Foto RBS

Ricardo Benjamín Salinas Pliego es un empresario mexicano, Fundador y Presidente de Grupo Salinas. Es un hombre cuyas convicciones y pensamiento se reflejan claramente en su obra así como en sus actividades empresariales. Es un hombre de familia, forjado en el valor del trabajo, la tenacidad, el esfuerzo y la pasión para alcanzar los sueños. Se considera un optimista nato.

Contador Público por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, cuenta con una Maestría en negocios por la Universidad de Tulane; sin embargo, no cree que los títulos académicos otorguen conocimiento por encima de la experiencia. Desde muy joven desarrolló su instinto empresarial en diversos negocios. Imposible es una palabra que no está en su diccionario.

Lector apasionado de la historia, sus personajes, el arte, la ciencia, la tecnología así como los negocios y finanzas, gusta de compartir sus intereses y no duda en manifestar su opinión sobre diversos temas de interés, como lo hace regularmente en su blog. Sus ideas las ha expuesto el Foro Económico Mundial de Davos, en The Young President’s Organization, The Economist Mexico Business Roundtable, el Instituto de las Américas, la Cámara de Comercio de los Estados Unidos, UCLA, TED, CAP, The Aspen Institute, The New York Forum, Universidad de Michigan, Universidad de Georgetown y la Escuela de Negocios de Harvard, donde usualmente trata asuntos relacionados con liderazgo, globalización, gobierno corporativo y las oportunidades en la base de la pirámide.

www.ricardosalinas.com

Populismo Globalizado y Tasas de Interés

Ricardo Salinas entrevistado por Michelle Caruso

Qué ironía: la globalización tiene ventajas para todos, incluso para los populistas, los ‘do-gooders’ y los ‘globalifóbicos’. Estos grupos hoy pregonan “el fracaso del sistema capitalista” a escala mundial.

El mercado no falló, lo que falló fue el sistema político que tiene la responsabilidad de establecer un esquema de pesos y contrapesos efectivo, pero esto es tema de otras entradas como ésta.

Hoy, ni siquiera los Estados Unidos se salvan de la ola populista. Con el respaldo de la Casa Blanca, el Congreso de EE.UU. recientemente aprobó una iniciativa que regulará, entre otras cosas, las tasas de interés que cobran algunos bancos –aunque el Senado rechazó una versión más radical de esta propuesta.

Una obsesión constante de los ‘do-gooders’ es el nivel de las tasas de interés. El típico argumento populista, que en México también tiene bastantes suscriptores, nos dice que debemos proteger a los consumidores de los banqueros abusivos –y efectivamente hay algo de esto- pero debemos actuar con mucha cautela.

El problema con fijar un tope arbitrario a las tasas de interés es que corremos el riesgo de dejar fuera de las ventajas del crédito formal a quienes más lo necesitan: la gente en la Base de la Pirámide (BOP, por sus siglas en inglés).

El punto es que otorgar crédito es un proceso costoso porque, sin importar el monto, requiere investigación, documentación, monitoreo, administración y cobranza, además de enfrentar las pérdidas causadas por quienes no pagan sus obligaciones.

Debido a estos costos fijos, para la mayor parte de los bancos en el mundo sólo es rentable emitir grandes créditos.

La BOP necesita un tipo de crédito distinto al que los bancos tradicionales están dispuestos a otorgar: para empezar, requiere de montos mucho más reducidos, un esquema de pagos que coincida con sus ingresos semanales, así como tasas, plazos y pagos predeterminados –en fin, condiciones de precio y certidumbre que pocos bancos tradicionales pueden garantizar.

La euforia populista sólo beneficia al Usurero

Supongamos que el Congreso de nuestro país, en un arranque de euforia populista fija las tasas en 30%, que el costo de oportunidad del dinero (esto es el costo de captarlo, inflación, etc.) es de 10% por año y supongamos también que, dado el riesgo, el margen de utilidad debe ser del 10% por año para los inversionistas. Supongamos también que el costo fijo del proceso de crédito es de P$1,000 al año por crédito.

