Foto RBS

Ricardo Benjamín Salinas Pliego es un empresario mexicano, Fundador y Presidente de Grupo Salinas. Es un hombre cuyas convicciones y pensamiento se reflejan claramente en su obra así como en sus actividades empresariales. Es un hombre de familia, forjado en el valor del trabajo, la tenacidad, el esfuerzo y la pasión para alcanzar los sueños. Se considera un optimista nato.

Contador Público por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, cuenta con una Maestría en negocios por la Universidad de Tulane; sin embargo, no cree que los títulos académicos otorguen conocimiento por encima de la experiencia. Desde muy joven desarrolló su instinto empresarial en diversos negocios. Imposible es una palabra que no está en su diccionario.

Lector apasionado de la historia, sus personajes, el arte, la ciencia, la tecnología así como los negocios y finanzas, gusta de compartir sus intereses y no duda en manifestar su opinión sobre diversos temas de interés, como lo hace regularmente en su blog. Sus ideas las ha expuesto el Foro Económico Mundial de Davos, en The Young President’s Organization, The Economist Mexico Business Roundtable, el Instituto de las Américas, la Cámara de Comercio de los Estados Unidos, UCLA, TED, CAP, The Aspen Institute, The New York Forum, Universidad de Michigan, Universidad de Georgetown y la Escuela de Negocios de Harvard, donde usualmente trata asuntos relacionados con liderazgo, globalización, gobierno corporativo y las oportunidades en la base de la pirámide.

www.ricardosalinas.com
English Español
Blogs Recomendados
Últimas entradas
Ver todas las entradas
Categorías

 

Por una prosperidad compartida

Por una prosperidad compartida

Es un placer compartir en este espacio mi primera contribución para La Opinión de Los Ángeles, uno de los diarios de mayor circulación y prestigio en nuestro idioma en los Estados Unidos.

Han pasado veinte años desde la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio de América del Norte y a través de distintas partes del mundo se percibe a México como un lugar de oportunidades. No puedo estar más de acuerdo.

La apertura económica y política le ha sentado bien a nuestro país: México se ha convertido en un líder global en exportaciones, que representan casi una tercera parte de su PIB, con lo que atrae un flujo importante de inversión externa enfocada a distintas industrias como la automotriz, la electrónica y la aeronáutica.

El comercio anual de bienes y servicios entre Estados Unidos y México suma más de US$500,000 millones. De acuerdo con un estudio relativamente reciente del Woodrow Wilson Center, México es el segundo destino para las exportaciones de EE.UU. y la tercera fuente de sus importaciones. Esta explosión del comercio bilateral implica que 1 de cada 24 empleos, es decir seis millones de trabajadores en Estados Unidos dependen de esta relación comercial. De acuerdo con este centro de estudios, México es el principal destino para las exportaciones de California, Arizona, Nuevo México y New Hampshire y es el segundo destino para las exportaciones de otros 17 estados.

El saldo de la inversión extranjera de EE.UU. en México y viceversa suma más de US$100,000 millones, un signo claro de un vínculo cada vez más sólido.

No obstante, en pláticas que he sostenido con distintas audiencias y líderes empresariales y políticos de  los Estados Unidos, he expresado que nuestra relación debe evolucionar. Más allá del libre comercio, debemos encontrar formas de profundizar nuestros vínculos para beneficio de ambos países. Una reforma migratoria integral sería un buen comienzo.

Si los bienes, los servicios, las ideas y los capitales pueden cruzar libremente nuestras fronteras, ¿cuál es la razón para que la gente, que es la verdadera fuente de riqueza, no pueda hacerlo? Si lo pensamos desde este punto de vista, realmente encontramos que la situación migratoria actual es absurda —en Estados Unidos existen más de 11 millones de personas indocumentadas que carecen totalmente de seguridad jurídica, aun pagando impuestos.

Me llama la atención que mientras EE.UU. padece un déficit crónico de ciertos tipos de mano de obra, hay millones de seres humanos que están dispuestos a trabajar duro y emprender el difícil y peligroso proceso de migración con tal de brindar una mejor vida a sus familias y es precisamente este anhelo de mejorar la calidad de vida de nuestra gente lo que constituye el motor económico más poderoso que existe.

