Foto RBS

Ricardo Benjamín Salinas Pliego es un empresario mexicano, Fundador y Presidente de Grupo Salinas. Es un hombre cuyas convicciones y pensamiento se reflejan claramente en su obra así como en sus actividades empresariales. Es un hombre de familia, forjado en el valor del trabajo, la tenacidad, el esfuerzo y la pasión para alcanzar los sueños. Se considera un optimista nato.

Contador Público por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, cuenta con una Maestría en negocios por la Universidad de Tulane; sin embargo, no cree que los títulos académicos otorguen conocimiento por encima de la experiencia. Desde muy joven desarrolló su instinto empresarial en diversos negocios. Imposible es una palabra que no está en su diccionario.

Lector apasionado de la historia, sus personajes, el arte, la ciencia, la tecnología así como los negocios y finanzas, gusta de compartir sus intereses y no duda en manifestar su opinión sobre diversos temas de interés, como lo hace regularmente en su blog. Sus ideas las ha expuesto el Foro Económico Mundial de Davos, en The Young President’s Organization, The Economist Mexico Business Roundtable, el Instituto de las Américas, la Cámara de Comercio de los Estados Unidos, UCLA, TED, CAP, The Aspen Institute, The New York Forum, Universidad de Michigan, Universidad de Georgetown y la Escuela de Negocios de Harvard, donde usualmente trata asuntos relacionados con liderazgo, globalización, gobierno corporativo y las oportunidades en la base de la pirámide.

www.ricardosalinas.com

Una historia de gratitud para empezar el año

Una-historia-de-gratitud-para-empezar-el-año

En estos días tuve la oportunidad de leer una historia sobre la gratitud y el aprecio, que deseo compartir en este espacio. Espero les resulte interesante este relato, que me hizo llegar el analista económico Marc Faber. Aprovecho la oportunidad para desearles prosperidad y crecimiento en el año que inicia.

Un joven solicitó un puesto gerencial en una empresa de gran tamaño. Pasó la entrevista inicial y después tuvo una junta con el director general.

El director descubrió en la currícula que los logros académicos del joven eran excelentes. Le preguntó: “¿Lograste obtener becas en tu escuela?”, a lo que el joven contestó, “no”.

-¿Entonces tu papá pagaba tus colegiaturas?

-Mi papá falleció cuando yo tenía un año; fue mi madre la que pagó las colegiaturas- respondió.

-¿Dónde trabajaba tu madre?

-Mi madre era lavandera.

El director pidió al joven que le mostrara sus manos. El joven mostró un par de manos perfectamente suaves y lisas.

-¿Alguna vez ayudaste a tu madre a lavar la ropa?

-Jamás, mi madre siempre prefirió que yo estudiara y leyera. Además, ella lava la ropa más rápido que yo.

Entonces, el director le dijo: “Te tengo un encargo: cuando vayas hoy a casa, limpia las manos de tu madre y ven a verme mañana”.

El joven sentía que tenía gran oportunidad de obtener el empleo. Cuando volvió a casa, le pidió a su madre que le dejara limpiar sus manos. Su madre se extrañó. Le dio gusto, pero con sentimientos encontrados mostró sus manos a su hijo.

Lentamente, el joven limpió las manos de su madre. Las lágrimas bañaron su rostro mientras lo hacía. Era la primera vez que notaba que las manos de su madre estaban muy arrugadas y llenas de moretones. Algunos le dolían tanto, que su madre hacía gestos de dolor cuando él los tocaba.

Esa fue la primera vez que el joven se dio cuenta de que esas manos lavaron ropa diariamente para que el pudiera ir a la escuela. Las heridas fueron el precio que ella pagó por la educación y el futuro de su hijo.

Al terminar de lavar las manos, el joven silenciosamente lavó el resto de la ropa de su madre.

Esa noche, madre e hijo hablaron por un largo rato.

A la mañana siguiente, el joven se presentó en la oficina del director.

