Foto RBS

Ricardo Benjamín Salinas Pliego es un empresario mexicano, Fundador y Presidente de Grupo Salinas. Es un hombre cuyas convicciones y pensamiento se reflejan claramente en su obra así como en sus actividades empresariales. Es un hombre de familia, forjado en el valor del trabajo, la tenacidad, el esfuerzo y la pasión para alcanzar los sueños. Se considera un optimista nato.

Contador Público por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, cuenta con una Maestría en negocios por la Universidad de Tulane; sin embargo, no cree que los títulos académicos otorguen conocimiento por encima de la experiencia. Desde muy joven desarrolló su instinto empresarial en diversos negocios. Imposible es una palabra que no está en su diccionario.

Lector apasionado de la historia, sus personajes, el arte, la ciencia, la tecnología así como los negocios y finanzas, gusta de compartir sus intereses y no duda en manifestar su opinión sobre diversos temas de interés, como lo hace regularmente en su blog. Sus ideas las ha expuesto el Foro Económico Mundial de Davos, en The Young President’s Organization, The Economist Mexico Business Roundtable, el Instituto de las Américas, la Cámara de Comercio de los Estados Unidos, UCLA, TED, CAP, The Aspen Institute, The New York Forum, Universidad de Michigan, Universidad de Georgetown y la Escuela de Negocios de Harvard, donde usualmente trata asuntos relacionados con liderazgo, globalización, gobierno corporativo y las oportunidades en la base de la pirámide.

www.ricardosalinas.com
BotonMenú
@ricardosalinas
Ver todas las entradas
Categorías

 

Coco, un homenaje a México

Coco, un homenaje a México

“La muerte es algo que no debemos temer porque, mientras somos, la muerte no es y cuando la muerte es, nosotros no somos.”

Antonio Machado

Comparto en este espacio mi artículo de opinión publicado en los diarios El Financiero, El Horizonte y El Informador.

Aunque se estrenó en noviembre, apenas tuve la oportunidad de ver Coco, una extraordinaria producción de Disney-Pixar que ha sido un éxito internacional. Naturalmente ganó el Oscar a la mejor película animada además del destinado a la mejor canción original. En adición a las estatuillas que otorga la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, Coco estuvo nominada a 113 distintos premios y reconocimientos alrededor del mundo, de los que ganó 87, entre ellos dos BAFTA y dos Globos de Oro.

Esta cinta es una obra de arte que tardó más de siete años en realizarse. Para Pixar la espera valió la pena puesto que, hasta el mes pasado, ingresó más de US$740 millones en taquilla. Pero más allá del éxito financiero de esta producción, debemos reconocer que se trata de un homenaje a nuestra cultura: a nuestra música, cocina, vestido, historia y tradiciones, especialmente el Día de Muertos, celebración en la que se basa el guión de esta cinta.

Más allá del éxito financiero, debemos reconocer que se trata de un homenaje a nuestra cultura.

Para el director de Coco, Lee Unkrich, el Día de Muertos es una “yuxtaposición de representaciones de esqueletos en colores brillantes llenos de alegría”. En la preparación de esta película, Unkrich realizó múltiples viajes a lugares como Oaxaca, Guanajuato y la Ciudad de México, donde pronto entendió que la tradición en la que se basa esta cinta ofrecía un enorme potencial de “contar una historia de aventuras llena de imágenes, música y color con una gran resonancia emocional”.

Irónicamente, el Día de Muertos es una celebración de la vida porque nos recuerda lo frágil y corta que es. Esta tradición también nos habla de la importancia de honrar la memoria de nuestros ancestros, lo que une a las familias y nos afianza a nuestras raíces: nos ayuda a entender de dónde venimos y quiénes somos.

Aunque la muerte es un tema universal, pocas tradiciones la abordan de la manera en que lo hacemos nosotros a principios de noviembre. Coco nos enseña que recordar a quienes han partido es una forma de mantenerlos vivos.

