Foto RBS

Ricardo Benjamín Salinas Pliego es un empresario mexicano, Fundador y Presidente de Grupo Salinas. Es un hombre cuyas convicciones y pensamiento se reflejan claramente en su obra así como en sus actividades empresariales. Es un hombre de familia, forjado en el valor del trabajo, la tenacidad, el esfuerzo y la pasión para alcanzar los sueños. Se considera un optimista nato.

Contador Público por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, cuenta con una Maestría en negocios por la Universidad de Tulane; sin embargo, no cree que los títulos académicos otorguen conocimiento por encima de la experiencia. Desde muy joven desarrolló su instinto empresarial en diversos negocios. Imposible es una palabra que no está en su diccionario.

Lector apasionado de la historia, sus personajes, el arte, la ciencia, la tecnología así como los negocios y finanzas, gusta de compartir sus intereses y no duda en manifestar su opinión sobre diversos temas de interés, como lo hace regularmente en su blog. Sus ideas las ha expuesto el Foro Económico Mundial de Davos, en The Young President’s Organization, The Economist Mexico Business Roundtable, el Instituto de las Américas, la Cámara de Comercio de los Estados Unidos, UCLA, TED, CAP, The Aspen Institute, The New York Forum, Universidad de Michigan, Universidad de Georgetown y la Escuela de Negocios de Harvard, donde usualmente trata asuntos relacionados con liderazgo, globalización, gobierno corporativo y las oportunidades en la base de la pirámide.

www.ricardosalinas.com
BotonMenú
@ricardosalinas
Ver todas las entradas
Categorías

 

Ver hacia el futuro

Ver-al-futuro

Comparto en este espacio mi artículo publicado en la Revista Central en su edición de este mes.

El pasado primero de julio, los ciudadanos se expresaron con claridad en las urnas y decidieron que llegó el momento de un cambio en la forma de conducir al país. En unas semanas, Andrés Manuel López Obrador asumirá el cargo de Presidente de la República y nuestro deber como ciudadanos es ver hacia el futuro con optimismo y responsabilidad. México es un país grande y fuerte, lleno de jóvenes con enormes esperanzas de construir su propio futuro. Su entusiasmo es la fuerza imparable que nos impulsará al desarrollo. Juntos podremos construir mucho; divididos, el caos nos acecha.

Los retos que enfrenta nuestro país son considerables: desde la inseguridad que no cesa, un sistema educativo que no da resultados, hasta una corrupción rampante. Hay regiones enteras de nuestro país que se mantienen estancadas en el subdesarrollo y otras que viven bajo el terror que siembra el crimen organizado. Todo esto es inaceptable y debe cambiar.

Los retos que enfrenta nuestro país son considerables: desde la inseguridad que no cesa, hasta una corrupción rampante.

Unidos debemos apoyar al gobierno entrante para superar nuestras dificultades. Pensemos en el México que queremos. Desde mi punto de vista, necesitamos cuatro cosas básicas: (1) libertad, (2) estado de derecho, (3) prosperidad y (4) un cambio cultural. Veamos.

Libertad

Manuel Azaña comentó que “la libertad no hace felices a los hombres, los hace simplemente hombres”. Con esta frase, Azaña nos recuerda que sin libertad desaparece la esencia humana. En mi opinión, entre todas las libertades hay dos que son fundamento de las demás: (1) libertad de expresión y (2) libertad de empresa. Sin libertad de expresión, seremos incapaces de defender con argumentos todas las demás libertades y sin libertad de empresa, no tendremos independencia material del gobernante.

Lo contrario de la libertad es el autoritarismo y esto es algo que debemos evitar a toda costa. Afortunadamente, México es fundamentalmente liberal: los mexicanos amamos nuestra libertad, pero también debemos alejarnos del extremo de la anarquía, que destruye el Imperio de la Ley.

Los mexicanos amamos nuestra libertad, pero debemos alejarnos del extremo de la anarquía, que destruye el Imperio de la Ley.

