muy rica. Saludos.

09.June.18
Manuel Pliego, UP Cdmx:

Felicidades por el artículo. Es muy importante recordar en estos tiempos esta idea y así evitar que la historia se repita. ¡Saludos!

CERRAR

Enviar