Recientemente tuve el gusto de recibir en mi oficina a una delegación comercial encabezada por el Alcalde de Los Ángeles, mi amigo Eric Garcetti. En este destacado grupo de empresarios encontré un fuerte interés por las oportunidades que México representa para sus negocios. Ellos comprenden que en las siguientes dos décadas, nuestra economía tiene la oportunidad de dar un salto notable hacia el desarrollo gracias a la juventud de su gente, la consolidación gradual de una clase media y los cambios recientes en el marco legal que tienden a potenciar una verdadera revolución en distintas industrias, especialmente las de telecomunicaciones y energética, que por décadas han sido capturadas por poderosos monopolios.

Otro grupo de personalidades con el que recientemente tuve la oportunidad de intercambiar puntos de vista sobre México, es el que integra el consejo del Instituto Aspen, encabezado por Walter Isaacson y con el apoyo de Leonard Lauder, quienes compartieron su entusiasmo por nuestra apertura económica y política al acudir a la inauguración del capítulo mexicano de este destacado instituto. El simple hecho de que una institución de esta talla haya escogido a México como su primer destino en América Latina nos habla claramente de la importancia creciente de nuestro país.

Comparto plenamente este entusiasmo sobre lo que México puede lograr en las próximas dos décadas, pero no es peligroso ignorar los enormes retos que aún enfrentamos. Destacan dos: la debilidad del imperio de la ley y la dimensión del sector informal de la economía, de hecho ambos problemas tienden a reforzarse mutuamente. Gran parte de la solución a nuestros problemas se sustenta en un verdadero cambio cultural. Otras medidas necesarias tienen más que ver con aspectos técnicos, económicos y financieros.

Desde mi percepción, el entusiasmo que se vive en ciertos círculos de Estados Unidos por México no es aislado. Veo el mismo interés en mis viajes a otras regiones. La economía mexicana se encuentra en un periodo crucial de transformación. Los últimos veinte años han sido sorprendentes en términos de la modernización de la economía mexicana, pero las próximas dos décadas deberán ser aún más impresionantes. Esto es excelente para México, pero también es muy bueno para los Estados Unidos: ojalá que muchos líderes logren cambiar su percepción negativa sobre lo que ocurre al sur del Río Bravo.

Debemos considerar que la prosperidad compartida es la mejor de todas.

Entradas Relacionadas

El indispensable cambio cultural

Apoyemos la reforma migratoria

Migración: necesitamos puentes no muros

Sitios Relacionados

Por una prosperidad compartida – La Opinión

Comentarios [4]
Comentar

14.abril.14
Arturo Zárate Vite, México, D.F.:

Hace falta que la prosperidad se diluya en el mayor número de personas y en ese sentido hágase lo que se tenga que hacer para que llegue en esa dimensión el beneficio.

14.abril.14
Remedios Pérez Alvarado, México:

DESDE MI PUNTO DE VISTA NO ES FAVORABLE PARA NADIE EN ESTE MOMENTO HACER NEGOCIOS CON AMÉRICA DEL NORTE YA QUE ESTA PASANDO POR UNA CRISIS ECONÓMICA. Y LA RELACIÓN MIGRATORIA ES UNA CONVENIENCIA POLÍTICA MIENTRAS ESTÁN EN PROCESO DE OCUPAR PUESTO POLÍTICOS.

12.abril.14
Guillermo Gaston Guzman Morato, San Luis Potosi:

Que tal estimado Ricardo,soy Guillermo Guzman.Soy una persona que esta interesada en Salvar al Planeta, que acaba de abrir una empresa de Tecnologias Verdes; estoy por iniciar obras de caridad (por mis propios medios), y lo primero que necesito es obtener los sobres (gratis o comprados) que desinfectan el agua para hacerla potable.Me gustaria mucho ponerme en contacto con usted o con alguno de sus representantes para poder hablar de la vision y la mision; con la infraestructura de Fundacion Azteca y sus programas, cambiaremos Mexico (incluyendo la Cultura, Educacion, etc.), y despues al Mundo Entero (se que suena muy ambicioso, pero si se lo comento es porque lo se. Muchas gracias por su tiempo y espero nos podamos poner en contacto cuanto antes.

11.abril.14
Oscar de la Rosa Ramirez, México:

Ser vecinos del País mas poderoso del mundo nos da ventajas que nos permiten atraer inversiones de todos los que quieren vender o maquilar para esta nación. A su vez nos hace vulnerables por no cumplirse en tiempo y forma muchos de los acuerdos de ese tratado como aspectos de migración que se habían contemplado, de agricultura, ganadería y otros, no faltan acuerdos solo que se cumplan los ya pactados. Como dijo el Benemérito de las Américas; Entre las Naciones como entre los individuos el respeto al derecho ajeno es la Paz.

CERRAR

Enviar