Todos estos mensajes, a la vez excéntricos y familiares, resuenan alrededor del mundo, especialmente si se transmiten en una película llena de alegría, música y color, lo que explica el éxito en taquilla de esta extraordinaria producción. Coco demuestra una vez más la fascinación de una mayoría en Estados Unidos por la cultura mexicana, como mencioné recientemente en un artículo de opinión publicado por el Boston Globe.

Coco demuestra una vez más la fascinación de una mayoría en Estados Unidos por la cultura mexicana.

Una paradoja implícita en esta cinta es que, mientras realza nuestras costumbres, también nos habla de la importancia de perseguir nuestros sueños y encontrar nuestro Elemento, aún si rompemos con la tradición familiar. Esto subraya el valor de la libertad individual, algo que los mexicanos sabemos apreciar.

Coco evoca la riqueza cultural de México, llevando a la pantalla a personajes que nos recuerdan a Frida Kahlo, Pedro Infante y Jorge Negrete, además de alebrijes, catrinas, la flor de cempasúchil, el papel picado y hasta la abuela con chanclas. Los años que llevó producir esta cinta se expresan en cada detalle.

Como mexicano, agradezco a Disney por este espléndido homenaje a nuestra cultura, que nos promueve y nos honra. Me llena de orgullo pensar que, por más de dos décadas, este estudio ha sido un socio extraordinario en distintas iniciativas de TV Azteca. Además de exaltar a México, Coco transmite los mejores valores y mensajes que he visto en mucho tiempo.

Entradas Relacionadas:
Comentarios [6]
Comentar

Comentarios (6)

Mostrar/Ocultar reglas para comentar

¿Estás de acuerdo con las reglas de publicación?

Nombre
 
Dirección de Correo Electrónico
 
Ubicación
 
Su comentario
 

16.abril.18
Miguel Domínguez, Tijuana:

Tuve la oportunidad de ir a Disney un fin de semana y vaya sorpresa, todo estaba vestido de colores mexicanos y en alusión al Día de Muertos. México estaba en las entrañas de la cultura americana. Fue de mucho orgullo y también doy gracias porque es la mejor representación hasta hoy de lo que es el Día de Muertos y de lo que representa la muerte para México, donde no sólo se llora, también se canta, se baila y se toca. Orgulloso de mi país.

11.abril.18
Paula, DF, Mexico:

A pesar de algunas críticas me parece que es un excelente material. La vi en Cuba recientemente, viajé hace unos días y la pude apreciar con unos amigos. Es una buena cinta y pone a México en el mapa, ya eso es un avance. Pienso que no podemos ser tan estrictos como algunos comentaristas porque el filme no es más que un homenaje a nuestra cultura. Ese simple hecho echa por tierra cualquier falta de precisión o cliché. Algo muy importante es que trata de entretener y lo consigue exaltando los valores de la cultura mexicana. Quedé muy contenta con el resultado, es la primera vez que se trabaja ese tema con seriedad acorde al tipo de material y la industria que lo produce. Gracias por el blog.

10.abril.18
JUAN CARLOS JIMENEZ , morelia, michoacan, mexico:

Me parece algo muy bueno que tomen en cuenta las tradiciones mexicanas.

30.marzo.18
raul herrera rivera, peru - lima:

Me parece muy interesante porque nos hace recordar a los seres queridos cada año. No importa de dónde venimos y tal vez en verdad cuando morimos llegamos a ese mundo.

23.marzo.18
Bladimir Hernandez, santa clara coatitla:

Me parece que es una película muy interesante y emotiva. Nos hace reflexionar y estar convencidos de donde somos. Muy buena produccion.

16.marzo.18
Fer, Torre Esmeralda:

Agradezco la historia, el homenaje a México, que demuestra que somos ya el target de mercado de Disney. En lo personal, la película me parece llena de clichés, estereotipos y de un México que no somos. Quizá debió ir a Oaxaca, Veracruz y Michoacán, para entender más el sincretismo. No todo es fiesta y gritos, existe una parte espiritual que no cuentan. ¡¡Saludos!!

CERRAR

 

Enviar