Estado de Derecho e Imperio de la Ley

Bajo este concepto incluyo gobernabilidad y seguridad. Terriblemente, hoy no tenemos ninguna de las dos. El Imperio de la Ley es fundamental porque evita que la libertad de cada uno interfiera con la libertad de todos los demás. La razón de ser del Estado es brindar seguridad a las personas. Desafortunadamente, los gobiernos, en todos sus niveles, nos quedan a deber mucho en este tema y tenemos que obligarlos a que nos rindan cuentas.

Prosperidad

Aunque algunos lo nieguen, en los últimos 25 años México avanzó mucho en esta materia. En los 70 y 80, las crisis eran recurrentes y el crecimiento, negativo. En el México de hoy, aunque el producto nacional —medido a través de métodos anticuados— muestra un bajo crecimiento, el avance es constante y en algunas regiones vinculadas al libre comercio, el desarrollo es notable. Simplemente consideremos estados como Querétaro, Guanajuato o Nuevo León, que muestran regiones enteras con un dinamismo espectacular. El contraste de la prosperidad en estas zonas con la pobreza que prevalece en estados desvinculados del libre comercio, como Oaxaca o Chiapas, es brutal.

Pero más allá de la estabilidad macroeconómica, debemos buscar un bienestar duradero para las familias. Sabemos que la estabilidad es una condición necesaria pero no suficiente, necesitamos algo más.

Cambio cultural

Muchas veces, los obstáculos más importantes que enfrentamos para encontrar una prosperidad sostenida están en nuestra mente. Cambiar nuestro “chip mental” nos ayudará a lograr gran parte de los tres primeros elementos que requerimos para avanzar. Al hablar de un cambio de mentalidad, me refiero a aspectos como, “cultura de la legalidad”, nuestra percepción sobre la relación entre esfuerzo y riqueza, educación y la urgente necesidad de fortalecer una cultura emprendedora. Nuestro granito de arena para lograr un verdadero cambio cultural, en Grupo Salinas, lo constituyen iniciativas como Plantel Azteca, Limpiemos Nuestro México y las Orquestas Esperanza Azteca.

Muchas veces, los obstáculos más importantes que enfrentamos para encontrar una prosperidad sostenida están en nuestra mente.

Hace cuatro años leí un libro muy interesante escrito por Niall Ferguson: "La gran degeneración". Para este autor, los cuatro pilares principales de la sociedad moderna se están derrumbando alrededor del mundo: (1) el gobierno representativo, (2) el libre mercado, (3) el imperio de la ley y (4) la sociedad civil organizada. A través del mundo vemos los mismos retos. Algunos de ellos con mayor gravedad en nuestro país —especialmente el tercero, donde el colapso es muy claro.

La sociedad civil organizada es un pilar fundamental para lograr resolver nuestros problemas comunes. Hayamos o no votado por él, debemos darle al Presidente Electo la oportunidad de demostrar que va a cumplir con sus promesas de justicia y honestidad. Avancemos hacia el futuro con confianza y unidad. De esta forma, nos irá mejor y tendremos un México con Prosperidad Incluyente, que es lo que buscamos para nuestros hijos y nietos.

Es nuestra obligación imaginar un mejor futuro y después buscar la forma de llegar a él.

Entradas Relacionadas:
Comentarios [6]
Comentar

Comentarios (6)

Mostrar/Ocultar reglas para comentar

¿Estás de acuerdo con las reglas de publicación?

Nombre
 
Dirección de Correo Electrónico
 
Ubicación
 
Su comentario
 

12.noviembre.18
Sergio Alfonso Amaya Santamaría, Rosarito Baja California:

Siempre atinado y claro en sus conceptos, don Ricardo nos confirma lo que deseamos la mayoría de mexicanos, creo que particularmente los que carecen de voz, pero no de entusiasmo. Millones de compatriotas luchan a diario deseando el progreso de hijos y familia, pero su labor es estéril por falta del abono adecuado. Confiamos en que, ahora sí, llegue a gobernar un Hombre, con mayúscula, honrado y consciente de que debe abonar la tierra de todos, para que la Patria avance en los puntos señalados: Libertad, Educación, Seguridad y Honestidad. Yo, aunque viejo y sin recursos materiales, hago mi esfuerzo en busca de alcanzar ese anhelo. Un abrazo solidario, Ricardo Salinas.