El director notó las lágrimas en los ojos del joven cuando le preguntó: “¿Podrías decirme qué aprendiste ayer en tu casa?”.

El joven contestó: “Limpié las manos de mi mamá y también terminé de lavar la ropa por ella”.

-Ahora ya sé lo que es el aprecio. Sin mi madre, no sería el hombre que ahora soy. Al ayudarla, aprendí lo difícil y duro que es tener tus propios logros. Y ahora aprecio la importancia y valor de ayudar a la familia.

El director le dijo: “Esto es lo que busco en un gerente. Quiero reclutar a una persona que valore la ayuda de otros, una persona que conozca el sufrimiento de los demás para lograr las cosas y que el dinero no sea el único valor en su vida”.

-Quedas contratado.‎

Un niño sobreprotegido y a quien se le ha dado todo lo que pide, desarrollará una “mentalidad con derechos” y siempre será egoísta. No le importarán los esfuerzos de sus padres. Si somos este tipo de padres sobreprotectores, ¿estamos realmente mostrando amor o estamos destruyendo a nuestros hijos?

Tus hijos podrán vivir en una gran casa, comer una gran comida, aprender piano y tener una gran pantalla de televisión. Pero cuando cortes el césped, deja que ellos lo experimenten también. Después de comer, permite que ellos laven sus platos con sus hermanos y hermanas. No es porque no puedas contratar a una mucama, sino porque debes amarlos de la forma correcta. Quieres que entiendan que no importa qué tan ricos sean sus padres, algún día tendrán canas, al igual que la mamá del joven de la historia.

Lo más importante es que tus hijos aprendan a valorar el esfuerzo, experimenten la dificultad y que aprendan a trabajar en equipo para hacer las cosas.

Entradas Relacionadas:

Comentarios [20]
Comentar

Comentando en el Blog: Una historia de gratitud para empezar el año

Mostrar/Ocultar reglas para comentar

¿Estás de acuerdo con las reglas de publicación?

Nombre  
Dirección de Correo Electrónico  
Ubicación  
Su comentario  

10.enero.17
hebèr, boston:

Llegan lejos las semillas de sabiduría que comparte usted jefe Salinas Pliego. Toman raíz y dan fruto.

07.enero.17
enrique garcia , tampico tamaulipas:

Historias como éstas son necesarias. En estos tiempos difíciles hay que concientizar sobre el sacrificio que hacen nuestras familias.

15.enero.16
Alicia p, jeronimo, puebla:

Son valores para reflexionar y ahora que tengo mi propio negocio, hay gente que inició desde abajo y eso hace que la convivencia laboral sea muy agradable y se trabaje en equipo.

13.enero.16
A Ibarguengoitia, Mexico D.F.:

Para mí no hay mayor valor que la gratitud. Ricardo, GRACIAS por tu enseñanza aplicándolo a la educación de quienes más queremos: nuestros hijos.

11.enero.16
Elizabeth Ibarra , Torre B Planta Baja:

Es una excelente historia, que como todas éstas te dejan un aprendizaje, reflexión y sobre todo cómo aterrizar y apoyar a hacer una mejor sociedad, empezando por nuestras casas. ¡¡¡Muchas gracias!!!

11.enero.16
Octavio A. Gayosso, Torre 2 Piso 3:

Muy buen mensaje para reflexionar, sobre en dónde nos encontramos y a dónde queremos ir. Debemos tener humildad y sencillez. Ahora que soy padre puedo entender el mensaje y una frase que va muy acorde a la historia: "Educa a tus hijos con un poco de hambre y un poco de frío". Al principio puede que sufran, pero a la larga los harás personas de bien.

10.enero.16
jose wilfrido mares gonzalez, San Miguel de Allende:

Es muy buena reflexion, ya que casi siempre se nos olvidan los valores con los cuales iniciamos y traemos de nuestros hogares. A veces no recordamos de dónde salimos ni quién nos apoyó en el largo camino de nuestra vida y las personas que se desvelaron por nosotros cuando estuvimos enfermos o tristes y siempre estaban ahí para apoyarnos. Un gran saludo y abrazo.

