Foto RBS

Ricardo Benjamín Salinas Pliego es un empresario mexicano, Fundador y Presidente de Grupo Salinas. Es un hombre cuyas convicciones y pensamiento se reflejan claramente en su obra así como en sus actividades empresariales. Es un hombre de familia, forjado en el valor del trabajo, la tenacidad, el esfuerzo y la pasión para alcanzar los sueños. Se considera un optimista nato.

Contador Público por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, cuenta con una Maestría en negocios por la Universidad de Tulane; sin embargo, no cree que los títulos académicos otorguen conocimiento por encima de la experiencia. Desde muy joven desarrolló su instinto empresarial en diversos negocios. Imposible es una palabra que no está en su diccionario.

Lector apasionado de la historia, sus personajes, el arte, la ciencia, la tecnología así como los negocios y finanzas, gusta de compartir sus intereses y no duda en manifestar su opinión sobre diversos temas de interés, como lo hace regularmente en su blog. Sus ideas las ha expuesto el Foro Económico Mundial de Davos, en The Young President’s Organization, The Economist Mexico Business Roundtable, el Instituto de las Américas, la Cámara de Comercio de los Estados Unidos, UCLA, TED, CAP, The Aspen Institute, The New York Forum, Universidad de Michigan, Universidad de Georgetown y la Escuela de Negocios de Harvard, donde usualmente trata asuntos relacionados con liderazgo, globalización, gobierno corporativo y las oportunidades en la base de la pirámide.

www.ricardosalinas.com

Misión cumplida

La-música-derriba-muros

El domingo 9 de octubre, por octava ocasión, celebramos la jornada de limpieza y conciencia ambiental Limpiemos Nuestro México (LNM). A pesar de que en algunas ciudades el clima no nos favoreció, vimos la participación entusiasta de millones de personas que están dispuestas a cambiar su entorno, literalmente “llueva o truene”.

El problema de la basura es gravísimo: cada mexicano genera un kilogramo de desperdicios al día: esto es más de 110 mil toneladas de basura en cada uno de los 365 días del año. Es momento de actuar si no queremos, literalmente, inundarnos de basura. Para ello se creó LNM.

En esta edición participaron más de 7 millones de personas, organizadas a través de 140 mil brigadas, que lograron recoger 40 mil toneladas de desperdicios. Me dio un gusto enorme ver que participaron millones de familias enteras. Los niños se mostraron especialmente entusiastas porque reconocen la importancia de tener espacios dignos, algo que tristemente muchos adultos no han comprendido.

No sólo se trata de salir a las calles a limpiar sino de sembrar en las nuevas generaciones la semilla del cambio para que tirar basura se convierta en algo totalmente inaceptable. Buscamos que la cultura de la limpieza y del aprovechamiento de los residuos sea algo cotidiano.

De hecho, Limpiemos Nuestro México ha evolucionado: sigue siendo una campaña de limpieza pero también de rescate integral de los espacios públicos: calles, parques, bosques, playas y ríos. La gente está determinada a tener áreas dignas en sus comunidades; es una deuda con nosotros mismos que finalmente queremos saldar, cueste lo que cueste.

Además de levantar toneladas de basura, el domingo vimos gente pintando bancas, canchas y bardas, podando el pasto de los parques, borrando grafiti y embelleciendo de muchas formas miles de rincones de nuestro país.

Hoy nos queda muy claro que millones de personas están dispuestas a cambiar, aportando varias horas de su tiempo en familia y con amigos para participar en esta jornada de limpieza y rescate de espacios públicos.

Es importante reconocer que nada de esto sería posible sin la cooperación de entidades, públicas y privadas como: la Secretaría del Medio Ambiente, Grupo Bimbo, Pemex, CONAFOR, CONAGUA, la Gendarmería Nacional y la Liga MX, entre muchas otras. Debo reconocer también la labor incansable de Esteban Moctezuma y el gran equipo de Fundación Azteca en favor del medio ambiente.

Me motiva mucho ver que millones de personas nos estamos coordinando para mejorar nuestro entorno y reconocer que el cambio de actitud empieza por nosotros mismos. La solución a estos, y muchos otros problemas, está en nuestras manos: no podemos seguir creyendo que el gobierno nos resolverá todo, porque esta idea, además de falsa, es peligrosa.