Para un crédito de un millón de pesos, 1,000 pesos por año representan el 0.1%, por lo que la tasa que se debe cobrar es del 20.1% (10% + 10% +0.1% = 20.1%). Vemos aquí que los créditos de un millón de pesos no son afectados por el tope legal.

Para un crédito de P$2,000 pesos, la situación es muy distinta: el costo fijo representa el 50% por año, y la tasa que debe cobrarse en estas condiciones (10%+10%+50% = 70%) está prohibida por ley.

Entonces, la ley en efecto nos impide otorgar créditos por P$2,000. De hecho, cualquier crédito por un monto inferior a P$10,000 estaría “prohibido” (porque un crédito por P$10,000 es el monto mínimo que se puede prestar a una tasa del 30%, bajo estas condiciones).

“No me ayudes Compadre”

A la Base de la Pirámide no le benefician los caprichos de los ‘do-gooders’ (¡qué bien se siente “ayudar”!); la BOP necesita el crédito más que cualquier otro segmento de la población, muchas veces es cuestión de supervivencia.

Lo único es que ahora para obtenerlo, tendrán que recurrir al mercado negro, a los usureros, a tasas mucho más elevadas. Los topes a las tasas son una bendición para los agiotistas y una calamidad para la BOP que repentinamente se ve expulsada del mercado formal.

“No puedes engañar a todos, todo el tiempo”, Abraham Lincoln

Banco Azteca tiene nueve millones de acreditados y la tasa que cobra es frecuentemente superior al 30%, ¿Sus clientes son tontos? Por supuesto que no, los clientes podrían solicitar crédito en cualquier otro lado, y lo harán siempre y cuando las condiciones sean mejores. Hoy estas condiciones no existen, por ello nueve millones de familias han optado por nuestro banco.

En Banco Azteca nos aseguramos que las condiciones bajo las que otorgamos nuestros créditos sean las mejores del mercado en su segmento, y que no exista un riesgo para el consumidor: nosotros no incrementamos la tasa, no recortamos el plazo, y el consumidor asume un pago fijo semanal, así de sencillo –en este banco tomamos todos los riesgos que nuestro ofrecimiento conlleva.

Se trata de una forma de hacer negocios que es mucho más sensible a las necesidades de la BOP. La crisis crediticia que estalló el año pasado fue a consecuencia de que los bancos transfirieron gran parte del riesgo directamente al consumidor: incrementando las tasas, terminando súbitamente con sus líneas crediticias y revisando otras condiciones. Hoy vemos las consecuencias de esta manera de hacer negocios.

Competencia, no regulación

Los topes regulatorios a los precios en cualquier mercado sólo propician el crecimiento del mercado negro y el consecuente desamparo del consumidor más vulnerable. Esto lo ha experimentado la humanidad en innumerables ocasiones a través de su historia, pero los políticos populistas no aprenden –o no quieren hacerlo.

La única solución para reducir las tasas de interés es una mayor competencia que propicie la creatividad y el avance tecnológico que nos permitan reducir los costos fijos de otorgar créditos; y esto no se logra por decreto.

Entrevista a Ricardo B. Salinas en CNBC (18 mayo 2009)

Transcripción completa de la Entrevista

Entradas Relacionadas
Comentarios [11]
Comentar

Comentando en el Blog: Populismo Globalizado y Tasas de Interés

Mostrar/Ocultar reglas para comentar

¿Estás de acuerdo con las reglas de publicación?