10.enero.16
julio cesar trillo aranda, cd jimenez chihuahua:

Es una buena historia ya que a algunos de los compañeros de trabajo es lo que les falta. Siempre tenemos que tener en cuenta que lo principal es la honestidad y la humildad.

09.enero.16
Jose Manuel, Michoacan:

Un excelente mensaje para valorar el trabajo de nuestros padres.

09.enero.16
Adela Robles Mayorga, Del. Venustiano Carranza, Cd. De México :

Es lo mismo que hago por mi hijo, aun combatiendo el cáncer hepático. Pero mi niño por su iniciativa vende dulces los sábados y domingos afuera de la iglesia. Tiene calificación de promedio 10, esa siempre ha sido su calificación. Mi hijo sí valora mi esfuerzo y dedicación que tengo con él. Gracias por el relato.

07.enero.16
Julián Godinez Avila , Ocotlan, jal . :

Excelente mensaje señor Salinas. Nos deja una muy buena reflexión sobre padres e hijos. Gracias. Le deseo prosperidad para este año que inicia y muchos saludos a toda su familia. Dios los bendice, es usted una gran persona. Lo admiramos y lo respetamos.

07.enero.16
Xochitl Valencia, México :

Gracias por compartir tan hermoso mensaje. Siempre leo su blog con gran interés, pero es la primera vez que comparto un comentario, quizás porque al leerlo me llegó profundamente al corazón. Esta historia me conmovió porque he tenido el gran privilegio, como tantas madres en México, de cumplir con dos roles, de ser madre y padre a la vez. Esto lo menciono con orgullo, porque este papel no sólo nos honra, sino también nos permite la fortuna de enseñar y responsabilizar a nuestros hijos a través del ejemplo. El camino nunca es fácil para una madre sola, pero el sabor de cosechar este esfuerzo no tiene precio. Es difícil apreciar cuando no se ha vivido la escasez, o ausencia de algo o de alguien; pero es muy fácil sentirse profundamente agradecido, cuando en ausencia, se logra con esfuerzo lo que se desea. Siempre he creído que el agradecimiento no sólo trae paz, sino también nos permite valorar a quien se tiene y lo que se tiene, y esto genera una cadena virtuosa porque nada se da por asentado y todo lo que viene se recibe como una bendición. Este es mi personal legado a mi hijo, que junto con su educación, espero en poco tiempo poder decir: Dios mío, ¡gracias, misión cumplida! Y bueno, no puedo cerrar mi comentario sin mencionar el profundo agradecimiento y lealtad que le tengo a mi empresa, a una gran compañía con quien llevó colaborando más de 9 años y que me ha dado grandes satisfacciones profesionales y la de cumplir con el papel maravilloso que la vida me asignó, como mad

07.enero.16
Virginia Gabriela Dávila Piña, JILOTZINGO, ESTADO DE MEXICO:

Estimado señor Salinas, le envío un cordial saludo, bendiciones para el año que comienza y prosperidad en todo los aspectos de su vida. Tan sólo con verlo por televisión me doy cuenta de la gran calidad humana y espiritual que su persona demuestra. Creo en que en la medida que nos amemos los unos a los otros, en esa medida serán las bendiciones que una persona recibe. Por eso creo que usted es una persona muy feliz, alejada de todo egoísmo.

06.enero.16
José de Jesús Arenas Arreola, Colima, Colima.:

¡¡¡Hola!!! Excelente historia Capitán. En mi caso, entre mi esposa y yo procreamos a tres hijos, Brenda (abogada con maestría en Criminología), Bruno (Lic. en Mercadotecnia y maestría en Desarrollo Organizacional y Humano) y Ana (contadora pública y próxima a estudiar su maestría en Finanzas). Reconozco que gracias al apoyo de mi linda esposa yo no hubiera podido salir adelante con la escuela de los tres. Gracias a ella, mi Lourdes querida, y al trabajo que tenía en TV Azteca Colima, pude lograr lo que para mí es el éxito familiar. Saludos cordiales a usted y a todos mis ex compañeros del bien amado Grupo Salinas. Lo mejor en este año, sabiduría, salud y prosperidad para todos.

