Foto RBS

Ricardo Benjamín Salinas Pliego es un empresario mexicano, Fundador y Presidente de Grupo Salinas. Es un hombre cuyas convicciones y pensamiento se reflejan claramente en su obra así como en sus actividades empresariales. Es un hombre de familia, forjado en el valor del trabajo, la tenacidad, el esfuerzo y la pasión para alcanzar los sueños. Se considera un optimista nato.

Contador Público por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, cuenta con una Maestría en negocios por la Universidad de Tulane; sin embargo, no cree que los títulos académicos otorguen conocimiento por encima de la experiencia. Desde muy joven desarrolló su instinto empresarial en diversos negocios. Imposible es una palabra que no está en su diccionario.

Lector apasionado de la historia, sus personajes, el arte, la ciencia, la tecnología así como los negocios y finanzas, gusta de compartir sus intereses y no duda en manifestar su opinión sobre diversos temas de interés, como lo hace regularmente en su blog. Sus ideas las ha expuesto el Foro Económico Mundial de Davos, en The Young President’s Organization, The Economist Mexico Business Roundtable, el Instituto de las Américas, la Cámara de Comercio de los Estados Unidos, UCLA, TED, CAP, The Aspen Institute, The New York Forum, Universidad de Michigan, Universidad de Georgetown y la Escuela de Negocios de Harvard, donde usualmente trata asuntos relacionados con liderazgo, globalización, gobierno corporativo y las oportunidades en la base de la pirámide.

www.ricardosalinas.com
BotonMenú
@ricardosalinas
Ver todas las entradas
Categorías

 

Los retos de México

Los retos de México

Comparto en este espacio mi artículo publicado en la más reciente edición de la Revista Central.

A finales del año pasado tuve el privilegio de participar en la entrega de premios del concurso de ensayo Caminos de la Libertad, donde también otorgamos el premio Una vida por la libertad a Armando Ribas, un economista con 86 años de vida interesantísima y un espíritu joven.

Este intercambio de ideas entre defensores de la libertad en América Latina es fundamental en un entorno que es claramente adverso a la cultura liberal. Simplemente consideremos que Estados Unidos, que fue un bastión tradicionalmente liberal, poco a poco se está convirtiendo en un estado militar. Eisenhower acuñó el término Complejo Militar Industrial que ha “evolucionado” al concepto de Complejo Militar de Seguridad.

En un entorno así, las libertades tienen poca cabida, son un estorbo para el actual liderazgo político en lo que alguna vez fue el último refugio de los valores liberales. De tal forma que, si antes nos desanimaba lo que ocurría en Argentina, Bolivia, Cuba o Venezuela, hoy la tentación es desalentarnos aún más con lo que ocurre en Estados Unidos —especialmente después de las elecciones legislativas, donde la Casa Blanca se ha declarado abiertamente hostil a la libertad de prensa.

Un comentario editorial del semanario The Economist, en su edición para conmemorar su 175 aniversario, advirtió que “el liberalismo construyó el mundo moderno, pero ahora la modernidad se ha volcado en contra de este principio”. Sin embargo, esto se puede revertir.

El liberalismo construyó el mundo moderno, pero ahora la modernidad se ha volcado en contra de este principio.

Enfrentar los retos con optimismo

Ser liberales requiere ser optimistas. El optimismo es parte de la esencia liberal. Los liberales debemos ver hacia el futuro para promover con eficacia una agenda que es fundamental para la sociedad. Para ello, debemos empezar por nuestra casa y juntos resolver los desafíos que enfrentamos. Desde mi punto de vista, en México tenemos tres retos fundamentales: (1) violencia, (2) ignorancia y (3) corrupción. ¿Qué tienen en común esos tres asuntos? El gobierno, es decir, una administración pública que no cumple con sus funciones básicas y que no rinde cuentas a nadie, veamos.

Violencia

Normalmente le llamamos “inseguridad”, pero esto no empieza siquiera a describir el problema. El problema es la violencia interminable que responde a una impunidad rampante, porque “aquí no pasa nada”. El gobierno, en sus tres niveles, no cumple con su función básica que es garantizar la integridad física de las personas, de tal forma que en nuestro país se reportan 19 homicidios al año por cada 100,000 habitantes, que es cuatro veces más el índice reportado para EE.UU. Desafortunadamente hoy en México tenemos un país sin ley: hay muchas leyes, pero no hay Ley. La causa principal de esta situación es la fallida “guerra contra las drogas”.