Nombre  
Dirección de Correo Electrónico  
Ubicación  
Su comentario  

02.junio.09
JVLIVS, :

Mi comentario inicial es en dos partes que creo que se mezclaron. Primero, no estoy en contra de la competencia ni del mercado, lo que no creo es que se autoregule. Mi argumentación acerca de la necesidad de buenas instituciones reguladoras (no de tasas ni de precios; sólo de estructuras de mercado) esta fundamentada en los trabajos de Paul DiMaggio, Douglass North y principalmente en los trabajos del Doctor José Ayala Espino (incluyo a Joseph Stiglitz). En cuanto a lo del porcentaje del CAT: es solo un ejemplo. Efectivamente hay inconsistencias en el calculo pero eso no quita que en México se cobren tasas y servicios mas elevadas que en otros paises. El hecho de poner topes a los costes tampoco se me hace bueno, pero entonces surgen las preguntas ¿como hacer que disminuyan, si han pasado casi dos decadas de competencia y no ha mejorado el otorgamiento ni las condiciones de credito? ¿como defender la competencia cuando los actuales "competidores" gestionan en las cámaras el poner trabas a los servicios financieros de cadenas comerciales rivales(corresponsables bancarios)?

01.junio.09
Gastón Suárez Salazar, México, D.F.:

Me queda claro cual es el esquema de negocios que manejamos y el segmento del mercado al que vamos dirigidos, pienso que el dejar llevarnos por populismos es caer en juegos como los de los politicos "Promesas que nunca se van a cumplir" y a la larga vamos a perjudicar a mucha gente que aunque paga un poco mas, no necesita solicitar prestamos que lo aten de´por vida con cualquier institución, estamos en el camino correcto....me queda muy claro. Saludos, Gastón

29.mayo.09
Jorge Armando Rocha, Proyecto 40:

La competencia es la mejor medicina para bajar el costo del otorgamiento y acceso a los créditos. Es una fórmula ganar-ganar para los consumidores y para los empresarios. Saludos, Jorge Armando Rocha

28.mayo.09
lector, Jalisco:

No estoy totalmente de acuerdo con el dueño del blog, pero al menos expone sus puntos de vista y está abierto al debate. Porqué los demás empresarios no se animan a un ejercicio de crítica como éste? Nuestra cultura no admite la crítica a los tlatoanis, espero que éste sea el principio de una apertura. Por cierto, yo tampoco me trago el CAT, seguro lo diseñó un burócrata que no tiene ni idea.

28.mayo.09
Acreditado, D.F.:

Porqué critican tanto a JVLIVIS, algo tendrá de razón, no? Aunque estoy de acuerdo en que sólo la competencia puede fijar los niveles adecuados en tasas y otras condiciones... tal vez, después de todo JVLIVIS está equivocado. O no? Nada más no le pregunten a nuestros ilustres diputados, ellos sí que no tienen ni idea... de nada.

28.mayo.09
Ivan Mendez, México, D.F.:

Suena interesante el punto de vista sobre las regulaciones planteado en el escrito del Sr. Salinas. Difiero del comentario de JVLIVS en el sentido de los "estados con regulaciones sólidas" entiendase por ello los paises Desarrollados. Esta más que probado que las economias desarrolladas han demostrado una seria ineficacia en el manejo de la economía a todos los niveles, ni se mencione el caso de las empresas fantasma que pasan todas las regulaciones, de otra manera, no estaríamos sumidos en una crisis económica de escala global como la que estamos actualmente. Yo pienso que la competencia sana puede ayudar a desarrollar al país en muchos sentidos, sin embargo, esto tiene que llevarse con mucha cautela, cosa que las "instituciones sólidas" han demostrado no tener. Respecto al CAT, debo de mencionar que el "204.59%" que mencionas no me parece tán exagerado,considerando que la mayoría de los préstamos bancaros, tienen un CAT elevado (en una ocasión llegué a leer una publicidad de bancomer de un crédito personal de MXP$10,000 con un CAT de 185%), y las tarjetas de crédito tienen rangos incluso superiores, por esa razón considero que el CAT no es una medida adecuada para calcular el valor real de los créditos.