12.noviembre.18
jesus, tabasco:

Excelente análisis. Mi preocupación es en relación al cambio cultural, ya que los propios partidos políticos para llegar al poder o lograr un puesto público, utilizan la demagogia y ataques en contra de los demás partidos utilizando al pueblo, sobretodo a los que menos tienen, aprovechando su necesiodad y poco cultura educativa. Gracias

09.noviembre.18
Alejandro cruz, Puebla:

Totalmente de acuerdo. Tenemos que empezar a sembrar y dejar de poner excusas. Así mismo desaprender lo ya aprendido.

09.noviembre.18
Darío Solís Hernández, Tapachula, Chiapas:

Pues ya no coincido tanto. Al principio pensaba que había que darle la oportunidad al nuevo gobierno. Había muchas esperanzas de cambio, pero con las recientes medidas nos llena de dudas. Esperemos que tenga razón señor Salinas. En lo que sí estoy de acuerdo es en lo que necesita el país para detonar su potencial. Agradezco su espacio y la posibilidad de expresar nuestras ideas aunque no siempre coincidamos. Y sin ánimo de polemizar quisiera comentar sobre lo dicho por el señor Mariano Gama, que si bien está en todo su derecho de disentir creo que exhibe una gran ignorancia al afirmar que al autor de este blog no le importa lo que pueda pasar con la llegada de AMLO, ¡si precisamente en este texto y en muchos otros expresa su preocupación por México! Además, afirmar que AMLO es su "delfín" y que Ricardo Salinas tiene su dinero fuera del país está fuera de lugar. ¿Dónde cree usted que operan, principalmente, todos los negocios de Grupo Salinas, que son los que conforman y aportan el valor de la fortuna de su dueño? ¡Por supuesto que le preocupa lo que pueda afectar al país!

08.noviembre.18
Isabel Ramos, Estado de México:

Me parece muy interesante lo que plantea. Aunque existían muchas esperanzas con el nuevo gobierno, se han ido perdiendo por las últimas decisiones tomadas. Sin embargo, creo que no nos queda más que esperar y apoyar. Ojalá cambie nuestra visión del gobierno entrante. Por otra parte, aprovecho para felicitarlo por las iniciativas que han ido consolidando a lo largo del tiempo como las Orquestas, que me parecen un logro visible del trabajo realizado. También me gusta la campaña de "Limpiemos Nuestro México", sin embargo, me gustaría que lo complementaran con alguna otra campaña de NO TIRAR BASURA, como alguna campaña que hubo hace muchos años cuando yo era niña que decía "Ponga la basura en su lugar", hasta ahora la recuerdo. El día del Desfile de Muertos que estuvo espectacular, al final tuve que caminar por esas calles y era una pena ver la cantidad tan grande de basura por todos lados y como mexicana me da vergüenza que no tengamos todos la conciencia de cómo debemos actuar con relación a la basura. Me tocó ver a un joven, aproximadamente de 25 o 30 años tirando las envolturas de sus pastelitos a la calle, sin ninguna pena. En fin, son algunas ideas que me gustaría compartir con usted. Saludos!

08.noviembre.18
Mariano Gama, CDMX:

Muchas gracias por compartir una columna más y tratar de darnos esperanza. Sin embargo, no coincido. Uno, a través de encuestas y sin tomar responsabilidad en sus decisiones, quiere que el futuro se decida en encuestas, sin importarle que tire el tipo de cambio, baje el valor hasta de sus acciones en la Bolsa y pierda la confianza y credibilidad en los inversionistas. Hoy una vez más lo vimos, una buena idea bajar las comisiones, pésima comunicación y el paseándose por Santa Lucía. Con eso solo regresamos al autoritarismo y a los 70 y 80 otra vez. Como usted no tiene su dinero en México, qué le importa lo que su delfín haga. Por eso no coincido y a ver si tienen el valor de publicarme y no me editan en su blog de comentarios.

CERRAR

Enviar