La política prohibicionista sólo ha causado violencia, porque no vemos que el consumo de drogas disminuya. Mientras continuemos con esta política, todos los recursos del gobierno, en sus tres niveles, se destinarán a este absurdo, violento y fallido propósito: perseguir narcotraficantes que a su vez combaten al Estado y se combaten entre sí, en una espiral de violencia interminable.

La política prohibicionista sólo ha causado violencia, porque no vemos que el consumo de drogas disminuya.

Con ello, no hay posibilidad de combatir los delitos del fuero común, esos que más lastiman al ciudadano: asalto a mano armada, robo a casa habitación, secuestro y un largo etcétera. Entonces, si queremos defender la agenda de libertades, lo primero que debemos hacer es terminar con esta absurda política.

Ignorancia

¿Esto qué tiene que ver con el gobierno? Mucho, el gobierno controla el monopolio educativo en México y los resultados son terribles. Sin importar el signo político, los distintos gobiernos han sembrado durante décadas una serie de ideas fallidas que nos condenan al fracaso. En distintas pruebas internacionales, nuestros jóvenes muestran resultados muy pobres. En ciencias nos ubicamos 15% por debajo de la media de la OCDE, 14% en comprensión de lectura y 16% en matemáticas. Estos resultados son inaceptables. En esta labor, claramente el Estado mexicano queda reprobado por lo que los ciudadanos y la Sociedad Civil Organizada debemos buscar activamente un Cambio Cultural para desterrar ideas obsoletas que nos impiden avanzar.

Corrupción

Este tema va en proporción directa con la interferencia del gobierno en la vida económica de nuestro país: a mayor gobierno y mayor regulación habrá mayores oportunidades para la corrupción. Los legisladores y el gobierno muchas veces promulgan leyes y reglamentos imposibles de cumplir, lo que abre incontables posibilidades al soborno y a otras prácticas inadmisibles. A través del mundo hemos visto que, mientras más grande sea el gobierno y su presupuesto, como proporción del tamaño de su economía, mayor espacio habrá para que los funcionarios públicos se corrompan.

A mayor gobierno y mayor regulación, habrá mayores oportunidades para la corrupción.

En el caso extremo, tenemos al socialismo, donde el gobierno controla toda la propiedad y los medios de producción, como en Cuba, Corea del Norte y, cada vez más, en Venezuela. En un régimen así, el Estado aplica toda su fuerza para dominar al ciudadano y confiscar sus propiedades —que frecuentemente quedan en el abandono.

El socialismo es entonces la aplicación más estricta de la Fuerza del Estado para erradicar la propiedad privada. Desafortunadamente, esta riqueza se destruye al pasar a manos del gobierno. Aquí vemos que la democracia y el socialismo no son compatibles. Por algo, Milton Friedman nos recuerda en su ensayo “Capitalismo y Libertad”, que la libertad de empresa es una piedra angular de todas las demás libertades, porque nos permite llevar una vida económica independiente del gobierno.

Violencia, ignorancia y corrupción son los tres mayores retos que enfrentamos en nuestro país. El nuevo gobierno ha expresado su deseo de combatirlos con toda la fuerza del Estado. Por el bien de México, debemos asegurarnos de que así sea.

Entradas Relacionadas:
Comentarios [7]
Comentar

Comentarios (7)

Mostrar/Ocultar reglas para comentar

¿Estás de acuerdo con las reglas de publicación?

Nombre
 
Dirección de Correo Electrónico
 
Ubicación
 
Su comentario
 

11.abril.19
jose ramon nuñez lopez, culiacan:

Como dice un gran pedagogo: "El niño es bueno por naturaleza, la sociedad es quien lo corrompe". Para que este nuevo gobierno triunfe en estos tres retos fundamentales, violencia, inseguridad, corrupción, se ocupa que a las nuevas generaciones se les comience a educar con valores más sólidos desde nuestra casa, en ayuda con los maestros darle una nueva perspectiva de vida, en la cual todos seamos hermanos de nuestra nación. Debemos apoyarnos como buenos ciudadanos y aprender que las cosas no se consiguen fácilmente, sino todo requiere un esfuerzo y mediante ese esfuerzo tendremos nuestras recompensas.