28.mayo.09
agiotista, México:

JVLIVS: estoy de acuerdo contigo (sólo en parte, no te emociones), gracias a la banca extranjera (mencionas por allí un banco español) nuestro sistema financiero está amañado. Pero quiero ver que esa misma banca entienda las necesidades de los pobres en los países en desarrollo. Es necesario fomentar el crecimiento de una banca nacional que entienda las necesidades de la gente común que vive al día, sin ninguna oferta crediticia viable. Al menos los bancos mexicanos entienden mejor lo que la gente necesita. Te recomiendo que cierres tu cuenta en Santander y que la abras en otro banco que te entienda mejor. Viva la competencia!

28.mayo.09
Juan, D.F.:

Jvlivs en verdad piensas que la competencia no fomenta mejoría en tasas? Casi cualquier banco ofrece hoy créditos hipotecarios al 11% cuando hace 20 años esos préstamos prácticamente no existían. Tan corta es nuestra memoria? Me extraña que en un país tan afectado por la excesiva regulación alguien siga defendiéndola. Se nos olvidan los tiempos en los que en México escaseaba el azúcar, el frijol, la leche, el dólar y todo lo que se controlaba arbitrariamente por los burócratas iluminados? Lo mismo sucedería con el crédito si se controlan las tasas, si la tasa no cubre los costos de operación del banco ni sus riesgos, el crédito simplemente no se otorga, y los paganos seríamos todos los usuarios de la banca!

28.mayo.09
O.R., México:

JvLIVS: Se nota que no te ha faltado el crédito. Yo tengo un primo agiotista en la central de abasto, él te cobra 5% diario de interés -no quieres calcular el CAT. Lo increíble es que hay gente que lo paga por la sencilla razon de que no tiene NINGUNA otra alternativa. La gente que vende chicles tiene que pagar la mitad de su margen 5 pesos por cada caja, para tener financiamiento a su capital de trabajo. No creo que el congreso pueda resolver esta situación imponiendo un límite legal a las tasas de interés. Además, no creo que tu cálculo del CAT sea correcto. Saludos.

28.mayo.09
H.O., D.F.:

Estimado JVLIVS: Me parece que desconoces totalmente la forma en que se calcula el CAT. El hecho es que la tasa que ofrece este tipo de financiamiento, específicamente diseñado para la BOP, es mucho más atractiva que el que ofrece la competencia para este segmento -el CAT se diseña para gente como tú. La competencia es la única solución posible. Si fijamos un tope arbitrario a las tasas dejamos a los más pobres a merced de los agiotistas locales. Te haz preguntado alguna vez porqué Banamex, Bancomer o Santander no compiten en este segmento? Pienso que tal vez es por flojera mental...la Base de la Pirámide requiere de un entendimiento preciso de sus necesidades. Es obvio que los egresados de los MBA´s de Harvard y Stanford no tienen los elementos para entender a este segmento -éste es el punto medular de este argumento. Tampoco los legisladores y los burócratas para quienes es muy fácil fijar un tope a las tasas, a final de cuentas ellos no son quienes quedan a merced del usurero local, creo que no tienees ni idea de las tasas y otras condiciones que pueden llegar a cobrar.

28.mayo.09
JVLIVS, :

Se menciona que el mercado necesita de un sistema politico para poner pesos y contrapesos, ergo, se está admitiendo que el mercado no se autoregula. La mano invisible no existe, los Estados requieren Instituciones sólidas, eficaces y eficientes que dirijan el rumbo de las economias nacionales y mundial. la intervencion en las tasas de interes no es gratuita; La competencia libre de la banca tiene en México mas de 15 años y no se han visto grandes cambios. aqui se cobra un cheque devuelto casi 10 veces mas caro que en ESpaña (por el mismo banco) como este hay muchos ejemplos de cobros muy elevados en comparacion con otros paises. el Señor menciona que "Banco Azteca ..la tasa que cobra es frecuentemente superior al 30%" yo le preciso, de acuerdo a la calculadora de la PROFECO un retiro de $3000 en BAZ tiene un cat de 204.59% creo que ya debería empezar la competencia por mejorar ¿o no?

CERRAR

Enviar