Limpiemos Nuestro México nos enseña que juntos podemos cambiar las cosas si realmente nos lo proponemos, muchas gracias por participar y nos vemos el próximo año.

Entradas Relacionadas:

Comentarios [4]
Comentar

Comentando en el Blog: Misión cumplida

Mostrar/Ocultar reglas para comentar

¿Estás de acuerdo con las reglas de publicación?

Nombre  
Dirección de Correo Electrónico  
Ubicación  
Su comentario  

25.noviembre.16
María Montes, Toluca:

Mi familia y yo fuimos de las millones de personas que decidimos, voluntariamente, colaborar con unas horas de nuestro tiempo para limpiar un parque cercano a nuestra casa. Y no, no considero que seamos "payasos" por haberlo decidido así. Creo que es demasiada arrogancia e ignorancia el insultar a quien libremente decide participar en una causa común (aunque despectivamente se le llame "colectivismo"). La libertad también implica compromiso con nuestra comunidad, no vivimos aislados. Queremos cambiar, debemos poner el ejemplo, aunque algunos no lo entiendan.

19.octubre.16
JULIO LABORIE., México, Ciudad de México.::

Antes que nada ¡FELIZ CUMPLE don Ricardo! Muchas personas están resentidas con la gente rica y la maldice. Sin embargo, el que suscribe lo admira, lo valora, lo bendice por su prosperidad, además que lo honro por sus logros. Estoy muy orgulloso de que por lo menos un mexicano con visión esté preocupado por generar valores. Vivimos en un mundo más egoísta que nunca y usted destaca entre ese pensamiento y conducta errónea, señalándonos el camino de la verdad (del amor); ¡qué ejemplo para todos! ¡Qué ejemplo para el Estado mexicano! Si sigues haciendo lo mismo de siempre, continuarás obteniendo lo que siempre has obtenido. Y esto no lo entienden nuestros políticos. “El egoísmo en todas sus formas implica: disipación, debilidad y muerte”. Limpiemos Nuestro México es promover un valor. Así como en la familia hay principios y valores que son básicos e indispensables para que funcione, así también en un país existe el valor de la responsabilidad de ver por la limpieza y buena conservación de la casa y las cosas. (Ejemplo: si veo una taza mal puesta, un suéter o un papelito que sé que no sirve, lo levanto y lo pongo en su lugar, aunque no sea mío, ya que lo hago por el bien de todos y sé que va a ser recíproco). Esto para tener ante la sociedad y las visitas inesperadas una buena imagen. Así también “Limpiemos Nuestro México” es importante por lo mismo, para tener un país aseado y digno de vivir y además tener una buena imagen ante propios y extraños.

18.octubre.16
Massimo Mazzone, Tegucigalpa, Honduras:

Milton Friedman una vez dijo que nadie limpia un coche rentado. La flip-side es que nadie (o casi) ensucia su propia casa. Existe basura sólo porque existen espacios "públicos", que no son de todos como dice la propaganda estatista. La realidad es que no son de nadie. Un asset "público", o sea de nadie, es un concepto repelente, Rand diría anti-humano. Es fundamentalmente contra natura, la acción humana es antitética a la falta de propiedad de un asset escaso, o sea, con un valor económico. ¿Quieren arreglar la raíz del problema de la basura y de la polución? Privaticen los activos y no tendrán que ir a trabajar el domingo como payasos para recoger basura ajena. Lean el último libro de Walter Block, si quieren saber más. Un esclavo se pregunta si lo que le hacen es legal, un hombre libre se pregunta si es justo. El Estado, siempre, es el enemigo del individuo. Los hombres libres son radicales para la libertad, no aceptan compromisos. Ir el domingo a levantar basura ajena es arrodillarse, rendirse y ser accesorio del mal más puro, la negación del individuo, el colectivismo.

17.octubre.16
Julio salatiel Rodriguez euan, México:

Muy acuerdo con usted señor, dejamos todo a que el gobierno lo resuelva cuando también es responsabilidad de nosotros cuidar el ambiente porque nos afecta su deterioro.

CERRAR

Enviar