21.enero.19
jorge, tzucacab yucatan:

El dinero es poder. El dinero puedo mover las cadenas de bienestar. Sí hay dinero para dar más posibilidades a niños, jóvenes, madres, por muy poco que sea. La labor de aquellos que saben cómo enseñar y hacer entender que se puede obtener todo lo bueno con cosas buenas, aprender a vivir con lo poco que hay, pero no conformarse y aprender a luchar para que sobre y ayudes, eso podría sacar de muchos “semilleros” a próximos sicarios, ladrones y más. Las personas al nacer y en sus primeros años de vida no son violentos, matones, narcos, etcétera, su entorno los crea (se tendría que aprender a vivir con los valores, como se vive por el dinero, darle prioridad). Se puede cambiar y hacer un tema social el crecer aceleradamente con la tecnología y ser, quizás, “agresivos” con los mensajes que se expresen para hacer entender que la vida es corta y hay que vivirla con buena fe.

19.enero.19
jorge, tzucacab yucatan:

Buenas noches. Considero que todo está en el seno familiar. Los hijos observan y aprenden de los padres, pero son los terceros los que pueden cambiar esa educación (allí donde las acciones del gobierno podrían impactar en los oídos y en las imágenes) de aquellos que buscan sobresalir por el camino incorrecto. La tarea no es solo del gobierno, es de los padres, familiares, desconocidos. Ayer, por la libertad, por las ganas de atragantarse y de hacer un buen negocio por el descuido de otros, murieron varias personas. Hoy, algunos padres, madres, hermanos, amigos, se lamentan por la pérdida de seres queridos que buscaban unos centavos más para su bolsa. Pero nada de lo que se puedan arrepentir los padres y amigos se los van a devolver. En estos tiempos algunos piensan que “si no te pones tigre, te conviertes en liebre y te comerán los lobos”, pero eso algunos lo malinterpretan y juegan mal. El deber está en darle a los hijos los consejos adecuados para entender que la vida no tiene valor si no te atreves, pero por cosas que valen la pena. Enseñarlos a ser guerreros, inteligentes, buenos, amables, generosos, emprendedores, influyentes y hermosos seres, pero por la línea blanca, no la roja ni amarilla.

16.enero.19
Edgar Andrés Flores Trejo, TORRE AZTECA B:

Buen día señor Ricardo Salinas, estimados comentaristas. Desde muy pequeño me inculcaron en casa la Honestidad, Respeto, Responsabilidad, Trabajo y a luchar por mis sueños y mis objetivos. Tuve, gracias a Dios, un papá muy estricto en este sentido. Creo que una parte fundamental para erradicar estos problemas que ha mencionado, es trabajar también desde casa, hacernos como padres responsables de que nuestros hijos sean hombres y mujeres de bien. No me imagino a los burócratas de niños, sobornando a papá o mamá para poder ir a una fiesta o tomar el dinero del bolso para gastarlo en bebidas. Pudiera imaginarlo, pero las cosas se deben ganar, tanto el permiso para la fiesta como cubrir ciertos requisitos para poder tener acceso a una bebida. Esto se aprende en casa y en la calle, claro, pero debemos ser el filtro que permita que nuestros hijos se relacionen en su ambiente, con sus amigos, con una buena base de valores que impidan se corrompan. Está excelente que detengan a las personas que han sido corruptas, a los que han saqueado al país. Pero la solución de raíz cuál va a ser. Creo que hay que trabajar esto en casa y en la escuela y de una forma hacer responsables a los papás por lo que hagan nuestros hijos. El objetivo no es que los jóvenes evadan la responsabilidad, más bien que los papás aseguremos que desde niños han sido bien educados, sobre una base de valores sólidos para que nuestros hijos no caigan en malos pasos cuando se empiecen a enfrentar a la vida. Saludos.

