Foto RBS

Ricardo Benjamín Salinas Pliego es un empresario mexicano, Fundador y Presidente de Grupo Salinas. Es un hombre cuyas convicciones y pensamiento se reflejan claramente en su obra así como en sus actividades empresariales. Es un hombre de familia, forjado en el valor del trabajo, la tenacidad, el esfuerzo y la pasión para alcanzar los sueños. Se considera un optimista nato.

Contador Público por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, cuenta con una Maestría en negocios por la Universidad de Tulane; sin embargo, no cree que los títulos académicos otorguen conocimiento por encima de la experiencia. Desde muy joven desarrolló su instinto empresarial en diversos negocios. Imposible es una palabra que no está en su diccionario.

Lector apasionado de la historia, sus personajes, el arte, la ciencia, la tecnología así como los negocios y finanzas, gusta de compartir sus intereses y no duda en manifestar su opinión sobre diversos temas de interés, como lo hace regularmente en su blog. Sus ideas las ha expuesto el Foro Económico Mundial de Davos, en The Young President’s Organization, The Economist Mexico Business Roundtable, el Instituto de las Américas, la Cámara de Comercio de los Estados Unidos, UCLA, TED, CAP, The Aspen Institute, The New York Forum, Universidad de Michigan, Universidad de Georgetown y la Escuela de Negocios de Harvard, donde usualmente trata asuntos relacionados con liderazgo, globalización, gobierno corporativo y las oportunidades en la base de la pirámide.

www.ricardosalinas.com
BotonMenú
@ricardosalinas
Ver todas las entradas
Categorías

 

Mises en México (1): el comercio es la paz

Mises en México (1): el comercio es la paz

“Evil men will always exist; however, it is important to create an economic order in which their power to do harm is reduced to a minimum.”

Ludwig von Mises

Comparto en este espacio mi artículo de opinión publicado en los diarios El Financiero, El Horizonte y El Informador.

En 1942, Ludwig von Mises publicó en la revista mexicana “Cuadernos Americanos” un artículo visionario cuyas lecciones, desafortunadamente, la mayoría de los gobernantes hoy ignoran.

En plena Segunda Guerra Mundial, el mundo fue testigo del máximo poder de destrucción del que es capaz el ser humano. En su ensayo mexicano, Mises externó su deseo de que “algún día, esta terrible guerra finalice y la gente pueda dedicarse, una vez más, a las tareas propias de la paz. Entonces la producción de armas y otros instrumentos criminales, será sustituida por bienes propios para el consumo de los hombres, las mujeres y los niños”.

En el texto, Mises explica que la principal razón del terrible conflicto bélico fue el nacionalismo económico practicado con gran entusiasmo por los gobiernos de varias naciones durante los 30’s, como una falsa solución a la Gran Depresión que detonó el crac bursátil de 1929.

En esa década, muchos gobiernos consideraron que los intereses de sus respectivas naciones serían promovidos al realizar todas o alguna de las siguientes políticas: (1) prohibir la importación de productos del extranjero, (2) restringir la inmigración o (3) expropiar, total o parcialmente, el capital de las comunidades provenientes del exterior. Desafortunadamente, México no fue la excepción.

Al final todo esto resultó ser un gran fraude. Para empezar, Mises nos recuerda que las restricciones al comercio internacional eventualmente causan un deterioro en la productividad laboral y, por lo tanto, en las condiciones de vida de la población. Además, debemos subrayar de manera enfática que todo el comercio se realiza entre individuos, personas que escogen libremente lo que les conviene y cualquier interferencia por parte de los gobiernos, es un atentado en contra de la libertad individual.

Las restricciones al comercio internacional deterioran la productividad laboral y, por lo tanto, las condiciones de vida de la población.