06.enero.16
Gilggamesh lopez Martínez , Zona Golfo costa esmeralda Martínez de la torre:

Gracias por hacernos reflexionar en el tema más importante y agradecer por la oportunidad de un año más de trabajo estratégico, lleno de éxitos y de metas retadoras. Excelente inicio.

06.enero.16
Lizandro Cetina, Merida:

Buenos días. Hoy quedo anonadado con esta historia que nos comparte, Sr. Salinas Pliego. Hoy me conmovió parte de mi vida, de lo que he pasado a lo largo de mi corta vida. Agradezco me comparta esta historia para nunca olvidar de dónde venimos y estar siempre pendientes de las personas que nos rodean. ¡¡Muchas Gracias!!

06.enero.16
Erasto R. German Olivares, Tecamac, Mx:

Excelente forma de ver el desarrollo de una vida. Gracias Sr. Salinas por dedicar su tiempo a dar conocimiento a todo aquel que lo sigue a través de la tecnología. La vida y la comida saben mejor con sabiduría, observación y práctica.

05.enero.16
Benjamin meza, Jalisco:

Al final de la historia la pregunta obliga a la refexión, dar amor o destruir. Buen artículo sin duda, saludos.

05.enero.16
Rolando Villarreal, México, D.F. :

Sin duda unos de los blogs con más sentimiento y amor incondicional que representa el amor de una madre por sus hijos y los sacrificios por los que tiene que pasar para poder darles una mejor vida, darles lecciones de vida para que todos podamos ser hombres de bien, generosos y poder tener una buena familia. También, aprecio la forma en que describe tres conceptos que me gustaron mucho: sin mi madre, no sería el hombre que ahora soy. Al ayudarla, aprendí lo difícil y duro que es tener tus propios logros. Y ahora aprecio la importancia y valor de ayudar a la familia. Ser una persona que valore la ayuda de otros, una persona que conozca el sufrimiento de los demás para lograr las cosas y que el dinero no sea el único valor en su vida. Y que nuestros hijos aprendan a valorar el esfuerzo, experimenten la dificultad y aprendan a trabajar en equipo para hacer las cosas. Mucha salud y éxito para este 2016.

05.enero.16
Maite Moreno Delgado, Tijuana, Baja California, Mexico :

El Sr. Burton E. Grossman, era el dueño de la empresa donde trabajaba mi papá. El Sr. Grossman no me conocía cuando solicité una cita con él para pedirle una carta de recomendacion para apoyar mi beca ante CONACYT. Yo deseaba estudiar en la Universidad de Michigan una Maestría en Prostodoncia, pero era carísima, como lo es hoy en día y por ser extranjero más. Las colegiaturas son elevadas. El Sr. Grossman me recibió con mi papá y revisó mis papeles de aceptación en la universidad. El Sr. Grossman prefirió hacer esto de motu propio, ayudarme e impulsarme. Pidió su chequera personal y me extendió dos cheques: uno para cubrir la colegiatura del primer semestre de la universidad y otro a mi nombre para que yo pudiera llegar a instalar mi propio departamento. Así fue como un empresario americano con empresas en México hizo de mí una profesionista de éxito, que hoy a su vez ayuda en la formación profesional de otros. Desde que regrese a México en 1982, he luchado como profesionista. Gracias al Sr. Grossman y a mi familia he logrado llegar a donde estoy. Mi infinito y profundo agradecimiento con todo cariño a todos y cada uno de ellos. CDE Dra. Maite Moreno, Ms en Cs.

CERRAR

Enviar