11.enero.19
María Josefina Méndez Ávila, Conmutador Tv. Azteca:

Agradezco la oportunidad de volver a leer el blog del señor Ricardo Salinas. Como siempre, me parecen muy acertados sus comentarios. Creo que el pueblo mexicano ama la libertad. Siento que con AMLO estamos en riesgo de perderla. Tocante a los retos que enfrentamos: a) violencia: si se legaliza el uso de drogas, habría menos problema entre narcos y desde luego menos homicidios. B) ignorancia: por exigencia de la CNTE se deroga la reforma educativa. Por tal motivo, vamos hacia atrás, ya que seguirán como maestros "dando clases" personas que compraron o heredaron el puesto, sobre todo en los estados en que hay más retraso cultural como Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Michoacán. C) Corrupción: hemos alcanzado un nivel altísimo en este rubro. Le achacan al PRI. No creo sea cuestión de partidos, sino de personas. Muchos votaron un cambio de régimen. Se supone que AMLO es socialista. Retomando lo que el señor Salinas expresa, el socialismo es la aplicación más estricta de la fuerza del estado para erradicar la propiedad privada. Desafortunadamente, esta riqueza se destruye al pasar a manos del gobierno. Vemos que la democracia y el socialismo no son compatibles. En este sentido, recordemos que cuando AMLO fue regente del entonces D.F. hubo más invasiones de terrenos, edificios, casas, etc., apoyados por el PRD que era su partido. Ya logró mayoría en las cámaras. Ojalá que le impidan que siga haciendo su santa voluntad en contra de nuestro amado México. Por nuestra parte todos con optimis

11.enero.19
Domingo Larios, Durango:

Interesante opinión, aunque creo que hay otros retos también importantes, afrontarlos es un buen comienzo para enderezar el rumbo del país. Coincido también con el señor Amaya en cuanto a la relevancia de la corrupción, ya que lo estamos viendo en este tema del robo de combustible, pero no estoy de acuerdo en que "jamás" se hayan denunciado los abusos por parte de gobernantes en espacios de TV Azteca. Han hecho varios reportajes en ese sentido y no sólo en sus canales, afortunadamente ahora hay una gran oferta informativa a través de la cual la población está cada vez más informada. Como siempre, habrá a quien le guste o no la forma en que se abordan los asuntos nacionales pero ese es otro tema. Debemos estar atentos a que el nuevo gobierno atienda los reclamos de la población y que verdaderamente se ataquen las raíces de los males que nos quejan. Saludos.

11.enero.19
Sergio A. Amaya Santamaría, Rosario, Baja California:

Estimado señor Salinas, siempre leo con interés sus comentarios y coincido con los expuestos en esta ocasión. No obstante, yo pondría en primer lugar en importancia la CORRUPCIÓN, así, con mayúsculas, y que tanto daña a la población. Este vicio no sólo benefició a la clase política, sino también a encumbrados empresarios, inclusive compró la libertad de expresión y mantuvo en la oscuridad informativa a la sociedad. Soy fiel seguidor de Azteca, pero veo con preocupación que jamás levantaron la voz para denunciar las tropelías de los gobernantes. Ahora dan realce a la escasez de combustible y sólo de forma tangencial, mencionan la causa real del fenómeno, la CORRUPCIÓN que no sólo permitió, sino propició el llamado huachicoleo, algo sabido y dicho por un pueblo sin voz, sin micrófono para hacerse escuchar. Esta CORRUPCIÓN que con un injusto trato tributario hace muy difícil el trabajo de la pequeña empresa y favorece con mezquino interés a grandes corporaciones. Estos y otros etcéteras, llevan a la criminalidad a jóvenes mal educados, sin posibilidades de empleo y que son llevados a delinquir. Tantos son los males que unos y otros han hecho al pueblo. Recuerdo que achacan al nefasto Calles el dicho: "Si quieres dominar al pueblo, mantenlo en la ignorancia", y vaya que lo han logrado. Los viejos ya vamos de salida, pero quedan nuestros nietos. Yo espero que disfruten de mejores gobiernos y patriotas empresarios, que como usted y sus empresas hacen, regresen con buenos proyectos

CERRAR

Enviar