Este irracional antagonismo económico gradualmente empujó al mundo a la Segunda Guerra Mundial, porque las limitaciones al comercio eliminaron el incentivo para cooperar que naturalmente observan las naciones y los individuos que comercian entre ellos. Además, cuando se propaga a través del mundo este pensamiento falaz, los países industrializados no pueden exportar sus productos de valor agregado, lo que a su vez evita el acceso a las divisas necesarias para adquirir las materias primas que se requieren. Esto “obliga” a esas naciones a invadir militarmente a países que cuentan con esos recursos básicos y que, al carecer de una base industrial, serán incapaces de defenderse.

En un mundo donde impera el proteccionismo, cualquier nación pequeña pero rica en recursos naturales está expuesta a un grave peligro de invasión y los países industrializados buscarán “armarse hasta los dientes” para asegurar “su derecho natural” a los insumos básicos de producción.

En contraste, en un mundo donde prevalece el libre comercio, las materias primas se podrán adquirir libremente en los mercados internacionales, lo que elimina la necesidad de utilizar la fuerza militar para conseguirlas. Por ello, como ciudadanos tenemos un deber moral de denunciar el proteccionismo y el nacionalismo económico en todas sus formas.

El libre comercio permite a los países adquirir libremente materias primas en los mercados internacionales, lo que elimina la necesidad de utilizar la fuerza militar para conseguirlas.

Hace unos meses, en el foro Álamos Alliance, Deirdre McCloskey comentó que “la gente piensa que la economía es un juego de suma cero, si tú mejoras yo empeoro”. El populismo incorpora esta forma de pensar. Los populistas, que no entienden cómo funciona la economía, toman medidas que siempre tienen resultados opuestos a lo que ofrecen.

No obstante, McCloskey considera que, “el liberalismo es lo opuesto al populismo. Llevó a la innovación y a una ampliación dramática de la economía y a la reducción de la pobreza. (…) En lugar de una política basada en la envidia, que es el instrumento básico del populismo, hemos empezado a admirar los avances. Éste es el resultado de las sociedades libres”.

Una vez finalizada la Segunda Guerra Mundial, las naciones europeas entendieron la lección y en 1957 firmaron los Tratados de Roma, con los que se constituyó el precursor de lo que hoy es la Unión Europea y que propició una ola a favor del libre comercio.

Actualmente, los expertos consideran que los conflictos entre la India y Paquistán o entre China y Japón o China y Taiwán, se resolverán en la medida en que estas naciones aten su bienestar a través del libre comercio. En Europa es bastante claro que mantener la paz en Irlanda del Norte requiere un libre flujo de bienes y personas en su frontera con la República de Irlanda.

No obstante, en pleno Siglo XXI vemos que las lecciones de la Segunda Guerra Mundial fueron olvidadas por muchos políticos populistas, a la izquierda y derecha del espectro. Ellos impulsan alguna combinación de las tres políticas que llevaron al mundo a la guerra. Olvidan que el comercio es la paz.

Entradas Relacionadas:
Comentarios [7]
Comentar

Comentarios (7)

Mostrar/Ocultar reglas para comentar

¿Estás de acuerdo con las reglas de publicación?

Nombre
 
Dirección de Correo Electrónico
 
Ubicación
 
Su comentario
 

18.junio.18
Alejandra Ibarguengoitia , Montes Urales 450:

Extraordinario artículo. La libertad como camino de plenitud en lo personal y en lo político me parece herramienta primordial para la paz interior así como mundial. Saber tomar las decisiones voluntarias asumiendo las consecuencias que conlleven, es el mejor método de aprendizaje y responsabilidad.

15.junio.18
Roberto, Torre 3 PB Corporativo Elektra:

Me gusto mucho el artículo, gracias por compartirlo. En mi opinión, creo que al final un país debería ser administrado muy similar a una empresa, y sólo con el enfoque de no generar ingresos, sino mejora en la calidad de vida de la población. Entonces habrá productos y servicios que le convenga producir internamente, pero otros que será más conveniente importarlos. Creo que ambas visiones de manera extrema no son positivas, ni un liberalismo extremo o el populismo. De nuevos gracias y ¡excelente día!

13.junio.18
juan de dios garza, Dinamarca:

Otro caso es la maquiladora KIA en Nuevo León, donde los únicos beneficiados son las autoridades que concedieron el acuerdo. Nunca se verá algún tipo de beneficio económico ni para las arcas estatales ni para los ciudadanos, KIA es posesionario/colonialista internacional alocado por malos gobernantes. Fuente: https://www.proceso.com.mx/435618/proyecto-kia-nuevo-leon-pantano-irregularidades Muy interesante su artículo, despierta temas importantes que la sociedad civil debe tomar en cuenta pero para nuestra mala fortuna, la sociedad está muy presionada por jornadas laborales largas, salarios mínimos injustificados con relación al coste real de vivir en México y un gobierno corrupto que nos ha fallado desde Veracruz, hasta Nuevo León, pasando por toda la República Mexicana. Tenemos prisa para hacer valer EN SERIO un sistema de beneficio social como el que Europa estableció como prioridad número uno antes de los acuerdos de libre comercio y que son bastante inspiradores: son valores universales que promueven la dignidad humana, la libertad, la igualdad y la solidaridad. Se basan en los principios de la democracia y del Estado de Derecho. Al instituir la ciudadanía de la unión y crear un espacio de libertad, seguridad y justicia, sitúa a la persona en el centro de su actuación. En resumen, personas, hombres y mujeres libres para ejercer un comercio Libre. Y por consecuencia, un comercio derivado de una sociedad en PAZ. www.europarl.europa.eu/charter/pdf/text_es.pdf Atentos saludos

13.junio.18
juan de dios garza, Dinamarca:

Estimado señor Ricardo Salinas, muy acertado artículo al cual me gustaría agregar la importancia que Europa da a los derechos de la ciudadanía como base para ejercer el comercio libre. Es decir, primeramente la soberanía de los pueblos y su integridad social: garantías individuales desde alimento, salud, vestido, techo, educación, hasta las espirituales, preferencia sexual así como de asociación civil y seguridad. En México tenemos mucho en contra de la libertad de las familias, seno de donde provienen nuestros ingenieros, comerciantes, emprendedores, inventores, servidores sociales y públicos. Partiendo con la seguridad y la corrupción de la mano de la apertura comercial inminente y necesaria. Necesitamos encontrar un balance entre la apertura comercial y la paz interna. Necesitamos organismos que trabajen de manera independiente y sin influencia política o de algunos empresarios para garantizar que los ciudadanos sean respetados como células vitales de una comunidad nacional. Incluyendo las comunidades indígenas así como las nuevas comunidades de migrantes. Debemos dejar conductas esclavistas y hacendarias provenientes de la época colonial que aún prevalecen. Mucho se ha logrado, pero mucho más se ha perdido. Cito el ejemplo de Minera San Xavier y la falta de seguimiento en el plan de desarrollo social, protección cívica así como ecológica que ha sido casi nula para las comunidades afectadas en San Luis Potosí. Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2014/04/15/sociedad/033n1soc

09.junio.18
Ing Guzmán , Guadalajara Jalisco México :

Saludos. Honestamente no soy tan avezado en estos temas, por eso lo sigo con el firme propósito de aprender y entender cuál puede ser mi aportación a este mi país. Que no sea solo en la opinión, sino también en los hechos.

09.junio.18
Roberto, Mexico:

En definitiva, el intercambio comercial hace a los países alcanzar la convivencia interna y externa, que estén cubiertas las necesidades de las regiones y que la gente esté pensando y ocupada en buscar nuevos productos, servicios para abastecer, haciendo crecer el nivel de vida de su país. Sin embargo, hay líderes que están promoviendo el proteccionismo, queriendo sacar ventaja en sus negociaciones. Esto no debe de progresar, tenemos que estar muy atentos para que no prospere. Tenemos que lograr que todo fluya. México es una región muy rica. Saludos.

09.junio.18
Manuel Pliego, UP Cdmx:

Felicidades por el artículo. Es muy importante recordar en estos tiempos esta idea y así evitar que la historia se repita. ¡Saludos!

CERRAR

Enviar